Reseña: Estás sola, de Alexandra Oliva

estassolaComo fan mil veces declarado del reality show Survivor (la versión americana, no el sucedáneo de papel cuch) lo cierto es que este libro tenía bastantes puntos para engancharme solo con la sinopsis.

El punto de partida es sencillo: Doce participantes de un concurso de supervivencia extrema (el componente estratégico de Survivor aquí no aparece, maldita sea) han de mostrar ante las cámaras que son capaces de valerse por sí mismos mientras superan desafíos grupales e individuales de distinta índole pero siempre relacionados de alguna manera con la supervivencia.

La historia de Estás sola está narrada en dos líneas temporales que se van alternando y que buscan confluir en la recta final del libro. Por un lado tenemos el concurso. Nos sirve para conocer a Zoo, el sobrenombre que los productores del programa le dan a la protagonista absoluta de la historia, y a sus once competidores. En esta línea temporal lo que prima es el interés por el concurso, las distintas personalidades de los participantes y cómo afectan al desarrollo del juego, y cómo vamos descubriendo que Zoo es una mujer de armas tomar.

Pero es la segunda línea temporal la que da título al juego. Aquí, Zoo está sola, en medio de lo que ella cree que es un desafío individual en el que tiene que valerse por sí misma. Ni siquiera la acompaña un operador de cámara, no sabe si lo está haciendo bien o no, si sus compañeros lo están haciendo mejor o peor. No sabe nada, solo que sus límites están siendo puestos a prueba y que lo que buscan los productores es arrastrarla hasta el punto en que ya no pueda más y abandone el programa.

Solo que nosotros, como lectores, sabemos que no es así de verdad. Algo grave ha ocurrido, una pandemia a nivel global que ha acabado con gran parte de la población. Zoo no lo sabe, pero está sola de verdad y los peligros a los que se enfrenta no están milimétricamente vigilados para detenerse si en algún punto su vida corre peligro de verdad.

Como novela, Estás sola funciona. Es entretenida, tiene unos personajes muy bien construidos y una protagonista con la que resulta sencillo empatizar (aunque en ocasiones cuesta creer que pueda mantener su percepción sesgada sobre que sigue en el programa, pero bueno, es un detalle menor). La autora, Alexandra Oliva, ha tomado cursos de supervivencia extrema y eso se nota en la historia.

Cuando habla sobre técnicas de construcción de refugio, depuración de agua, encendido de hogueras, etcétera, lo hace con buen tino y sabiendo lo que dice. La trama es ágil y el lenguaje que utiliza es directo y sencillo. Un buen libro capaz de engancharte a poco que te gusten las historias en las que los personajes han de valerse por sí mismos para sobrevivir a lo impensable.

One comment

  1. sara dice:

    No puedo estar más en desacuerdo contigo.
    El libro es tremendamente pretencioso pero no cuenta nada. Al lector no le sorprende.
    Las últimas cien hojas, una vez ella ve la luz, son un tedioso soliloquio autoculpativo.
    Sólo funciona como guión para Hollywood y aún así, para una película mediocre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *