Reseña: Button Man. La Confesión de Harry Exton, de John Wagner y Arthur Ranson

buttonmanEspero que ya os hayáis dado cuenta de lo importante que es la recuperación de clásicos por parte de las editoriales y por qué debemos apoyarlo. Dar gracias de que se hayan dado cuenta que el friki veinti-treinta-cuarentón tiene ganas, muchas ganas, de leer lo mejor de lo mejor del cómic. Obritas un tanto difíciles de conseguir, las cuales gozan de una calidad muy superior a lo que se publica actualmente como novedad. Y como el diablo está en los detalles, y los detalles son poder ponernos al día, echar el ojo a lo que está saliendo que merece la pena, y pillarlo; por que a saber cuando cuando volverá una época así…

No sólo estamos viviendo una época en ese sentido. Incluso están viendo la luz historias inéditas. Buah, es que el momento es genial. Y así nos llegan por ejemplo títulos de la 2000 AD inglesa donde grandes autores se dieron a conocer y donde se publicaron joyitas de casi todos los géneros posibles que el cómic ha adaptado. Después de Button Man: El juego de la muerte, ECC Ediciones vuelve con una nueva historia donde, tras recibir una oferta irrechazable, Harry Exton vuelve a ejercer como sicario cambiando para la ocasión a Estados Unidos por Gran buttonman02Bretaña.

Metido de nuevo en un peligroso juego y con un patrocinador que parece esconder algo. Un enlace directo después de El juego de la muerte, igualmente recomendable, una segunda aventura de esta creación británica que demuestra el buen hacer del tándem Wagner/Ranson. Pues Button Man es un auténtico clásico de 2000 AD, con guion de John Wagner (Batman/Juez Dredd, Una historia de violencia) y dibujo de Arthur Ranson (Anderson: Psi Division) cuenta la vida de Harry Exton, un asesino profesional, una especie en extinción que apenas recibe encargos laborales.

John Wagner volvió a dar aquí con un personaje creíble y moralmente inestable, pues Exton no es una máquina de matar sin sentimientos, sino un hombre curtido en batalla. Ahora, por dinero, sus ideales buttonman03desaparecen. Remordimiento no hay. El guionista eso lo representa tremendamente bien. Esta vez en USA (hecho que le viene de perlas al personaje), encontramos a un Senador que esconde un oscuro secreto. Como os decía, le hará a Harry Exton una oferta irresistible. Pero lo que parecían a priori vagas misiones, con el paso de los acontecimientos todo se irá a serias secuelas. Masacres que el sicario no está dispuesto a parar. Actos que no os cogerá por sorpresa si ya devorasteis como yo, el primer TPB.

La acción comienza con el propio Harry explicando lo ocurrido a través de una confesión. En la primera historia de Button Man, el protagonista nos contaba la historia a modo de terapia con un psiquiatra. En esta ocasión, de forma parecida, Harry escribe su confesión a papel como bien reza el título… Con una gran sorpresa final que a muchos os dejará con el culo torcido. Pues Wagner no cede a lo que esperamos y construye un personaje tan creíble como psicótico y saber dar ese toque que nadie espera.

John Wagner continúo con Harry Exton a lo largo de cuatro arcos argumentales. Esperemos que ECC nos los traiga todos. Entiendo que no debe haber problemas en buttonman04seguir satisfaciéndonos. Siendo La confesión de Harry Exton, donde repite con el artista Arthur Ranson, el cual mantiene en este segundo arco el mismo estilo de dibujo característico que tan bien le viene a la casi historia bélica de su compañero. Ranson demuestra aquí otra vez ser uno de los dibujantes más destacables de la revista.

Recordad que Button Man se presentó a la revista Toxic en 1991, pero fue rechazada por ser excesivamente descarnada y adulta. Por lo que pasaría a la revista 2000 AD quienes se encargarían de publicarla finalmente, y donde obtuvo las mejores críticas. Un comic para los amantes de la acción, narrada en forma de thriller muy similar a las novelas de John Le Carré. Aunque al ir buttonman05impregnada del dibujo realista de Arthur Ranson, se convierte en una aventura que se lee de un tirón.

En definitiva, lo que digo: recuperación de clásico, obritas difíciles de conseguir de nuevo en el candelero, las cuales gozan de una calidad muy superior a lo que se publica actualmente como novedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *