Reseña: Un caballero indiscreto, de Jennifer Graham y Rob Thomas

veronica-mars-2A long time ago, we used to be Friends…

Para mí, es inevitable. Cada vez que oigo hablar, o menciono, o leo el nombre de Veronica Mars, la melodía de su intro me viene a la cabeza. No es la mejor serie que he visto en mi vida, pero desde luego sí es una, si no la que más, de las que más calaron en este pequeño corazón que llevo en el pecho. A estas alturas no vamos a negar que a mucha gente le pasó lo mismo. Veronica Mars, interpretada de manera espléndida por Kristen Bell, enganchaba al espectador con una dosis justa de misterio, líos adolescentes, mucho sarcasmo y referencias pop a tutiplén. Duró tres temporadas en antena y fue cancelada con un abrupto final que a muchos nos dejó desolados.

Muy desolados.

Pero Rob Thomas, su creador, tampoco estaba dispuesto a dejarla morir de esa manera. Aquello había que resolverlo, y varios años después se montó un crowfunding que pedía más de dos millones de dólares para poder hacer una película que diera cierre a la historia. Los fans de Mars somos legión, y aquello fue pan comido. Se recaudó rápido y más de lo necesitado, se hizo la película, todos volvimos a Neptune una vez más y se resolvieron todos los hilos que se habían dejado sueltos. Estoy bastante seguro de que muchos, como yo, agradecimos aquella jugada.

La película dejaba algunas tramas un poco en el aire. Secundarias todas, eso sí. Luego Rob Thomas se alió con Jennifer Graham y sacaron dos novelas protagonizadas por el personaje. La primera de ellas, El concurso de los mil dólares, daba comienzo allí donde terminaba la película y nos traía un caso ligero pero bien elaborado. Y muchas dosis de nuestra detective favorita.

Un caballero indiscreto es la segunda de las novelas protagonizadas por Veronica. Aquí, mientras ella investiga el caso de una chica que fue encontrada moribunda en un vertedero, con signos de haber sido violada y haber recibido una paliza, se entrecruza en la trama la búsqueda de la justicia de Keith Mars, empeñado en salvar a Eli Piojo Navarro y desmantelar el corrupto departamento del sheriff Dan Lamb.

Por supuesto, estamos ante una novela ligera y con esa frescura que caracterizaba a la serie. El misterio es fundamental, y el caso vuelve a estar bien elaborado. Sin ser una obra maestra de las novelas del crimen, se lee rápidamente y te mantiene interesado durante todas sus páginas. No busca sorprender especialmente, no intenta que descubrir al violador sea una cosa de quitarse el sombrero. El foco principal está puesto en Veronica, en su forma de actuar y de moverse para llegar hasta el final del asunto, con su sarcasmo por bandera y su obsesión por no dejar las cosas a medias.

Eso sí, no creo que sea un libro que pueda leerse alguien que no haya visto la serie. Es cierto que cada vez que aparece un detalle del pasado (y los hay a paladas, de hecho es parte de la gracia, jugar con la nostalgia de quienes amábamos la serie) se encargan de poner en situación al lector con un par de líneas. Y sí, por aquí circulan multitud de personajes a los que vimos en su momento. Por supuesto, está Logan (NoPiz, por supuesto, Team Logan al poder), y también Mac y Wallace. Y como en la serie, el noventa por ciento, es ella, Veronica.

Lo único malo que le he encontrado a este libro es que ahora sí, ya no hay más. La historia de Veronica Mars termina aquí.

De momento.

Rob Thomas… más, por favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *