Reseña: Casacas Azules 1981-1983, de Raoul Cauvin y Willy Lambil

casacas-azules-1981-1983Una de las serie que más leí de pequeño debido a que de algún modo tengo sangre norteamericana y sobre todo, gracias a mi tito USA (como lo llamo yo), fue Casacas Azules. Ya sabéis como son/somos los de allí, muy amantes de nuestra corta historia todo lo contrario a lo que generalmente se ve aquí; un país como España, una de las más ricas tierras históricamente mencionadas en todo el mundo, y casi que veo un constante reniego de ello… Pero bueno. A lo que iba. Recuerdo que mi tito recuperaba lo que se publicaba en la tierra de conejos como revista Spirou Ardilla (entre los años 1979 y 1981), donde me molaba mucho leer una serie llamada Guerreras Azules que poco después Ediciones Junior cambió de nombre por Casacas Azules

Casacas Azules es todo un clásico de la escuela franco-belga, con más de cincuenta álbumes publicados. Toda una serie de aventuras y desventuras centrada en estos cómicos pero intrépidos soldados norteños, yankees del noveno arte que han sobrevivido a lo largo de cuarenta años. En particular, gracias a editoriales como Dolmen que piensan bastante en el aficionado trayendo clásicos, pero clásicos de renombre en su más que recomendable colección “Fuera Borda” que casacas-azules-1981-1983_02retomara no hace mucho y donde no paran de sacar joyitas. Y con gran acogida. Hasta la fecha han aparecido con Casacas Azules 1981-1983, cuatro álbumes que recogen todos los títulos aparecidos desde 1973 hasta 1983. Una suerte pues aún veo por ahí cada álbum fácil de pillar, obras de arte que si el aficionado medio nuevo supiera de su enorme calidad, pillaría sin duda. Y valoraría de corrido la gran labor que Dolmen Editorial está haciendo con cada publicación de estos integrales recopilatorios.

El volumen que hoy os presento, el más reciente publicado, recoge los álbumes que comprendieron los años de 1981 y 1983. Donde ya se había producido un cambio fundamental en el equipo creativo. Raoul Cauvin unió su habilidad con los guiones a los lápices de Willy Lambil, casi obligado por las circunstancias a sustituir a Louis Salvérius, dibujante original de los primeros Casacas Azules; ya que casacas-azules-1981-1983_01con tan solo 38 años, el artista fallecía tras un fulminante ataque cardíaco. Y como tras ello la serie corrió riesgo de seguir, al final se apostó por ella incluyendo el aspecto gráfico de Lambil. Casacas Azules es un clásico del western humorístico y un best-seller absoluto del cómic europeo. Ambientadas sus historias en la Guerra de Secesión y las hazañas del intrépido sargento Cornelius Chesterfield y su fiel (aunque a ratos rebelde) cabo Blutch son, desde hace más de cuatro décadas, una de las series más longevas y más exitosas del célebre semanario Spirou. El presente volumen recoge El “David”, Black Face y Cinco del Patíbulo, otras tres aventuras en las que perderse galopando junto a los Casacas Azules más conocidos del cómic.

En El “David”, la Guerra Civil parece llegar a su fin. En Washington, el presidente Abraham Lincoln ha hecho por terminar rápidamente esta guerra. Los sureños están acorralados por un bloqueo naval, y no pueden recibir casacas-azules-1981-1983_04suministros de otras potencias mundiales, incluidas las potencias europeas. Bajo tales condiciones, su capitulación parece inminente … Pero por desgracia, los sureños son enemigos ingeniosos, y han encontrado una manera de demoler los barcos norteños sin que no lo puedan explicar… O sí. Pese a todo la Guerra Civil continúa, para disgusto del General Alexander y en Black Face se cuenta como el General lanza una nueva estrategia para provocar una revuelta en el sur entre la población negra con el fin de desestabilizar las líneas enemigas. Los yankees luchan por la abolición de la esclavitud y la libertad de la población negra pero como el regimiento Stark es diezmado, deciden enviar a los dos supervivientes más famosos de esta serie a territorio enemigo donde darán mucho que hablar.

Cinco del Patíbulo cuenta como el general Alexander está cansado. La batalla eterna contra los confederados diezma sus tropas sin ningún movimiento estratégico significativo. Mientras que el personal espera nuevas tropas, algunos aguantan. Pero el pueblo ya casi que se niega a enviar más jóvenes a una guerra casacas-azules-1981-1983_03eterna que parece no terminar nunca, así que deciden pillar adeptos de donde sea. Y a la desesperada, realizan una búsqueda de nuevos potenciales reclutas en los condenados a muerte de la penitenciaria de Greenbush. Cinco presos son reclutados. A cual más variopinto.

Casacas azules era el nombre dado por los indios a las tropas de caballería que “mantenían el orden” en el Lejano Oeste. Casacas Azules fue creada para la revista Spirou en el nº 1585, en 1968, convirtiéndose en una de las series más longevas en la actualidad. Dolmen Editorial se encarga de recuperar este grandísimo estandarte, joya del cómic europeo que todo el mundo debería degustar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *