Reseña: Paletos Cabrones. Fútbol, de Jason Aaron y Jason Latour

paletoscabrones2Llega el tan esperado segundo TPB de Paletos Cabrones (Southern Bastards), casi devorado por mi parte en un corto trayecto en metro. Planeta Cómic vuelve a hacerme feliz no dejándolo de lado y trayendo con rapidez una serie cañera como pocas. Paletos Cabrones sigue siendo una buena mirada al lado oscuro de la política sureña y el crimen casi organizado de los pueblos perdidos de las tierras yermas norteamericanas. Un problema que no aparece en los escritos y que para nada lo es, hasta que cualquier visitante, en vez de pasar de largo, decide pararse a tomar un refresco en esos lugares. O volver a visitar la tumba de su padre como hizo Earl en el tomo anterior, con las terribles consecuencias que eso tiene…

Las tensiones y las emociones van en aumento. Lees el primer TPB, Paletos Cabrones: Aquí yace un hombre, y te dices enojado: «¡Esto no puede terminar así!». Un cómic que desprende pura narrativa yankee. Paleta, cabrona y violencia a raudales y encima con un cliffhanger final de narices. Una de las tremendas series paletoscabrones2_05actuales que lo petan en USA y que muchos deseábamos ver publicada aquí. Jason Aaron y Jason Latour en estado puro. Un aclamado tándem que nos deparará multitud de grandes obras en un futuro. Estoy seguro. Os recuerdo que ya tocaron el cielo del noveno arte con su seriaza Scalped.

Paletos Cabrones: Fútbol comprende los números del #5 al #8 de la serie. Después de un genial inicio donde Earl Tubb se equivocó al pensar que podría limpiar su pueblo natal con la única ayuda de un palo; llegan estos números donde tendremos una visión del pasado y presente del principal antagonista. El Entrenador Eulen Boss, un cabrón de cuidado. Si no el que más.

paletoscabrones2_02El orgullo, el amor de un chico hacia un deporte que lo es todo para él, un padre que ni le reconoce, le pega, y casi odia su rostro… Hubo un tiempo en el que Euless era tan solo un chico. Un chico dispuesto a dejarse la sangre por entrar en el equipo de fútbol, donde nunca tuvo una oportunidad. Tíos del pueblo cebándose con él a puñetazo limpio, y un inepto entrenador de por entonces que nada ofrece. Pero un amigo ciego negro lo ayudará a entrenarse, a hacerse un hombre, a tener al menos una oportunidad. Aunque cuando el destino no está a favor, la maldad hace acto de presencia y entonces te preguntas: ¿Siendo un pésimo jugador de fútbol americano que sólo sabía placar, cómo llega este cabrón a ser entrenador del Instituto del Condado de Craw y convertirse en el hombre más temido del lugar? ¿Qué precio pagó?

paletoscabrones2_03Brillante una vez más. El estilo robusto de Latour captura la esencia noir de la maldad del sur estadounidense. El calor del sur de Alabama es traído a la vida con cada página roja como la sangre, roja como el calor de un agosto en Sevilla. Latour da las expresiones faciales a los personajes, crudas emociones de vejez, arrugas extremas por una vida de dolor, de desesperanza. Las líneas irregulares del dibujo magnifican personajes bajo un sol aterrador, provocando una real apariencia áspera. Latour recuerda a los lectores que estos son los hombres mayores del sur.

Paletos Cabrones (Southern Bastards) ganó el Premio Eisner a la Mejor Serie. De los últimos premios otorgados, quizás el más merecido de los últimos años. Además, este ejemplar es especialmente bueno por desvelar todo lo que hay detrás, la historia secreta del Entrenador Boss, el mayor cabrón de todos.

Una serie que mola porque trasciende la idea de que queda mucho por contar. Que el que se presenta como un autentico bastardo puede llegar a caerte bien (o a entenderlo, en cierto modo), cuando paletoscabrones2_04sabes más de su pasado. Y te dices, esto tiene que cambiar. El Condado necesita un salvador. Y si Earl tiene familia… ¿Qué potencia más la venganza que la propia familia? Es evidente lo que ocurriría si… Pero te gusta que suceda. Y que lo haga de ese modo. Y con un nuevo cliffhanger, rompe-marcapasos, a esperar un tercer tomo del que se espera lo mejor de lo mejor.

Indispensable cómic actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *