Reseña: SuperHumor. Super López #17, de Jan

9788466658447El volumen 17 de estos recopilatorios de Superlopez nos trae tres historias, a saber: Tres pizzas y un muerto, El supergrupo contra los demoledores y Mambrú se fue a la guerra. Tres historias que nada tienen que ver unas que otras y que hacen de este volumen uno de los más diversos de todos cuantos ha habido hasta ahora.

Vamos a ver, Tres pizzas y un muerto es la típica comedia de enredo facilona en la que Superlópez se ve inmerso sin quererlo ni beberlo. Intenta recuperar ese aire fresco y divertido de Los cerditos de camprodón, Periplo búlgaro y historietas pasadas. Lo cierto es que no está mal y resulta entretenida de leer, pero tampoco cuenta nada nuevo.

A veces, cuando Superlópez se enfrenta a una de estas historias me da por pensar que igual me estoy haciendo mayor y ya no sé disfrutar de la misma manera de aquello que me encantaba cuando era niño.

Lo que pasa es que luego aparece una historia como Superlópez contra los demoledores y me doy cuenta de que no, que sigo siendo un niño por dentro y que Jan sigue teniendo momentos de gloria. Ya lo dije un par de volúmenes atrás: lo mejor que podía haber hecho Jan era resucitar al Supergrupo. Cada historia protagonizada por este peculiar grupo de superhéroes sin líder (o con demasiados) es un festival de risas. En este caso, además, nuestros amigos se enfrentan a la poderosa Liga de los justicieros, y sinceramente, creo que hacía tiempo que no me reía tanto con un Superlópez. KriptonMan y Mochuelo se llevan la palma. Y encima la historia tiene su punto de crítica a la especulación urbanística, con detalle a cierto macrohotel horroroso a pie de playa. En fin, una pequeña joya.

Por último llega Mambrú se fue a la guerra. Jan siempre se ha caracterizado por incluir en algunas de las aventuras de nuestro superhéroe favorito críticas a las situaciones sociales y políticas del momento. Además, bastante claras. En esta ocasión pone el ojo en algo de lo que se habla menos de lo que debería y que resulta ciertamente espeluznante: la captación que los grupos terroristas islámicos hacen con las redes sociales de jóvenes a los que arrastran a su guerra santa. El Mambrú que da título a la historia es un joven que decide enlistarse y acaba arrastrando a Judith con él. Y mientras ambos chicos se ven inmersos en una trama con cierta oscuridad (lo que se cuenta detrás del humor es terrible, en realidad), Superlópez emprende con Chico una búsqueda para encontrar a los dos chicos antes de que sea tarde.

En definitiva, buen volumen con dos historias sobresalientes y una que para mí se queda en el bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *