Reseña: Una historia de violencia, de John Wagner y Vince Locke

una_historia_de_violenciaSiempre he dicho y diré que recurrir a las fuentes es lo mejor. Siempre que sea fácil o no muy difícil de conseguir esa obra que te moló tanto en cine o serie y quieres leer sí o sí. Sobre todo, por que sabes que hay más (mucho más) detrás. No sé si a ustedes pero a mi me pasa bastante. Visualizo una trama y en ciertos momentos del guion me doy cuenta que hay hechos que no coordinan, que parecen sacados de la manga o donde se ven situaciones forzadas para cuadrar escenas y que el espectador (poco inteligente, en este caso) se sienta “completo”.

Entre otras muchas, me ocurrió con Una historia de violencia, un film estadounidense de 2005, dirigida por el gran David Cronenberg y protagonizada por otros grandes como Viggo Mortensen, Maria Bello, Ed Harris y William Hurt en los papeles principales. Donde después de un principio arrollador al igual que el cómic, después tuve la sensación de que hay ciertos saltos que no vienen muy a cuento. Entonces, me informo. ¿Qué hay más allá? Tiene que haberlo. Por supuesto. Lo hay. El film está basado una_historia_de_violencia00en una novela gráfica del mismo nombre escrito nada más y nada menos que por el maestro John Wagner y dibujado por Vince Locke. Originalmente publicado por DC Cómics a través de su sello Paradox Press (Paradox Graphic Mystery) en mayo de 1997, cuya segunda y tercera edición fue reimpresa por Vertigo, la más reciente en 2011.

Ve por fin la luz en nuestro país, como no puede ser de otro modo de la mano de ECC Ediciones en un genial formato en tapa dura con cartoné. Una historia de violencia, de John Wagner (Button Man, Juez Dredd) y Vince Locke (Sandman, The Unwritten) dan forma a un thriller psicológico sobre un hombre de misterioso pasado dispuesto a hacer cualquier cosa para proteger a su familia. Con un comienzo idéntico al film, sigue la historia del dueño del típico bar de desayunos de una_historia_de_violencia01pueblo pequeño, el conocido y querido por todos Tom Mckenna. El cual sufre, en un rápido y brusco giro de los acontecimientos (se echan de menos obras así), dos asesinos que deambulan por el estado matando a diestro y siniestro buscando pasta gansa para gastar.

La parejita llegan al bar de Tom cuando está cerrando. Ordenan café y que les atiendan por coj… Es de esas situaciones que sabes que todo va a ir mal, muy mal, de un momento a otro. Así que Tom manda a casa a su mujer y su hija, y decide atenderles. La mujer avisa desde fuera a la policía. Es obvio que tienen toda la intención de matar a su marido en cuanto puedan. Pero unos minutos después uno de los asesinos está muerto y otro sale disparado por la cristalera pidiendo auxilio por llegar pronto a cuidados intensivos. Tom se convierte así en héroe instantáneo y es lanzado al ojo público. Lo que no una_historia_de_violencia03le gusta nada.

Su rostro está en todos los telediarios del país. Demasiado malo para Tom, ya se sabe donde reside, donde hace vida, y como el pasado nunca muere y la venganza es algo eterno en especial para cualquier mafioso que se precie, Tom Mckenna es localizado. Y al  poco visitado por un coche oscuro con unos tipos extraños en su interior. Por encima de todos uno que lo llama constantemente Joey y dice conocerle. Él y su ojo…, o mejor dicho su cuenca vacía donde debiera estar antes de que se lo arrebataran… Está claro que Tom Mckenna resulta ser mucho más de quien hasta ahora ha dicho ser.

Una historia de violencia es de esas tramas de género negro que todo el mundo debería disfrutar. De las que permanecen en mente después de haberlas leído. Es además un western actual sin desiertos ni caballos. Pondría mi mejor mano en el fuego por que esta historia hubiera llegado muy-muy lejos con un joven Clint Eastwood como protagonista. Pese a que en la peli de Cronenberg, el tito Aragorn no lo hace nada mal.

una_historia_de_violencia04Una historia de violencia es neo-noir en todo su esplendor. En cómic y cine de las primeras obras que tomaron el rumbo, preámbulo de cantidad de títulos con los que nos golpean hoy en día. El mismo Wagner cuenta en la introducción como fue una historia muchos años guardada pero que pedía ver la luz. Esperaba el momento exacto. Un fiel determinismo asoma ya desde el título. Un drama inteligente con violencia gratuita, pero tan real como la vida misma. Y con un final súper impactante. Yo al menos…, al cómic no le puedo pedir más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *