Reseña: Tocqueville. Hacia un Nuevo Mundo, de Kévin Bazot

Tocqueville tapa.inddUn poco de historia nunca viene mal:

A principios del siglo XIX, América del Norte era el continente en el que se movía una buena parte de los nuevos acontecimientos históricos del planeta. En USA, en particular, si inicia una enorme burbuja de especulación y negocio en su temprano proceso de industrialización. En la costa este, sobre todo. En el llamado Medio Oeste, fue otra cosa. A ese lugar inhóspito se abre el paso, se les da vía libre a pequeños grupos de pioneros para que busquen un nuevo mundo que colonizar. Un lugar todavía salvaje y generalmente sin explorar. En 1804, tras la adquisición de Luisiana, los famosos Lewis y Clarke realizan la primera travesía completa del país. Un poco más tarde, un ornitólogo, naturalista y pintor francés llamado Jean-Jacques Audubon; comienza su inmensa obra. Por otro lado, en 1831, Alexis de Tocqueville llega a Nueva York. Es otra idea, un intelectual pero por encima de todo un aventurero. Un Indiana Jones real. Un personaje con un enorme potencial y espíritu humano con los primeros habitantes de esas regiones que el gobierno pretende derrocar. Tocqueville, enamorado de aquellos paisajes naturales, de los asentamientos tocqueville00más aislados, se siente un colono, pero uno defensor de estos indios legendarios a los que pretenden arrebatarles su tierra. Defensor en todo el mundo de la democracia y el liberalismo.

Basado en la novela original Quince días en el desierto de Alexis de Tocqueville, ve la luz este tomo Tocqueville: Hacia un Nuevo Mundo. Un nuevo titulo pero que huele a clásico de la BD. Cómic europeo de Kévin Bazot, un lozano ilustrador y guionista de Nantes (Francia); apasionado de la historia y de los libros de viajes. Una primera obra, un primer álbum, firmado con la potente tocqueville01editorial Casterman, que nos trae la siempre recomendable Ponent Mon.

Una famosa historia adaptada al cómic. Inspirada en hechos reales, se centra en la búsqueda de la verdad en lo desconocido. La ruta que realiza Tocqueville es tan impresionante como su misión. Los diseños de la obra son preciosos y demuestran de forma maravillosa el ambiente, el entorno original de los grandes bosques y lagos de América del Norte. Entre otros muchos ambientes históricos. Tocqueville se encapricha por conocer los considerados accesos más aislados del Nuevo Mundo. Fue en el verano de 1831, cuando decide una nueva empresa, un nuevo proyecto, el cual se siente casi obligado a realizar acompañado de su amigo Gustave de tocqueville02Beaumont. Y aunque después de ciertos acontecimientos, lo consiguen. A orillas del lago Michigan, llegan a Saginaw y… cogen aire. Menudo fue el camino. Acaban de presenciar lo que se avecina. El final del Nuevo Mundo. Una encendida y urgente urbanización del continente donde los indios americanos no están en el contrato.

tocqueville03Un álbum que te atrapa fácilmente. Una buena lectura histórica, además de una buena sentada de aventuras. La civilización contra la naturaleza. El fin de una era y el advenimiento de una nueva…, bastante peor. ¿O no lo es todo lo que no cuenta con la propia naturaleza en sus cláusulas?

Lectura de evasión muy recomendable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *