Reseña: Los Muertos Vivientes #25. No Hay Vuelta Atrás, de Robert Kirkman, Adlard y Rathburn

muertos-vivientes25Tras el impactante (y sangriento) final del tomo #24 estaba claro que las cosas se iban a poner tensas. Si algo bueno ha demostrado Kirkman a lo largo de los años con The Walking Dead es que la tensión sabe mejor, e impacta mejor, cuando se cocina a fuego lento. Así que sí, este tomo, No hay vuelta atrás, está lleno de tensión, pero no de tiros y acción, sino de la que se va incrustando página a página mientras va preparando el camino para lo que está por venir.

El tomo #24 estuvo marcado por su coralidad. El foco de la historia estaba puesto en muchos personajes y todos ellos eran importantes para lo que se estaba contando. Bien, aquí Rick recupera el control de la historia y vuelve a ser el protagonista absoluto. En sus manos está mantener el control de la situación antes de que se desbande. El resto de los habitantes de Alexandría quiere que la sangre corra, se derrame y salpique en todas direcciones, pero a Rick le preocupa que la situación se descontrole. Sabe cuál es el arma secreta de los Susurradores y sabe que un enfrentamiento directo contra ellos probablemente les llevaría a la muerte.

O como poco, al caos.

Además, Carl y su chica parecen estar en peligro. Lo más sensato es enviarles lejos, donde nadie pueda alcanzarles, y la mejor forma de hacerlo es acompañados de alguien de confianza. Y mientras tanto, en Alexandría, empiezan a moverse algunos tornos que no aceptan la forma en que Rick está llevando las cosas. Parece, de hecho, que a Rick se le está escapando el control entre los dedos.

Y en un momento como ese, solo hay una persona a la que puede pedirle consejo.

Y ese, queridos amigos, es probablemente el mejor momento de No hay vuelta atrás. Es evidente que Negan ejerce una influencia oscura y perniciosa hacia Rick, y es evidente el odio que este le procesa, pero también es evidente que en ocasiones, un tipo como Negan podría ser la respuesta.

El desenlace del tomo 25 es el que tiene que ser. La conclusión lógica a todo lo que va pasando. Se convierte, así en la perfecta lanzadera para lo que está por venir. La acción está llegando, eso seguro. Y al mismo tiempo, se nos dan algunas pinceladas que puede que pasen desapercibidas pero que estoy bastante seguro de que van a tener cierta importancia, tal vez como trama secundaria, ya lo veremos. Hablo de Eugene y de su obsesivo trabajo con esa radio.

Ya veremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *