Reseña: El Dragón Negro, de Chris Claremont y John Bolton

dragon_negroBenditos esos momentos en los que a los grandes maestros del cómic americano les da por escribir o dibujar una obra de Fantasía. Un símil parecido a cuando los grupos de heavy metal deciden hacer una balada. Es casi una contradicción pero qué bendita contradicción. Y es por eso que mola bastante dar con un titulo como El Dragón Negro por primera vez, una colección con todos los tintes del cómic clásico de espada y brujería de la mano de dos maestros como Chris Claremont (Spider-Woman, Fantastic Four, Excalibur, Wolverine) y John Bolton (Libros de la Magia, Evil Dead: Ejército de la Oscuridad), los aclamados creadores además, de Marada, La Mujer Lobo; joya que en breve os reseñaré.

¿Por qué? Porque con el regreso de las calores me da por la Fantasía en todas sus facetas: cómics, libros, pelis, series… Este dragon_negro07emocionante género que mezcla grandes espadas con terror mitológico, con caballeros exiliados y desterrados por necromancia y herejía. Es decir, todos los ingredientes que lleva en sí El Dragón Negro. Una obra que acaba de publicar ECC Ediciones siguiendo la edición en blanco y negro de Dark Horse de 1996, aunque dicha obra se publicó por primera vez en 1985. Ay, aquellos años 80s…

Años en los que Claremont estaba en la cima de la fama como escritor de la familia mutante. Aunque en su corazoncito, y después de haber mostrado “feeling” con el Capitán Britania (un nuevo superhéroe por entonces), y la liberación de derechos que ofrecía la línea Epic; Claremont corrió al despacho de su amigo John Bolton para embaucarlo en una serie dragon_negro02de fantasía heroica que al inglés llevaba tiempo rondandole la cabeza.

Lo tenía todo pensado. Una serie de seis números que debería mezclar folclore, una especie de cantar de gesta o novela de caballería, personajes históricos y misticismo mágico casi inquisitoriales. Una historia que se publicó en origen en seis grapas y que poco después fue recopilada en un sólo tomo, aunque el relato final se puede dividir en dos partes. No obstante, una resultado final bastante dragon_negro05épico y molón aunque sea una pena que se perdieran los colores originales por su aparición en el extinto sello Epic.

Os podría decir que casi cualquier persona comiquera que creció en los 80s de algun modo conoció este título. Una increíble historia de fantasía, magia e historia ambientada en la Inglaterra medieval donde se combinan dragon_negro04tradiciones faéricas, así como figuras históricas reales como Eleanor de Aquitania o Robin Hood. Los tres primeros capítulos se concentran en James Dunreith y su misión. Es quizá donde la historia alcanza sus mejores momentos ya que te mete de lleno en la acción desde la primera página con un caballero huyendo y otros persiguiéndolo a todo meter. Lo capturan (ya aquí John Bolton realiza una de sus mejores planchas), y seguimos sabiendo de la historia de Dunreith, duque de Ca’thrym, quien vuelve del exilio, a la muerte del Rey Enrique, para reclamar sus tierras.

Un tipo perseguido en la isla por ser hijo de Morgana LeFay, la hermanastra del Rey Arturo y a ojos de todos, bruja. No obstante, cuando está a punto de ser ejecutado, la propia reina Leonor, le da como alternativa una misión: ir a Glenowyn y acabar con Edmund DeValere (viejo amigo de Dunreith), pues todo indica que se está preparando para traicionar a la corona usando sus infernales poderes. Comienza aquí la aventura. Y durante el camino conocerá a un par de personajes diestros cada uno en su arte y dragon_negro03con intrigas o misiones de lo más significativas. Se le unirá Brian Griffon, un diestro arquero con contactos con lo sobrenatural y el poder de la premonición. A la joven Ellianne DeValere la rescatarán de una emboscada. Los tres irán recorriendo medio país por lugares premonitorios del desastre que se avecina. El paso por grandes lugares sagrados, ahora profanados por entidades malévolas y antiguas, y pesadillas de renombre, sangre y dolor. En Glenowyn le espera el Mal, pero también la traición, un viejo amigo desquiciado y un destino al que la palabra muerte se le queda corta.

Bolton aquí esplende y realiza grandes dibujacos a lo Bernie Wrightson. Pero con un estilo muy pictórico y museístico, me atrevería a deciro. Me hubiera gustado que ECC hubiera publicado esta joya algo  dragon_negro08mayor de tamaño para poder disfrutar a tope de las ilustraciones que este hombre hizo. De todos modos, las cosas son como son. ECC sabe lo que está haciendo (ya os he hablado de la reciente publicación de Marada, ¿no). Nos está recuperando lo mejor y me atrevería a decir que de casi todos los géneros. .

Les queda así un tomo genial de precio, una genial historia que comprende casi doscientas páginas de épica, una nueva edición que contiene una serie de bocetos y dibujos inéditos al final. Una fantasía ilustrada que debe incluirse en cualquier colección donde el género fantástico tenga una notable presencia.

2 comments

  1. Antonio Moreno dice:

    Buena reseña, mi estimado y estimable juanjo! Refelicidades remil, je!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *