Reseña: Fuego, de Joe Hill

Fuego_de_JoeHiIlFuego (The Fireman) es una novela escalofriante, llena de suspense sobrenatural, del que empieza a ser para muchos un autor de Terror de los grandes del momento. De los que hay que tener en cuenta. A nadie le sorprenderá a estas alturas saber que Joe Hill es hijo de Stephen King y bueno, ya sabéis cuando alguien tiene esa enorme carga de un padre famoso detrás; doble plano inclinado cuesta arriba para demostrar si de verdad eres bueno o llevas la palabra ENCHUFE en la camiseta. En él está. En sus obras, sobre todo. Sin embargo, Hill ya ha callado muchas bocas y ha publicado novelas como El traje del muerto, Cuernos o Nos4A2 que le van valido el reconocimiento del público lector de Terror especializado. Un estilo diferente al de su padre, aunque otras cosas obviamente las pilla de él. Pero hoy en día ¿quién que escribe Terror no tiene a King como referente? ¿A quién no se le compara con el más grande cuando escribe siquiera una mísera historia de miedo? Da igual. Le da igual. Joe Hill ya se ha labrado por sí mismo un nombre dentro de la cultura de género americana y ahora solo le queda disfrutar.

Y a nosotros con sus obras. Pues que duda cabe que las novelas de Terror están teniendo dificultades. El género simplemente hace tiempo que no tiene la potencia que alguna vez tuvo. Habiendo sido suplantado en la conciencia por el llamado thriller moderno: esa sensación de estar tenso, tan desagradable, pero con un borde ligeramente más comercial, menos abiertamente y partidario de lo sobrenatural. Eso en mis años era Terror. Es curiosa la paradoja pero parece que la palabra Terror asusta. Asusta decirlo. A las editoriales, catalogar título como …de Terror. ¿Por qué? Why? Don´t understand. ¡Si en mi Nueva York de mi alma hay gente que lo predica a los cuatros vientos y eso se valora como un don! Aunque si te pones, sí que hay (quien busca encuentra) contados escritores de horror leibles a considerar. Y en la punta de lanza de ellos está Joe Hill. El cual en los últimos años ha tallado un surco propio lleno de estrellas de rock inmersos en una búsqueda sobrenatural, posesiones demoníacas y extraños vampiros que conducen coches malvados que recogen almas.

Su nueva novela Fuego acaba de ser publicada con gran acierto por Nocturna Ediciones en una magnifica edición en tapa dura como se merece. Una novela con la que los asiduos (que sí, que ya somos unos cuantos) verán que la escritura de Hill ha madurado junto con sus ideas. Interpretando un apocalípsis con tanta rapidez y eficacia, a través de testigos de pequeñas ciudades y emisiones de televisión, una apocalípsis interno para con los personajes, personajes que pueden afectar el destino de muchos ya que Hill hace malabarismos con un enorme elenco de personajes que gozan de aplomo, dando a cada uno su tiempo para brillar y sin dejar de mantener la tensión. Son estos momentos más humanos los que demuestran lo mejor de su escritura: cuando Harper piensa en el niño no nacido dentro de ella, o ayuda a sanar a alguien, o el momento en el que trata con el monstruo en el que se ha convertido su marido… Pero vamos a ellos, ¿no? ¿De qué trata Fuego?

Es la historia de la enfermera Harper Grayson, que observa cómo el mundo se convierte en el exceso de una enfermedad conocida por los médicos como Trichophyton draco incendia, aunque denominada por el pueblo como Escama de Dragón; una espora que marca la piel de los contagiados con manchas negras y doradas antes de hacerles estallar en llamas. Y no hay antídoto. Nadie sabe dónde y cuándo se originó y está devorando al mundo. Dibujos en la piel no muy diferentes a un tatuaje… hasta que explotan. Es como algo que podrías encontrar en una novela de George R.R. Martin (en la hija de alguien, ya sabéis) pero todo cruzado con la teoría conocida en el mundo paranormal como «combustión espontánea». En fin, Harper se queda embarazada mientras el mundo desciende al caos, y su marido escritor Jakob, no está reaccionando nada bien al estrés. Discuten y discuten y no paran de discutir de un tiempo a esta parte. Pero el bebé cambia la mente de Harper. ¿Y Jakob? Él cae presa de la enfermedad que termina azotando a todo escritor y se convierte en un psicótico peligroso. Es entonces cuando Harper, la atormentada embarazada es rescatada de ese loco por un enigmático bombero, que curiosamente ha desarrollado la capacidad de controlar y manipular la enfermedad Escama de Dragón hasta el punto de que puede lesionar a otros con ella.

Y se la lleva a un campamento, donde hay otros que también han aprendido a controlar su enfermedad. Gente que además merece de todas-todas vivir. Y justo cuando el lector piensa que la novela seguirá el curso obvio sobre el resto de un volumen tocho a lo King: ya sabéis, una búsqueda para las respuestas, una cura, un enfrentamiento con un malo que controla todo… Pues Hill nos cambia completamente el ritmo. Y lo hace de forma genial. El campamento se convierte en un refugio para Harper y sus nuevos amigos, sí. Un lugar para comenzar de nuevo, sí. Hay masas de drama y momentos que hablan de nuestro mundo actual: cuestiones de inmigración, de histeria colectiva, del ámbito de las redes sociales; a todo sí. E incluso algún amigo americano me la vendió (y es algo que oiremos por aquí) con que Fuego no es otra cosa que la versión de Apocalípsis (The Stand) del hijo pródigo. En cambio, dicha novela del Tito King yo no la considero de Terror y Fuego, sí. Es más un apocalípsis desconcertante como los que creaba John Wyndham. Una sociedad que se ha vuelto inquietante y locamente adivinatoria como se pudiera encontrar por ejemplo en el relato de Shirley Jackson, La Lotería. Se centra en realidad en lo peor de nosotros mismos, en lugar de lo que está tras el desastre que está devorando al mundo. Y que probablemente acabe con él. Trata de hablarnos para que vayamos recogiendo las piezas capítulo por capítulo.

Es quizás la novela más participativa con el lector, que he leído en muchos años.

Joe Hill ya es una realidad. Aunque aún no cuenta con muchas obras y por lo que parece para nada será tan prolifico como su padre; no obstante, Hill se caracteriza por idear argumentos locos, seductores y extraños, de los que piensas que ningún autor puede salir indemne de ellos. Y Hill sale. Gustan sus finales. Es autor de novelas súperventas y premiadas, un autor de éxito indiscutible en USA. Además, al igual que Cuernos (2010), Fuego será llevada al cine próximamente por la 20th Century Fox. My friends, cuando el río suena, agua lleva. En este caso un agua que arde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *