Reseña: Choc. Los Fantasmas de Knightgrave. Primera Parte, de Eric Maltaite y Stéphan Colman

ChocVer llegar a nuestras librerías especializadas titulos tan originales como Choc: Los Fantasmas de Knightgrave, no es sino otra muestra más del buen momento comiquero que estamos viviendo. No me canso de decirlo. Es cierto y verdad. Antes, durante bastante tiempo, me las vi y me las deseé para poder leer títulos tan peculiares y recomendables como las basadas en este personaje tan característico. Tentado por una portada que a cierta gente dice echarle para atrás, No obstante, a mí me llamaba y como suelo tener cierto olfato o sentido extrasensorial para acertar cuando algo “me llama”, vuelvo a acertar con esta obra, entretenida como pocas. Aunque tengo reconocer que no voy a ciegas casi nunca y algo me informo. Así que iba algo predispuesto, a raíz de las muchas opiniones positivas expresadas en ciertos entornos comiqueros que transito.

¿El balance? ¡Choc: Los Fantasmas de Knightgrave es excelente! Quizás me esté reconociendo a mi mismo mi poder. Orgullo, ego intrínseco: ¡Esto me llamaba y no me equivoqué! Pero a ver, déjenme decirles que es una historia oscura, dura, muy pegadiza, y libera una gran cantidad de melancolía… El guion es inteligente, la mezcla de varios flashbacks en diferentes momentos te hace ver lo mucho que hay, hubo o Choc01vendrá detrás. Y lo mejor/peor es que la lectura dura un plis.

Volarán las páginas delante de ti. Con un dibujo súper agradable, que en ocasiones recuerda a ciertas series animadas de los 80s. Sin ser algo muy laborioso e impresionante, sí que esplende una muy buena calidad en decorados y ciertas puestas en escena. Maltaite trata principalmente los marcos y diferentes ángulos de cámara disponibles (cuasi-cinemática) para mostrar “la fiesta”. Y diréis: «Muy bien chato, pero de qué va». Bien, una mañana helada de febrero de 1955, la mansión Knightgrave pasa a ser propiedad del Marqués Di Magglio, un comprador misterioso y rico que nadie ha visto nunca. Y por una buena razón. El misterioso marqués Di Magglio…, bajo este nombre y yelmo se esconde el rey del crimen, Monsieur Choc. ¿Qué pretende entonces con esta adquisición? ¿Perpetrar un nuevo atentado?

Los recuerdos que vuelven a su memoria al cruzar las enormes salas, revelarán que se trata de algo muy diferente… Un voto, un juramento que sólo él conoce. Y así, mediante un laborioso juego de destreza con Choc03flashbacks, vamos a visualizar los pros y los contras de dicha tentativa. Porque el pasado de Monsieur Choc es una buena historia en la que gusta profundizar…, y tendrás que degustarla como yo para saber más. Más que nada por la espera. Pues este es el primer álbum de dos, un segundo volumen que ya estoy deseando devorar. Los orígenes de uno de los villanos más memorables del cómic.

Pese a ser una trama dividida en dos partes, un Choc00álbum recomendable hasta el final. Incluso si no sabéis nada de estos autores, os gustará saber que Eric Maltaite (421, Zambada) y Stéphan Colman (Billy the Cat, Marsupilami) sacan este spin-off proveniente de la serie de historietas belga Tif y Tondu. Por ello, es reconfortante ver la llegada de nuevos títulos, sus cualidades y sobre todo la enorme calidad de obras que son capaces de reportar la editorial Dupuis al otro lado de los Pirineos. Y como alabo una vez más la labora de Norma Editorial, encargada de traernos siempre lo mejor. Obras que sólo el más consagrado lector sabrá valorar. Ya que sus ojos están trabajados, el orden de sucesión de hechos en el guion, el lector más avezado de cómics valorará el encuadre, el cuidado diseño agradable y bien equilibrado, la estética debe estar muy presente por encima de todo. Si de algo ha podido sacar pecho siempre el cómic franco-belga es de su belleza estética. Acompañado de un guion, siempre, como mínimo, aceptable. Lo digo muy en serio, aún no he dado con una obra que peque de guion y dibujo, ambos desastrosos… Choc02Los habrá, por supuesto; pero con el porcentaje de lectura anual que tengo…, que no haya dado ya con uno…, da que pensar.

Un placer leer obras como Choc: Los Fantasmas de Knightgrave. Cumple todo lo antes descrito. Se podría usar como ejemplo perfecto de historia oscura, enigmática, violenta, una narrativa y dibujo ricos y controlados. Además de un montón de pequeños detalles en las páginas que te harán entender mejor la historia con un segundo repaso. Y como buen primer volumen, un montón de preguntas sin respuesta al final. A partir de entonces…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *