Reseña: 100% Marvel HC. El Increíble Hulk, de John Byrne

hulk_de_johnbyrneQue verdad más grande la que indica Julián M. Clemente al inicio de este tomo. «Pocos autores de Marvel tocaron en la década de los 80s a un número tan elevado de personajes de la editorial como fue el caso de John Byrne». Y salió bien parado, añadiría yo. Fueron momentos en los que llegó a ser un Dios y viéndolo desde el otro lado, podías imaginar fácilmente a los personajes rezando, queriendo ser guionizados o dibujados por el canadiense súper dotado. Un autor por el que pasaron Spiderman, Puño de Hierro, Los Campeones o Los Vengadores en su primera época; el cual, cuando alcanzó el asentamiento, también fue participe de épocas históricas del cómic de superhéroes con la mejor época de La Patrulla X, Los 4 Fantásticos o el Capitán América. Incluso fue original como para dedicar dos años de su vida a un grupo de creación propia como fueron mis hulk_de_johnbyrne00amados Alpha Flight.

John Byrne, un autorazo que revolucionó como guionista y dibujante casi todo personaje que tocaba. Posiblemente, si estáis leyendo esta reseña sabéis de sobra quien es Byrne y lo que supone dentro del mundo del noveno arte. No os voy a descubrir nada a estas alturas. Un autor que se lo guisa y se lo come. Y por mucho que digan de su mal carácter, al césar lo que es del césar; su arte y sus guiones rebosan épica. Sabes que un noventa y nueve por ciento de sus obras esplenden poesía, lírica y toda una serie de batallas apoteósicas dignas de recuerdo. Sobre todo, cuando despegó y emergió de él un estilo propio, ese mismo que si ves un dibujo suyo a kilómetros de hulk_de_johnbyrne03distancia, sabes que salió de su mano. Una característica que lo destaca por encima de los mortales.

Panini Cómics nos acaba de publicar un nuevo 100% Marvel HC y esta vez lo toca a un tomito recopilatorio del paso de Byrne por la vida del Gigante Verde. Donde encontramos en primer lugar ¡La debilidad de la carne! (Incredible Hulk Annual #14) con el que Byrne entró en la vida de Bruce Banner. Guion de Byrne y dibujo de Sal Buscema. Ahí es nada. Una historia donde tres científicos llamados Hubert St. Johns, Nancy Kelloway y Daniel Kortz operan en una plataforma de investigación científica aérea. St. Johns es un hombre de gran poder que ha dedicado años a estudiar a Hulk. Quiere usar la sangre irradiada con rayos gamma de su cuerpo para otorgarse fuerza e inmortalidad. Los tres científicos finalmente secuestran a Hulk y lo llevan preso a bordo de su laboratorio en el cielo. Mantienen su fuerza de voluntad baja exponiéndole constantemente a gases somnolientes. Hubert ha desarrollado un poderoso taladro que puede hulk_de_johnbyrne01perforar la piel de Hulk lo suficiente para extraer muestras de rayos gamma. Los problemas surgen cuando la doctora Kelloway protesta contra el trato inhumano hacia el monstruo, pero St. Johns y Kortz se apresuran a ponerla en su lugar. Después de varias horas de pruebas, en una sala con decenas de monstruos podridos, el resultado de los últimos experimentos fallidos con rayos gamma, se alzan como muertos vivientes y el terror se desata. Ningún humano puede quedar vivo.

Después de esto, Byrne entró en la serie de Hulk a partir del The Incredible Hulk #314 USA, el denominado La Llamada del Desierto, donde John ya toma las riendas y se encarga no solo del guion, sino también de la portada y hulk_de_johnbyrne04dibujo. No estuvo mucho tiempo. Sólo hasta el #319, aunque también hizo un número más, el Marvel Fanfare #29 USA llamado Es terrible desperdiciarlo…, donde Scourge se disfraza como un indio para calmar a Hulk, y luego lo utiliza como una distracción para conseguir una buena posición para matar a Hammer, que ha llegado con su compañero Anvil para someter al Gigante Verde. Un número con un final perturbador donde Hulk se aleja de cuerpos, encontrando y siendo consciente de su narcosis; lo que su monstruosa alma es capaz de hacer sin poder evitarlo.

Entre todo esto, después de más aventuras donde Byrne aprovechará sin duda para sacar a colección a su magnifica Hulka, le dará de piñotes a Iron Man o Power Man, o lo enfrentará contra el Rino o sufrirá de los planes de Doc Manson; siempre con la riña interna que hulk_de_johnbyrne06propuso cada vez que tuvo ocasión: ¿puede Bruce Banner verse libre (o fuera) de Hulk?

Byrne tenía algo que los editores no soportaban. Aparte de ser altivo e impertérrito, creaba polémica cuando ejercía de guionista. Se mantenía en su sitio más por cabezonería que por libertad en su trabajo con las tramas. Por ejemplo, en una de estas historias podéis ver como la doctora Nancy Kelloway se ve obligada a realizar abortos ilegales antes de trabajar para Hubert St. Johns. El aborto fue ilegal en los Estados Unidos hasta 1973, sin embargo, seguía siendo un tema de controversia en la supuesta Tierra de los Sueños. Y encima, dentro de la sipnosis de un cómic. Pero así es él. Un genio único al que hay que aguantar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *