Reseña: Blueberry Integral #2, de Jean-Michel Charlier y Jean Giraud

BlueberryIntegral02Y como voy a lo seguro no sólo con novelas sino también con casi cualquier lectura, voy a seguir degustando, descubriendo, a Blueberry. Un cómic, un personaje, una herejía que estaba cometiendo por no haberlo leído antes. Y no deja de resultar curioso, con la cantidad de ediciones que ha tenido este cómic en nuestro país -siempre lo pienso-, quizás mis subconsciente estaba esperando para poder degustarlo en una magnifica edición integral como se merece. Pues sí, soy uno de esos viejóvenes que no para de alucinar con la buenísima Época de los Integrales que estamos viviendo. Mientras…, mientas muchas cosas merezcan la pena: portada, calidad no sólo del exterior sino de páginas interiores así como algunos extras que pueda aportar. Y diréis bueno, pero sí… Sí a todo. Norma Editorial decidió con gran acierto recopilar la colección en tomos integrales con tres álbumes por ejemplar aprox, y poco a poco para que el interesado no se sienta estresado económicamente por las tantas joyitas BlueberryIntegral02_00que no paran de publicarse. A los datos me remito: casi se va a cumplir un año de mi reseña del primer integral. Además, de poner al alcance del aficionado, por primera vez, la colección en su orden cronológico y recuperando colores originales, tal y como aparecieron por primera vez en la revista Pilote.

Todo son pros. Diferentes arcos argumentales tratan a Blueberry como el cuerpo central y rigen la trayectoria del personaje, Mike Donovan, hijo de un hacendado sudista de Georgia, cuando es acusado de asesinar al padre de su prometida, Harriet Tucker. Perseguido entonces por el auténtico asesino, un esclavo huido le ayuda a pasar a las líneas norteñas en el preciso momento de estallar la Guerra de Secesión. Es entonces cuando adopta el nombre de Mike S. Blueberry y se introduce como BlueberryIntegral02_02corneta del regimiento de caballería… Estos son sus inicios. Luego, toda una serie de aventuras y tropelías irán marcando al personaje. Este segundo integral contiene: El jinete perdido, que nos cuenta como desde hace unos meses, todo el Oeste está en llamas. Pero Blueberry está listo para lograr sus objetivos. El Presidente de los Estados Unidos en persona les dio permiso para negociar con Cochise, el gran jefe Apache, con el fin de lograr la paz. Pero Quanah, también conocido como Águila Solitario, hará todo lo posible para evitar que este tratado llegue a buen fin. Aunque para Blueberry hay una solución: encontrar a su amigo Crowe, que se debe encontrar entres los indios apaches, y ayudarles así a negociar. Su búsqueda le lleva a México, donde se enfrenta a nuevos peligros.

BlueberryIntegral02_0Una historia de nuevo de las buenas. Comienzo lento y un final directo al grano que deja con ganas de más.

En La pista de los navajos la acción es completamente fiel y gustosa para los que aman los westerns de los 60 o 70. Centrado un poco en el mismo tema que el volumen anterior: el Teniente Blueberry luchando por restaurar la paz entre los indios y el gobierno estadounidense. A momentos parece fácil, la mayoría no, discute con Cochise pero nada, a lo que Blueberry sólo le queda asegurarse de que las armas que los traficantes mexicanos les han prometido, nunca lleguen. Es curioso ver aquí la evolución que sufre los dibujos de Jijé. A partir de este volumen, que será conocido como el cierre de las Primeras Guerras Indias, se percibe que la máquina Giraudiana empieza a alcanzar gran BlueberryIntegral02_01velocidad, a todo vapor, guiones ayudados de un nivel gráfico muy elevado.

El guion que cierra es El hombre de la estrella de plata. No deja de ser una historia curiosa, casi alternativa, casi independiente, donde vemos a Blueberry convertirse en el sheriff de un poblacho plagado de matones sin ley. Una historia trepidante, no original, pero que se hace lo suficientemente llevadera, palomitera, gracias a la acción. Un one-shot. De las pocas historias que se pueden leer de forma totalmente independiente. Un ultra-western clásico con todos los códigos del género. Encontrando así, los diseños ya bien madurados y no demasiado influenciado por Moebius, como se decía en la época.

Puro western. Pues eso, oh, ah, como me he enganchado a este personaje… Yo que durante mi infancia no quería ver el género western ni de lejos, quizás huyendo de un padre muy fanático que intentaba hacérmelo ver. Pero en fin, BlueberryIntegral02_03todo nos llega, o eso dicen; iluso de mí. Blueberry es uno de los grandes del cómic francés y por tanto, del cómic europeo. Una serie de historias del Oeste iniciada en 1963 por el guionista Jean-Michel Charlier y el maestro dibujante Jean Giraud, creado para la revista Pilote, del que jamás pensaron que tal éxito pudiera alcanzar. La gran obra de dos autores que han marcado un antes y después en el mundo de la historieta. Al igual que el buen jamón, una blasfemia total no probarlo… Pero cuidado que el saborcito salado se aloja en el garganta… como el buen jamón.

Pide agua, pan, y seguir comiendo.

One comment

  1. Francisco dice:

    Curioso lo que dices de los westerns como un hábito adquirido, de niño también los odiaba sobre todo por los oscuros y aburridísimos westerns de los 40-50 que emitía Primera sesión sabado si, sábado también.

    El verano pasado lei los primeros títulos de la colección Durango de Yves Swolfs y me han gustado bastante, puro spaguetti western, eso si otro que lei Jonathan Cartland inenarrable. Comanche también dicen que está muy bien. Este verano cuando acabe los que me quedan de Durango me pongo con Blueberry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *