Reseña: Paper Girls #3, de Brian K. Vaughan, Matt Wilson y Cliff Chiang

COB Paper Girls 3.inddExtrañas sorpresas siguen llegando con la serie de moda en grapa que publica Planeta Cómic. En su tercer número, Papel Girls, de Brian K. Vaughan y Cliff Chiang juegan a la rareza en todo su esplendor. Como puede ser, dejar caer secuencias de sueño y pistolas láser junto a los problemas más realistas de las chicas después de una inesperada herida de bala. O bien tener que conducir un coche sin carnet de conducir.

Chiang y el colorista Matt Wilson crean un entorno azúl-negrita que da un ambientazo genial a la extraña madrugada que se está viviendo. Además, le añaden un hermoso espacio a la sofisticación de ciertos aparatos que aparecen en splash-pages gobernados de fucsia. Vienen maravillosamente bien a la hora de presentarnos nuevos personajes como ese tío que aparece con una armadura blanca, guerrero que monta uno de esos monstruos del cielo. Y qué decir de los ninjas cibernéticos de ojos caídos que aparecen como cliffhanger final…

papergirls3_22Papel Girls #3 acumula una vez más incertidumbre. Pero el guion pierde intimidad y ciertos cabos se van atando hasta poner en pie una trama de Ciencia Ficción que dejará a más de uno consternado por su increíble originalidad.

Incluso si los personajes de las chicas os resultan típicos de estas historias apocalípticas, disfrutarás con el dibujazo natural, viñeta a viñeta e impecablemente claro de Chiang. El cual hace viable a los ojos, persecuciones fáciles de seguir, arcos emocionales fáciles de localizar y ajustes rápidos de trazar en la historia. Todo “colocado” en tu mente como inyectado.

El guion es una espiral rápida. Vuelven a surgir nuevos desarrollos y enemigos al modo clásico de Vaughan. Asistiendo papergirls3_02una vez más a una última página como revelación.

En definitiva, una obra que te mantiene en vilo, que se lee en un suspiro por lo que trata, cómo lo trata y por su formato en grapa. Es decir: o esto se publica más rápidamente o nuestra cordura quedará afectada ante tanta ansia de saber.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *