Reseña: El Testamento de Magneto, de Greg Pak, Di Giandomenico y Matt Hollingsworth

testamentodemagneto04Siendo sincero, fue con el film X-Men: Primera Generación cuando de nuevo me reconcilié con los mutantes. Como pez de color que nada a contracorriente, deciros que nunca fui mucho de mutantes. Aunque sí aluciné como todo el mundo, con lo bueno, con los guiones de Chris Claremont y el dibujo de John Byrne, po ejemplo. Si algo se considera bueno, hay que leerlo. Ese es mi lema. Pero soy muy selectivo cuando me dispongo a leer algo de mutantes. Y como os decía, fue con aquella película donde me volvió a gustar el tema. La culpa la tuvo sin duda aquel genial inicio cuya temática arrancaba con un joven Magneto desatado por el dolor de ver a su madre morir a manos de los nazis. Un chico que vivió el horror, que experimentó el Holocausto de primera mano y que daría forma al hombre que se convertiría no mucho después. Tomé un carromato, viajé por caminos rápidos de información para averiguar si esta mezcla de historia y de hechos, y personajes de ficción, valía la pena. Si en definitiva partía de algo, tenía una base, si procedía de un cómic, hablando en plata. Me encantó saber que sí. Pero por circunstancias que me ocurrieron por entonces (que no vienen al caso aquí), fue uno de los títulos que olvidé leer.

testamentodemagneto06Dicen un proverbio antiguo que las flechas se lanzan pero caen justo donde quieren caer. Y justo ahora, va Panini Cómics y lanza El Testamento de Magneto recopilado en un solo tomo, en tapa dura y con una bonita encuadernación (esta negra con rugosidades que mola tanto en los lomos). Decidí que era hora de abordar la historia. Lo que hay detrás del Maestro del Magnetismo. Ese que en algún momento fue niño…, no feliz. La historia de como se convierte en lo que es. El más radical defensor de los derechos mutantes que la humanidad haya conocido jamás. Una angustiosa lucha por la supervivencia contra la inexorable maquinaria de la denominada Solución Final de Hitler.

testamentodemagneto03Recurriendo a las bases… Max Eisenhardt es un niño judío de nueve años que vive en Alemania durante el ascenso del Tercer Reich. Mientras el odio a los judíos se va difundiendo, Max y su familia intentan escapar de tanto odio generado. Entonces, comienza el horror. Max aprende de primera mano lo que los hombres malvados son capaces de hacerse unos a otros. Hasta dónde una persona es capaz de llegar para sobrevivir. Son los inicios de un personaje comiquero que siempre me gustó por su multiplicidad. Y esa virtud en este relato se acrecienta. Max era un muchacho como otro cualquiera, ayudaba a sus padres cuando podía y acudía al colegio. En todas las asignaturas era muy aplicado…, aunque no mucho en testamentodemagneto05Educación Física. Sin embargo, un día durante uno de los exámenes gana al mejor lanzamiento de jabalina y es ahí donde recibirá un consejo importante de su profesor (judío), sobre esta Alemania que ha empezado a dejar de quererlos. Ya que otro profesor que no es judío le lanza miradas hostiles, el profesor de gimnasia le dice: «Cuidado. Los japoneses tiene un dicho. Al clavo que sobresale, lo machacan».

Los alemanes no van a consentir que un judío les gane y acusan a Max de hacer trampas… Primer palo. Y expulsión del colegio después de una paliza por parte de sus compañeros. La infancia, la adolescencia de uno de los villanos más importantes del universo Marvel. Todo ello con dolor infringido y sin sentido a veces. Un personaje malvado que lo hicieron así las circunstancias de su niñez. Según se avanza en el tiempo, las “anécdotas” de su vida son más duras, más atroces, una historia donde Max a pesar de soportar de todo, aún no muestra su poder. Hasta que testamentodemagneto02matan a sus padres en un huida y…

Uno de los puntos fuertes de El Testamento de Magneto es que no estamos ante un cómic de superhéroes per se. Casi en ningún momento, los autores ponen al personaje principal a utilizar sus poderes como si no hubiese un mañana. El drama transcurre poco a poco y se intensifica en situaciones que romperían la razón a cualquiera. Sin duda, un magnífico método de humanizar más al personaje. Y cierto es que la obra proporcionada por Carmine Di Giandomenico visualmente es algo a lo que hay que acostumbrarse. Un dibujo en constante movimiento que sigues unas páginas hasta que la cosa hace clic en tu cerebro, y entonces funciona. Te engancha sobre todo por que el guion es muy bueno.

testamentodemagneto01Una obra que recomiendo a todo el mundo, tanto a amantes de los X-Men, como del cómic en general. Una obra que se vuelve más interesante a cada paso y sin duda, se merecía un formato mayor, con las mismas calidades, al estilo del Daredevil: El Hombre Sin Miedo, de Miller que publicó Panini hace poco. Para la estética de nuestras librerías hubiese sido genial. Pero bueno. Sí que mola que incluya al final una historia llamada La Historia de Dina Gottliebova Babbitt, una obra que en colaboración con Rafael Medoff, director del Instituto David S. Wyman para Estudios del Holocausto; realizaron los maestros Neal Adams y Joe Kubert y con una introducción de Stan Lee. Cerrando un tomito magnífico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *