Reseña: Pribiloff 1898 y otras historias septentrionales, de Sergio Toppi

TOPPI_TAPA_f.inddEl trabajo se está haciendo. Es la buena noticia. No me cansaré de decir que durante mucho tiempo fue una pena que tantas obras maestras indispensables de la historia del cómic no estuvieran a mano del ansiado lector. En especial, esas que no se han publicado jamás en nuestro país o que se han publicado mal, de forma incompleta o hace muchísimos años que están descatalogadas. Como os digo: lo bueno es que con una editorial u otra, poco a poco se van encontrando, vienen a la tierra de conejos, el trabajo se está haciendo y ahora es el momento de estar atentos para ir pillando lo mejor de lo mejor.

Uno de esos diamantes en bruto a pillar lo acaba de publicar Ponent Mon. Pribiloff 1898 y otras historias septentrionales es una bella colección, de esas que cuenta con historias inéditas, personajes que surgieron de la imaginación de Sergio Toppi para dar lugar a nueve guiones cortos y uno largo, con tramas oníricas, evocadoras sobre su pasión por esos lugares de la estepa siberana toppi-1-tripa+.inddque tanto amaba e inspiraban al italiano.

El recientemente desaparecido Sergio Toppi (1932-2012) fue un guionista e ilustrador milanés que siempre movió sus creaciones entre la historieta y la ilustración de género fantástico. Abandonó la carrera de Medicina para ilustrar clásicos literarios. En 1957 consiguió empleo como diseñador de dibujos animados y realizó trabajos simultáneos con colaboraciones en las famosas revistas italianas Topolino, Candido y La Nuova Scala d’Oro. Después vinieron cantidad de trabajos que cualquier entendido del noveno arte siempre alabó.

Con un dibujo preciosista, combinaba el uso de gruesos manchurrones de tinta con los que construye grandes lienzos por página. Trabajaba las viñetas comiqueras en parte, grandes primeros planos sobre todo, pero leyendo su obra rápidamente pribiloff 1898_00percibes que como buen italiano clásico, lo que le va son los lienzos anchos donde sendos personajes se superponen; cuyas imágenes pueden pretender mostrar al lector varias escenas al mismo tiempo. Destaca también la facilidad de lectura sin pretender nunca la narración sorpresiva. Se habla de él como maestro para ilustrar adaptaciones literarias, y relatos históricos.

En Pribiloff 1898 y otras historias septentrionales te das cuenta de como lo debió hacer de bien. Tanto unas historias como otras, se le nota nacido para ello. Un trabajo gráfico real magnifico. Pribiloff 1898 y otras historias septentrionales reúne por primera vez relatos inéditos hasta la fecha que aparecieron publicados en su momento en revistas italianas como Alter Alter (Alterlinus), Corto Maltese o Comic Art. Lugares donde Toppi destacó por encima de muchos.

Una edición, un maravilloso homenaje a un maestro indiscutible del dibujo. Un gran soñador, que nos descubre en diferentes historias, nos lleva de la mano a las frías tierras de la taiga donde el frío se siente con cada ilustración. Frío siberiano quepribiloff 1898_04 muestra bellezas naturales. Relatos alegóricos donde conocemos a un cazador que termina por fusionarse con los animales que lleva atormentando toda la vida. O una muñeca con unos macabros propósitos. O un pequeño gnomo que sueña por “cambiar de posición” en la vida que le ha tocado vivir… ¡y de qué forma!

También gusta dar con cierta dama misteriosa y sensual que habita en el bosque con un poder tan curioso como destructivo. O un temible orco atormentado por su esposa. O Kas-Cej, la historia más larga del tomo, una joya de relato maravilloso, ambientación digna de los mejoras obras transiberianas, que de haberla leído Tarantino, no me cabe duda que le inspiraría y mucho para un gran film al estilo Los Odiosos Ocho.

¿Y quién dice que esto no ocurrió así?

pribiloff 1898_03Pero hay más. Más curiosidades dignas de mención como la historia de un guerrero nórdico, un berseker, que busca venganza contra su hermano, mostrando su coraje ante un cazador esquimal que sale a buscar manduca para su esposa. Y más, una pequeña y celosa divinidad de la montaña o el sueño de un hombre de conseguir una barca para poder ser de una vez por todas su propio jefe.

Una recopilación diferente. Gran joya de cómic por lo que supone. Sergio Toppi en todo su esplendor. Mostrando al mundo para lo que nació, que no es otra cosa que trasladar a los lectores a los sueños más inconclusos de una mente viajera, evocadora, como pocas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *