Reseña: Consecuencias. Deuda de Vida, de Chuck Wendig

consecuenciasdeudadevidaStar Wars everywhere… Mires donde mires…, Rogue One ya disponible en cines… Star Wars everywhere. Si te mola desde siempre, si eres un seguidor acérrimo o si eres de esta nueva ola, si te has subido a este nuevo tsunami como un servidor; vas a tener donde elegir. Planeta Cómic y Timun Mas se encarga de ello con cómics, novelas y demás merchandising para lectores de la más famosa saga intergaláctica de todos los tiempos. Da la sensación de que las novelas y los cómics siempre fueron hechos sólo para los que no quedaron verdaderamente saciados con los films. Pues sí, en un porcentaje muy alto es así, pero eso no va en detrimento de la calidad de las obras. De hecho, si te pones con ello como un servidor, vas a encontrar más de una joyita que muchos se están perdiendo por aferrarse solo a las películas.

Consecuencias: Deuda de Vida es la segunda novela en la trilogía post-retorno jedi de Chuck Wendig. Es parte de lo que se considera la nueva llegada de material o proyecto editorial The Force Awake. La novela que daba comienza a la trama comenzaba de forma genial con un nuevo gobierno empezando tras el enfrentamiento perdido por parte del Imperio durante la Batalla de Endor. Grandes novelas que se consideran ya de las mejores del universo expandido. «La guerra no ha terminado», es la premisa impulsora detrás de la que Chuck Wendig arma al lector para introducirse en esta trilogía. La primera incursión canónica en la línea de tiempo después de la lejana El Retorno del Jedi. Y con  personajes tan atractivos como los nuevos rebeldes Norra Wexley y Wedge Antilles persiguiendo al Almirante Rae Sloane.

En Consecuencias, la primera novela, los dejamos en escena y junto a otros personajes como Sinjir Rath Velus, Jas Emari, Jom Barell y Mister Bones, siendo enviados a conseguir algunos objetivos imperiales a sugerencia del almirante Ackbar. Armados con holocrones de datos que Temmin robó a su antiguo señor. Como le gusta hacer a Wendig, ya en el principio de la historia, entramos de lleno a la acción, tratando de secuestrar a un Imperial de un bastión del sindicato del crimen. No obstante, puesto que provienen de diversos orígenes -un piloto rebelde, un adolescente, un ex oficial de la ISB, un cazarrecompensas, un marine y un asesino-, todavía desconfianza dentro del grupo, y va creciendo la tensión de unos sobre otros. Pero Norra Wexley se emperra en perseguir con desdén al Gran Almirante Rae Sloane y resto de líderes del Imperio a través de la galaxia. Los cazados oficiales son llevados ante la justicia, pero Sloane consigue escapar, y los rebeldes le temen, ya que si hay alguien capaz de restaurar el antiguo régimen, es él. Pero la intensa búsqueda se interrumpe cuando Norra recibe una petición urgente de la Princesa Leia. El intento de liberar Kashyyyk ha llevado a Han Solo, Chewbacca y la banda de contrabandistas a una emboscada, con la consiguiente captura de Chewie y desaparición de Han. Norra y su equipo han sido elegidos para encontrar a todos los héroes desaparecidos. Y no pueden imaginar el peligro que les espera… Una época oscura para el Imperio. Ahora les toca a ellos recibir. El Emperador ha muerto y los restos de su antiguo Imperio se reduce. A medida de que la Nueva República lucha por restaurar una paz duradera en la galaxia, algunos se atreven a imaginar nuevos comienzos y nuevos destinos.

Que todo haya vuelto a resurgir, que Star Wars esté de nuevo aquí, con nosotros, ahora, a doquiera que miremos, en mi opinión, sólo trae consecuencias buenas para el verdadero friki de la franquicia. Como os decía, también para todo aquel que se quiera subir al carro. Esto es lo que me mola ahora, CF a raudales, disfrutar del universo expandido; es el momento. Y debéis saber que Chuck Wendig tiene miles de fans al otro lado del charco, no os penséis que es un desconocido. Encontrarse con escenas como a Rae Sloane lidiando con el Almirante de la Flota, Gallius Rax, una figura sombría cuyos métodos no son deseables para nadie. O encontrar a la Princesa Leia preguntando por su marido desaparecido, leer la última comunicación entre los dos y ver como se interrumpe abruptamente y después gravilla… O ver/vivir la estratagema que ha preparado el Imperio para volver a resurgir, no tiene… Bueno, si tiene precio, y está bastante bien para las sensaciones que aporta.

Deuda de Vida es una novela mucho más eficiente que su predecesora Consecuencias. El enfoque y el propósito son más claros. Lo chulo es descubrir la de semillas que Wendig planta en la primera novela y ver como comienzan a dar frutos en ésta. Otra cosa que mola mucho es, que Wendig describe la galaxia no sólo dividida entre el Imperio y la Nueva República, sino en un amasijo de varios grupos que se relacionan, para bien o para mal, entre sí. Diferentes ideologías y objetivos diferentes.

Una obra bastante rica en todos los aspectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *