Reseña: Flash Gordon & Jungle Jim 1934-1935, de Alex Raymond

Flash-GordonDe los clásicos, bastantes joyitas que muchos rezábamos porque las editoriales se acordasen de ellos (y de nosotros), están llegando. Y cuando piensas que no llegará, llega, y cuando piensas, si nadie lo pide cómo demonios lo van a publicar… Pues llega. Y te sorprendes. Y te echas las manos a la cabeza por la edición de calidad y tamaño con la que esa editorial que ha decidido hacer feliz a cientos de lectores de toda la vida; trae uno de esos titulos que anidan en el corazón, y que soñaste tener en un formato moderno, actual e integral. Todo eso. Todo eso y más. Ahora diré nombres. Dolmen Editorial y su colección Sin Límites. Buah… Cómics que soñábamos tener recopilados, de los que deben gozar cualquier cómicteca que se precie.

Flash_Gordon_04Así en general, os estoy hablando de grandes titulos que vieron la luz en su día en tiras de cómics, pero que se recuperan ahora en un bellísimo formato. Grandes autores de una época que nos marcó a muchos, a esos que desde muy pequeños indagábamos demasiado donde nuestros padres y tíos “viajaban”, titulos que por entonces se consideraban Para Adultos. Ya ves tú lo que asustaba a nuestra generación una chica vestida como danzarina árabe entre seres del espacio exterior…

Y tenemos así, comandada por el reconocido escritor Rafael Marín, un inicio de colección genial con tres poderosos titulos que despuntaron en su día en la destacada prensa norteamericana. Johnny Hazard (del Flash_Gordon_05que ya os reseñé el primer albúm), Príncipe Valiente (también no hace mucho) y mi amado Flash Gordon con el que os vengo hoy. Y suenan más titulos para un futuro como Mandrake o El Hombre Enmascarado. Madre mía… Estamos hablando de “bases”. Personajes que fueron las inspiración para otros muchos. A la sombra de Hazard surgieron personajes inolvidables como Blueberry, Corto Maltés, James Bond o incluso Indiana Jones. A la sombra de Flash Gordon, sobre todo, el superhéroe de Flash pero también (y esto apenas se comenta) la multipublicitada Star Wars. De El Principe Valiente bastantes de la literatura fantastica medieval posterior, pero en especial, El Capitán Trueno, del que Victor Mora declaró abiertamente que en varias ocasiones tuvo como referencia la obra Foster. Joyas como puños.

Flash_Gordon_03Pues recién calentito tenemos este pedazo de volumen del Flash Gordon de Alex Rymond, las tiras de los años 1934 y 1935. Se trata de un enorme volumen donde está claro que se ha pretendido que el lector goce con claridad no sólo de las historias, sino también de los dibujos. Grandes volúmenes que intentan reproducir fielmente el material de Raymond y que parte de los materiales originales restaurados por la editorial americana IDW. Todo un acierto. Todo una gozada. Por un precio que da patadas en el culo a todos esos especuladores de la segunda mano, tienes un tomaco ideal para perderte en las aventuras intergalácticas de Flash. Que comienza con un héroe al estilo pulp, que pronto nos sumerge en el subgénero de la Ciencia Ficción más dura con la idea de una noticia que hace boom en todo el mundo. «EL FIN DEL MUNDO. Un Planeta Desconocido Avanza hacia la Tierra. Sólo un Milagro podrá Salvarnos». Un inicio trepidante donde apenas puedes coger aire y donde conoces a Flash Gordon, un famoso jugador de fútbol americano de los New York Jets, y Dale Arden, una periodista, los Flash_Gordon_00cuales se lanzan en paracaídas cuando un meteorito alcanza su vuelo trasncontinental. Caen cerca del laboratorio donde el científico Hans Zarkov prepara sus planes para desviar la trayectoria de ese meteorito apocalíptico. El plan consiste nada más y nada menos que en lanzarse contra el meteorito, en un cohete al que obliga a subir a Dale Arden y Flash Gordon a punta de pistola… Durante el trajín de la lucha por la supervivencia, los tres van a parar al planeta Mongo. Un planeta habitado por diversos seres bajo el dominio del tirano Ming el Despiadado que pretende conquistar la Tierra, casarse con Dale Arden, mientras que su hija Aura se encapricha de Flash.

Un héroe cercano, una chica inteligente y científico loco. El trío de protas van encontrando amigos y aliados entre los pueblos oprimidos de Ming con los que hacer frente a sus villanías. En sus aventuras recorren los Flash_Gordon_01distintos reinos de Mongo como el reino de los bosques de Arboria, regido por el príncipe Barin, la ciudad flotante de los Hombres Halcón, donde reina el príncipe Vultan; el reino helado de Frigia de la reina Fría, el reino de la jungla de Tropical, dominado por la reina Desira o el Reino Submarino de los Hombres Tiburón, regido por el rey Kala. Toda una joya visual e inspiradora para los que amamos el género. E incluso más adelante se desplazan fuera del planeta, usando naves espaciales que superan la velocidad de la luz (Wow!) y continuan sus aventuras en otros sistemas planetarios, con grandes momentos como sus participaciones en las guerras Skorpii.

Flash_Gordon_02Flash Gordon fue una historieta de CF creada por el gran Alex Eaymond en 1934 como página dominical. Continuada posteriormente por diversos guionistas y dibujantes, surgió para competir con las aventuras de Buck Rogers, a la que rápidamente la superó. Tuvo tal éxito que fue adaptado a televisión y cine, con una jugosa adaptación con banda sonora de Queen que para mí es toda una delicia a dia de hoy. Con Flash Gordon, Raymond consiguió llevar al mundo del cómic esas epopeyas, esas spaces operas que muchos lectores gozaban en formato novela. Lo hizo bastante bien. Un personaje que como os dije antes, se convertiría en inspiración para todos aquellos héroes del espacio que llegaron después. Esta genial edición de Dolmen Editorial añade también otro personaje de Raymond, más de jimjungle“pies en el suelo” como Jungle Jim, donde el autor lleva a sus lectores al mundo exótico del lejano oriente con sus selvas misteriosas, sus animales salvajes y sus sectas de asesinos. A gran tamaño, lo dicho, joyas como puños. Edición que no me extrañaría nada que al poco de salir, ya se haya agotado. O esté a punto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *