Reseña: Stern. El Sepulturero, El Borracho y el Asesino, de Fréderic y Julien Maffre

sternEn el mundo del western, uno de los personajes que más ha molado siempre ha sido el sepulturero, el enterrador, me gusta más llamarlo así. Una profesión que ni siquiera se sabe hoy en día si es una profesión o no. Parece tabú: «Oiga mire, nunca he estado en paro, trabajo como sepulturero». Mmm, no sé, no sé, pero es que en el Viejo Oeste, mola mogollón esa ocupación. Así como mola que en español tengamos varias palabras para definirlo y apenas se use o cueste encontrar dicha categoría como contrato de trabajo… En fin, en el Viejo Oeste hasta los taberneros molan, como no lo van a hacer los empresarios de pompas fúnebres si tienen un futuro “brillante” por delante…

Y es el personaje principal usado, el centro de una historia escrita por Frédéric Maffre, una saga al parecer basada en el personaje de Stern; traído a la vida por su hermano, Julien. Un primer volumen que como stern01_02buen éxito de la BD nos trae Norma Editorial entre sus novedades. Un comienzo de serie con una historia que evoca al mejor Sergio Leone: El Sepulturero, El Borracho y el Asesino.

Bien situada la historia al final de la Guerra Civil, un asesinato en un pueblo aislado pone en tela de juicio a unos pasantes del sitio más transitado del lugar. ¿Cuál? Venga, lo sabéis… El burdel. Y entramos así en Kansas, 1880, Elijah Stern es el funerario local, lleva una existencia tranquila, beata, puritana casi mojigata; solitaria, hasta que le hacen un encargo algo curioso. Acaban de encontrar muerto en el burdel al señor Charles Bening junto a su favorita prostituta negra. Su stern01_00esposa e hija solicitan a Stern, que no solo le hagan la autopsia. Quieren que lo disequen. Un improvisado forense descubre que la muerte es natural y nada parece implicar otra cosa, pero Stern encuentra en la cara del fallecido una curiosa piedra incrustada. Ni se imagina todo lo que empezará a descubrir a partir de aquí.

Una investigación en la que se señala a las minorías raciales a las primeras de cambio, como solían hacer algunos incluso los sheriffs que no tenían dos dedos de frente. A los más débiles. Pero Stern demostrará (pasividad mediante) que el más incauto está perdido si de él depende la investigación.

stern01_03Pasando de las jerarquías y de las artesanías de los westerns tradicionales, este tándem familiar de hermanos galos se marcan una serie que promete bastante con un enterrador en el papel principal, incluso sin el sombrero y sin buitre flotando a su alrededor. Stern no es una excepción, lleva el traje negro sí y la circunstancia es evidente, con esa profesión tiene que ser un tío solitario, amargado, un raruno de la vida con el que apenas se puede tener una conversación. Sin embargo, es discreto, muy listo (como lector asiduo que es) y siempre dispuesto a ayudar. Y guarda un terrible secreto que sin duda, determinará el final de la trama.

stern01_04El Sepulturero, el Borracho y el Asesino a pesar de anunciarse como serie, cuenta con un  primer tomo que cierra como si de único guion se tratara. ¡La curiosidad es enemiga de la conciencia Stern! Frédéric y Julien Maffre recuperan la figura marginal y misteriosa del sepulturero, y ofrecen un wéstern clásico pero con personajes atípicos. En una entrevista le preguntaban a los autores si después de Jonas Crow y Elijah Stern, tenían intención de lanzar a través de los cómics un resurgimiento de las funerarias. Rieron. Parecían encantados con este tipo de personajes. Al igual que yo.

Stern: El Sepulturero, El Borracho y el Asesino mantiene los códigos de género, pero con el mérito y la inteligencia para mezclar una investigación detectivesca, todo bajo una forma lenta, sin apenas violencia, esa stern01_01tan odiada por la pasada guerra. En conjunto, una obra que está bastante bien, una decoración, un ambiente sencillo con paleta de colores claros que refuerzan la inmersión en el Viejo Oeste.

Ese que muchos soñamos visitar.

2 comments

  1. MrCervero dice:

    Ya el título motiva por su claro homenaje al Spaghetti Western, pero es que además la portada me parece acertadísima. Ambas cosas en conjunto consiguieron que lo anotara en mi lista de la compra y leyendo tu reseña aún se me han afilado más los dientes xD

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *