Reseña: Briggs Land. Estado de Excepción, de Brian Wood, Mack Chater, Lee Loughridge y Tula Lotay

briggslandUna de las labores que más me pone es descubrir obras casi desconocidas a mis colegas. Si son inéditas o recién publicadas y al comentarlo su rostro hace muecas por ser un cultureta y no entender como ha podido pasar por alto esto si de verdad es realmente bueno…, eso es una de las mejores sensaciones sanas del mundo. No obstante, la sensación de regusto suele ser doble, pues si se juntan todos esos parámetros es porque también la obra en algún momento fue desconocida para mí. Y el que hacía muecas cuando alguien lo comentaba o lo leía en algún medio, ese inepto era yo.

Me acaba de pasar con este primer tomo de Briggs Land: Estado de Excepción. Una novedad muy reciente que casi ha pasado desapercibida para algunos y que nos ha traído Panini Cómics en un formato en tapada dura genial, que recopila los seis primeros números, y con un precio muy pero que muy adecuado. Un tomo que ha briggsland01superado todas mis expectativas de la mejor manera. Un tomo con una premisa que dice así: «Bienvenido a Briggs Land, más de 1.500 kilómetros perdidos en la América profunda, hogar del mayor movimiento secesionista de Estados Unidos. Con un líder encarcelado, su esposa, la matriarca Grace Briggs, toma el control, y entonces estalla una guerra sin precedentes dentro de la comunidad».

No decía mucho, lo que si me entraba de lleno es que estamos hablando de un guión de Brian Wood, al cual intento seguir siempre. ¿Y a qué viene una propiedad controlada por la familia Briggs, un grupo de secesionistas antigubernamentales que afirman vivir libre y pacíficamente, pero con el briggsland00auge del extremismo religioso, la criminalidad, como recursos? Pues una premisa bastante molona, que recuerda a las típicas sectas estadounidenses.

Jim Briggs, patriarca y criminal ha sido llevado a la cárcel como os decía pero ha estado manejando “el imperio” mientras estaba encerrado. Su esposa, Grace, le hace una visita para decir que ella va a tomar la tierra y el control de la comunidad. Le advierten contra él y sus decisiones, incluso los guardias de la prisión, pero Grace se ha vuelto implacable y decidida. Después de reunirse con sus hijos (Isaac, Noah y Caleb), ella y Isaac, el más joven, deciden regresar a casa mientras los otros dos traman un negocio financiero y homicida. Durante la briggsland04noche, dos figuras sombrías aparecen en la casa, así que Grace saca la escopeta como perra enfurecida y cuando Isaac trata de ayudar, huyen. Pero Isaac, como hijo impetuoso, se monta rápidamente en el coche para atraparlos y entonces una bomba rompe con todo…

Se van sucediendo entonces toda una serie de tramas de los más llamativas algunas e intrigantes otras. La familia Briggs está sumida en el nacionalismo blanco, cierto nazismo, actividades contra el gobierno, tiroteo, asesinatos, lavado de dinero…, y la lista sigue y sigue. Imaginad un grupo separatista que se han construido a sí mismo y que se ha convertido a la mafia. No hay nada y nadie que no puedan tocar. La influencia de la familia Briggs se extiende a cárceles, sucursales del gobierno, negocios cercanos, una red subterránea briggsland02de las peores clases… En el corazón de la historia está la recién nombrada líder Grace. La hasta ahora devota esposa de Jim, que perdió la compañía de su esposo cuando Jim intentó asesinar al presidente de los Estados Unidos… Una historia brillante que se marca Brian Wood y que (no deseo spoilear más) trata las consecuencias de la decisión de Grace de ponerse al frente de la orden.

Cada vez que una noticia sobre una comuna de este tipo se rebelaba contra los estamentos en USA, me sentía tremendamente atraído al sillón. Después de ver el genial film Red State, de Kevin Smith, cada vez, me atraía más el tema. Quizás a Wood le pasase lo mismo y de ahí nació esta obra, y quizás por eso me ha encantado Briggs Land. Pues además es un guion diferente briggsland03a cualquier cosa que encontraréis hoy en día en tiendas de cómics. Aborda una sección de la cultura americana que es como el filo de una navaja de afeitar, esa que todo el mundo tiene en casa.

Briggs Land fue un refugio creado justo después de la Guerra Civil. Briggs Land en la superficie es un trama simple, pero tiene ese toque de gusto, de libertad y anarquismo que siempre atrae al ser humano. Brian Wood ha construido un guion que sin duda es un pedazo de literatura americana, y junto a un grupo de dibujantes le ha puesto titulo a una historia desesperada e inolvidable de la que deseo saber más. No hay héroes aquí, sólo villanos y sombras grises tan gruesas que ahogan, en este nuestro querido mundo creado por nosotros mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *