Reseña: Los Kurdles, de Robert Goodin

loskurdlesLos Kurdles es la típica obra que coges con recelo para leer pues aparenta ser demasiado infantil pero no lo es. El poder de los libros, cómics o las imágenes en general, pueden saltar directamente a tus ojos, traspasarlos y bombardear tu cerebro con ensoñaciones; lo que se llama soñar despierto, en definitva. Y entonces, si la historia te mola, atrae, te intriga, la leerás. Si te gusta después de leerla, después de todo lo vivido, recordarás como te acercaste a ella y repito, si te gustó al leerla, se alojará directamente en tu corazón. Todos estos sucesos me han ocurrido con Los Kurdles.

Eso si, no la amarás de la misma forma que yo si nunca viste los Moomins, casi cualquier historia juvenil de Roald Dahl o la genial historia que inspiró a Tolkien para crear a los hobbits, la desconocida por muchos El Maravilloso País de los Snergs. Bien, pues si quieres empezar de una vez a degustar historias en principio infantiles pero con un enorme trasfondo social para con la vida; ahora puedes añadir a esa lista ampliamente estrecha, el espléndido y misterioso cuento loskurdles01para todas las edades llamado Los Kurdles.

De la mano del gran ilustrador y animador Rob Goodin, que combina – en la mejor tradición del género – la soledad paralizante, el hallazgo de una nueva familia, todo entregado a un gloriosamente tomo ilustrado, magníficamente sobredimensionado y a todo color por Ediciones La Cúpula; llega este ejemplar que quita el aliento.

Los Kurdles cuenta una triste historia que se va volviendo feliz con el paso de las páginas. Aunque el daño está hecho desde el principio y eso deja en el lector una triste añoranza, cuenta como la pobre osita de peluche Sally es arrojada por la ventanilla de un coche en marcha en una noche fría y lluviosa. Separada de loskurdles02su dueña y desesperada por encontrar el camino de vuelta, Sally mantiene el dolor del abandono aunque el pequeño juguete cree estar hecho de un material más duro, así que vagabundea al aire libre por un bosque aterrador, evitando perderse y los peligros de la naturaleza.

Maltratada y desaliñada, Sally finalmente encuentra un camino cerca de un pantano donde existe una extraña edificación. Mejor dicho, uno de los habitantes de Kurdleton la encuentra, arrastrándola con él hacia el misterio y hacia una banda de pequeños seres rarunos los cuales tienen pinta de estar muy preocupados. Una pandilla más que peculiar, en medio de una grave crisis: ¡A la casa que tienen le ha crecido ojos y pelo!

Es todo lo que puedo contar, y me daréis las gracias por ello cuando leáis por vosotros mismos esta fábula fracturada de manera fabulosa en una trama emocionante, con suspense, sarcástica lección hacia los marginados, que loskurdles022forman una familia potentemente diferente.

Audaz, seductor y hermoso, Los Kurdles es el tipo de libro que recordarás para siempre. Robert Goodin ha trabajado en series de animación como Rugrats o Padre de Familia. Pero dada su verdadera pasión por los cómics, y siendo uno de esos autores que parece melancólico con la idea de que la infancia fue el mejor momento de nuestras vidas; no es de extrañar que una obra como Los Kurdles brotará de él.

Un cómic donde cada juguete, cada personaje puede hablar y moverse de forma autónoma… Y marcan claramente una personalidad con vida propia. Hay quien dice que un niño no entendería absolutamente nada loskurdles03de este cómic. Yo diría que para nada es así. Aunque sí se ve claramente que está enfocado para un lector adulto con la opción de poder apreciar los detalles de cada escena y lo que intenta rememorar con ellas.

Los Kurdles contiene ilustraciones muy acordes para la historia. Ya sólo por eso es recomendable. Diría que estamos ante un clásico de la fantasía y de la metáfora gráfica. No me cabe duda de que si Dreamworks o Pixar pillaran los derechos, saldría una magnífica película.

Una de las buenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *