Reseña: Star Wars. Catalizador. Una novela de Rogue One, de James Luceno

catalizador-rogue-one-james-lucenoEl universo expandido. Inconmensurable. Infinito. Inmortal. Imperecedero. Inmarcesible. Y por mucho que entidades malévolas alternas lo deseen: indestructible. Toda una saga. Una incansable obra que abarca bastante más allá de lo que su autor quiso proponer en su día. Lectores fans. Autores fans que han decidido que hay mucho más que desvelar, hallar y contar en la más inmensa saga cósmica ideada en el tercer planeta a partir del Sol. Por supuesto, hablo de Star Wars y todo lo que hay detrás. Tramas, secuelas, precuelas, spin-offs, nunca mejor dicho todo un universo dentro del Universo que no para de crecer. De expandirse. De ahí lo del Universo Expandido, ¿no? Lo he comentado en alguna ocasión: nunca fui un alto friki de Star Wars y eso que viví sus inicios en mi niñez. Pero con los años, con tanta publicidad por parte de los amigos y con un punto clave, el juego de rol que publicó en los 90s la desaparecida JOC Internacional; uno terminó por unirse de alguna forma. Desde entonces, sí que me gustaba darle un tiento a cómics y libros que de algun modo caían en mis manos. Y bueno, con el paso del tiempo, uno ya casi llega hecho un enorme friki-wars a esta nueva época que inició el Episodio VII.

Al igual que otros títulos que están viendo la luz en cómics y novelas, publicadas en nuestro país por Timun Mas/Planeta Cómic, Star Wars: Catalizador muestra mi afición a sendas aventuras alternas de las franquicias más potentes. Amo esa idea de profundizar en ciertos lugares concretos de un mundo de ambientación tan enorme, por los que nadie se pregunta. Al igual que con Luke Skywalker y las Sombras de Mindor, o Estrellas Perdidas, he encontrado una novela en toda regla de trescientas y pico páginas que se devora en un plis. Con un diseño interior fabuloso y peliculero, trama con la que pasar un tremendo rato palomitero de Ciencia Ficción, el excelente cuento precuela de ya una precuela como fue el film Rogue One; revela retos, encuentros y desencuentros que no esperaba.

James Luceno lleva a los lectores en  Star Wars: Catalizador a un viaje por las Guerras Clon de los primeros tiempos del Imperio centrándose en el pacifista Dr. Galen Erso (el padre de Jyn Erso, la heroína de Rogue One), junto al ambicioso Teniente Comandante Orson Krennic. Como protagonista de la novela, Galen (interpretado por el gran Mads Mikkelsen en la película) demuestra ser un personaje bastante más entrañable de lo que pueda parecer en el film. A pesar, del lenguaje científico denso que usa en Catalizador. Pero es el prota y como tal, te harás con su idea de ver el mundo, la idea de un brillante especialista en energía enamorado muy mucho de su familia. Y os diría que incluso me resultó carismático Krennic (ay, ese amor por los malos siempre), el cual se sienta justamente al otro lado del espectro moral e incluso resulta ser la estrella de la novela para mí. Pues encantador y peligroso en la misma medida, se da cuenta de que la investigación de Galen sobre los cristales de kyber (que los Jedi usan para alimentar sus sables láser) es vital para que la Estrella de la Muerte funcione y así pasa gran parte de la historia manipulando a su viejo amigo.

Representando el elemento criminal de la galaxia tenemos al contrabandista Has Obitt, quién está totalmente al día de las maquinaciones de Krennic. No obstante, demuestra ser un personaje también suficientemente atractivo, pero su participación en la narración…, no es ni de lejos tan fascinante como cuando sale el villano Imperial o Erso.

El autor James Luceno equilibra la historia de Galen y su descubrimiento científico con las maniobras políticas de Krennic. La primera sección de la novela tiene lugar durante las Guerras Clon y lleva al lector a la corrupta República. Son capítulos algo lentos pues añaden bastante información sobre la época; sin embargo, a medida que aprendes más sobre los orígenes de la estación de batalla, el papel de Krennic en su producción y el paisaje político que permite que el proyecto comience, junto a los desafíos que enfrenta la familia Erso, son toda una delicia. En especial, me encantó la última parte de la historia (que tendría lugar después de La Venganza de los Sith), cuando encontramos un Krennic cada vez más despiadado, dandole los últimos retoques al proyecto de la Estrella de la Muerte para su tan deseada terminación…

Luceno pinta una imagen vívida de cada lugar que nos presenta en la novela. Y ahora insisto. Hay que ser consecuentes. Star Wars: Catalizador la disfrutarás a tope sólo si has visto el film Rogue One. Puedes leerla de forma independiente, sí. Y después ver la peli, sí. Pero no será lo mismo. Te lo aseguro. Aunque sea una precuela de esa precuela, el orden ideal es el que digo. Así es como te encantará. Y te molará ver como el autor utiliza ese magnifico estilo de escritura tan orientado al detalle, con especial atención a las relaciones cambiantes entre los personajes. Y veréis como lector, como os enganchará sobre todo las dinámicas conversaciones entre Krennic y los Erso. En especial, con el paso de las páginas cuando el peligro se van acrecentando. Tanto que el nerviosismo llegó a mi estómago y tuve que acabarla en la última sentada sí o sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *