Reseña: Conan Rey. Lobos de Allende la Frontera, de Timothy Truman, Tomás Giorello y José Villarrubia

lobosdeallendelafronteraDesde Dark Horse Comics se hizo con la franquicia Conan lo está petando. El toque adquirido corre entre lo clásico, actual y cierto movimiento con hieratismo y acción. Sí, lo sé una mezcla muy rara de aceras opuestas pero goza de ese no-sé-qué que mola. Lobos de Allende la Frontera (Wolves Beyond the Border) es una historia que también partió de la mano del grandísimo escritor estadounidense Robert E. Howard, sin embargo, se convirtió en relato póstumo pues nunca llegó a terminarlo. En teoría fue escrito en 1935 y se encontró en dos borradores diferentes e incompletos. Un relato concebido con la idea de introducirlo en el mundo de las aventuras de Conan El Bárbaro, pero distinguiéndolo de todos los demás con una idea diferente; Lobos de Allende la Frontera estaría escrito en primera persona y por otro personaje distinto a Conan. De hecho, Conan solo aparecería mencionado de pasada sin tomar parte de la acción. Sprague de Camp, el autor que se encargó de que el mundo entero conociera las obras de lobosdeallendelafrontera03Howard, lo finalizó. Y el relato apócrifo fue publicado en Conan the Usurper (Conan el Usurpador), una antología que vio la luz en 1967.

Leído todo de Robert E. Howard en formato libro, no hay nada que no mole miles. Ninguno de sus personajes, de sus historias consagradas o no, me parece desechable. Su gran personaje Conan fue recogido por Marvel con gran acierto. Ahora es alentador ver como dicha franquicia no queda en el olvido. Siempre surge una serie que nos mantiene en vilo o titulos geniales y únicos que mantienen al fan de Conan “vivo”. Os hablo de estas geniales y afortunadas nuevas ediciones que nos trae Planeta Cómic desde el otro lado del charco. Obras indispensables para todo amante del personaje y por supuesto, lobosdeallendelafrontera02de la fantasía heroica. Un conjunto de artistas prometedores que revisitan la obra como Timothy Truman, Tomás Giorello y nuestro paisano José Villarrubia. Una genial adaptación del gran relato inconcluso que por primera vez fue adaptado al cómic por Roy Thomas y Ernie Chan en el #59 de la colección La Espada Salvaje de Conan. Hasta la fecha, un cómic inédito aquí.

Cuatro números recogidos en un tomito único que cuenta como el Rey Conan, cansado de la corona, oye a un viejo soldado en una de las tabernas de su reino, hablando de una reliquia maldita y de los rumores que corren sobre que los pictos preparan una invasión a gran escala en las fronteras de Aquilonia. Conan no dudará en ponerse en marcha en lo que quizás sea su última batalla. En la continuación del relato, Conan deja la protección de su reino para devolver su corona maldita a los pictos del sur. Una lobosdeallendelafrontera04última aventura que le engarzará con Kull, El Conquistador, con la lejana Atlántida y con el futuro rey de los pictos.

De la misma forma que Sprague de Camp tiró de la genialidad de Howard para seguir adelante a través de los fragmentos interpretativos, Timothy Truman ha construido su propia versión. Una trama en la que un Conan venido a menos se ve casi obligado a establecer una alianza con sus enemigos los pictos, para sacar adelante no sólo su vida, sino también la de su pueblo. Devolviendo una maldita corona picta a su verdadera tribu y uniendo fuerzas con la bruja Picta Nai, para que la reliquia legendaria dé la vuelta a la tremenda guerra en ciernes.

El dibujo que se lleva a cabo en estos nuevos títulos, me encanta. Giorello le da un toque personal, clásico y enmarcable que recuerda en ocasiones a las maravillas que hacía Ernie Chan o Windsor Smith. Sin este lobosdeallendelafrontera01dibujo me da que la historia no se sostendría igual. Al igual que sin los colores de Villarubia los dibujos de Giorello no se apuntalarían de la misma forma. Páginas asombrosas, plagadas de grandes detalles. Una dulce sinfonía rezuma. Hay quién dice que la edición de Dark Horse es mucho mas “howardiana” que la de Marvel. Estoy de acuerdo. Vas encontrando detalles que incentivan al lector y trama y aventura gusta, en lo que sin duda hubiera sido uno de los relatos más reconocidos si Robert E. Howard si lo hubiese terminado.

One comment

  1. Antonio Moreno dice:

    De nuevo lo has petadito, mi estimado y estimable, juanjo! Buena reseñita de mi cimeriano favoritito, en su etapa senil, je!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *