Reseña: El Último Argumento de los Reyes, de Joe Abercrombie

81n4R6mlr7L._SL1500_El último argumento de los reyes es la novela que pone fin a la trilogía de La primera ley y con la que Abercrombie se ha ganado, por méritos propios, un lugar en el pódium de escritores de literatura fantástica. Ese último argumento al que hace referencia el título es la guerra. No solo a la que se acerca en las novelas poco a poco, sino también es una referencia histórica. Esa frase, “El último argumento de los reyes” estaba grabada en los cañones de Luis XI.

Estamos ante una novela magnífica que da colofón a una trilogía espléndida. En mi opinión, no le sobra ni una coma. El desarrollo de personajes que ejecuta Abercrombie es digno de estudio. No solo por la capacidad de dotarles de personalidad y diferenciarles, que también, sino por la forma en que los ha ido tejiendo desde la primera página de la primera novela, para que a medida que va acercándose el final determinadas cosas adquieran sentido, tomen un cariz diferente y se revelen como fundamentales hasta los más nimios detalles. Sinceramente, de aplauso.

La historia de este tercer volumen se inicia pocos meses después del final de la segunda novela. Las cosas siguen más o menos igual en el norte, con el ejército de La Unión y los hombres del Sabueso intentando imponerse a Bethod, y también siguen más o menos igual en La Unión, con la revuelta de campesinos tornándose cada vez más peligrosa, el ejército en el Norte y la amenaza de los gurkos en el sur.

No quiero desvelar detalles de la trama. Solo deciros que la historia aquí presente se puede dividir bien en dos partes, una donde la trama se centra en dos puntos importantes (el Rey en La Unión y la guerra en el Norte) y una segunda parte donde encontramos la verdadera guerra, la que amenazaba con llegar desde el principio. Casi trescientas páginas de absoluta devastación, combates, asedios, estrategias, caos y muerte. Un verdadero viaje al horror bélico.

Los personajes de Abercrombie no son blancos o negros. Aquí la pureza no existe y todo tiene matices. Eso es, probablemente, lo que hace que la historia sea tan rica. La forma en que ha ido tejiendo la trama es fantástica, y este tercer volumen de la trilogía se guarda en la manga varios ases que te van a mantener pegado al sillón y ansioso por ir pasando páginas.

La parte mala, que se termina. La parte buena, que existen otras tres novelas ambientadas en el mundo en que se ambienta La primera ley.

Adivinad qué libros no tardarán en caer por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *