Reseña: El Eternauta – Segunda Parte, de H.G. Oesterheld y F. Solano López

eternauta2En diversas ocasiones, la viuda de Oesterheld, Elsa Sánchez, y Solano López entregaron estatuillas representando al personaje Juan Salvo de El Eternauta a diversas personalidades en reconocimiento de sus logros. La primera entrega aconteció durante un festival de historieta en los 90s, cuando Elsa Sánchez entregó al mismo Solano López la estatuilla como reconocimiento de los organizadores del festival a su trayectoria. El Eternauta es un cómic argentino de Ciencia Ficción creado por el guionista H.G. Oesterheld y el dibujante Francisco Solano López. Fue publicado inicialmente en Hora Cero Semanal de 1957 a 1959. Tuvo gran cantidad de continuaciones y reediciones, y tanto la historia original como la mayor parte de las continuaciones han sido objeto de frecuentes análisis y controversias. Hace unos días os reseñaba el genial inicio de una de las obras cumbres del cómic de CF, y hoy voy a por la segunda parte. Ahora que Norma Editorial vuelve a ponerla disponible, junto a la Edición 50 Aniversario. El Eternauta en un solo tomo y en una genial edición y de forma económica.

Una segunda parte también de categoría. Muchos catalogan a El Eternauta de clásico. No es para menos. El guion de Oesterheld y los dibujos de Francisco Solano López la convierten en eternauta2_01obra de arte dada la originalidad del argumento, sobre todo, por el año en el que fue publicado. Nada más y nada menos que 1957. Y en mismo día en que actualmente se festeja el Día de la Historieta en Argentina. La dictadura argentina que duró de 1976 a 1983 acabó con la vida de H. G. Oesterheld. En 1977, Oesterheld fue secuestrado junto a sus hijas y nunca más se le volvió a ver. Cuentan que las últimas páginas de El Eternauta, Oesterheld se las dictaba al editor desde una cabina de teléfono desde la clandestinidad…

El Eternauta – Segunda Parte fue escrita por sus autores originales en 1976. Es la primera de las continuaciones de El Eternauta, aunque parezca una redundancia. Pero fue la última obra que realizó Oesterheld antes de ser detenido-desaparecido durante la dictadura argentina. Una obra más que Norma Editorial presenta en una buena edición en tapa dura como se merece. El Eternauta es una aventura atemporal que se revaloriza con cada nueva lectura. Como avisé, he vuelto a ella por lo que cuenta, por lo que representa, y nuevamente a vivir una buena historia. Bastante más política e inestable que su predecesora pero mantiene el fundamento y la eternauta2_03intriga. La buena base de la historia original.

¿Y qué cuenta esta continuación? Comienza en el punto donde terminó la primera trama. Con el guionista de historietas parado, patidifuso, ante la casa de Juan Salvo, quien olvidó todo al reencontrarse con su familia, y que recibía a Favalli, Lucas y Polsky para jugar al Truco, su juego de mesa favorito. Poco después, vuelve a casa perturbado y sin creer todo lo que acaba de vivir. Ya en casa, piensa que todo lo acontecido ha debido ser una alucinación. Va a sus despacho, la misma mesa y silla donde estaba cuando apareció por primera vez el Eternauta y, en un ataque de histeria, sale corriendo a casa de Juan Salvo para decirle lo que pasado y ver si él recuerda. Pero allí nadie le cree, aunque sí que comienzan a asustarse al ver su raciocinio y como narra ciertas curiosidades que tiene que resultar imposible que imagine. Favalli empieza a interrogarle y le dice que posiblemente haya sido atrapado por un “continum”, tiene que ser muy raro que la aventura fuera en 1963, estando ellos en agosto de 1959…

eternauta2_04Y de nuevo la trama está servida. Poco más os diré. Hay que degustarla de cabo a rabo como su predecesora. Una cosa sí os confirmo: el primer episodio termina con un asustado Juan Salvo diciendo: ¡Esto es peor! ¡¡¡Mucho peor!!! Y de pronto se encuentran en un lugar completamente desolado.

Viajes en el tiempo, males que están por venir y la impotencia de no poder evitarlo… El Eternauta – Segunda Parte, no es más que la respuesta febril y emotiva del autor. Pues aquí se hicieron varios cambios y todos para ajustarla un poco más a la “realidad”. La obra sufrió entonces del tema político que rodeaba aquellos años de intransigencia. Oesterheld quiso que aquí sí se percibiera de donde bebía, de donde venía todo, ciertas frases y situaciones. Hechos entre 1959 y 1976 que ocurrieron en la Argentina y en el mundo como el eternauta2_02triunfo de la Revolución Cubana tienen su reflejo aquí. La Guerra de Vietnam, el golpe de estado que derrocó a Frondizi, la muerte del Che Guevara, la “Nueva Izquierda”, el Cordobazo… Toda una serie de contrainsurgencias que una obra, en principio, de Ciencia Ficción no debiera y muestra de alguna manera.

Una segunda versión de la primera historia finalizada cruentamente y con una visión mucho más latinoamericana de las fuerzas en juego. Todo esto sumado al secuestro de las cuatro hijas de Oesterheld, hicieron que el autor plasmara en su obra todo el dolor que sentía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *