Reseña: La Batalla, de Frédéric Richaud, Iván Gil y Patrick Rambaud

La Bataille Integrale couv ES.inddLlegando a esta última etapa de 2016 y seguimos viviendo una buena oleada de integrales, ideales para nuestras cómictecas. La recuperación de clásicos es tan importante como la aportación de novedades, no lo olvidéis editoriales. Pero también lo es, y mucho, tener a mano cómic europeo del bueno que antes costaba tanto conseguir. A menos que el taco gordo acompañara tu bolsillo o te fuera indiferente leer en el idioma de Napoleón.

En especial, debierais siempre echarle el ojo a Ediciones Dupuis. Una de las grandes publicadoras de cómic franco-belga, que fue fundada nada más y nada menos que en 1922, aunque su enorme crecimiento comenzó en 1938 con la creación de la revista Spirou. Desde entonces es mundialmente conocida por los que saben algo de noveno arte.

El año pasado (2015), se celebraba el bicentenario de la Batalla de Waterloo. Dupuis ofrecía al público La Batalla. Tres volúmenes, tres álbumes, que adaptaban al cómic la novela histórica escrita por Patrick Rambaud. Un libro coronado con el Gran Premio de la Academia y el Premio Goncourt en 1997. Y como de tal palo, tal astilla, esa novela tuvo a bien convertirse en un maravilloso integral publicado en nuestro país por Ponent Mon. Un labatalla02tomaco de los indispensables para todo amante del cómic bélico, de las obras de arte en formato cómic europeo, y como no, para todo amante del mejor dibujo que a día de hoy, se hace en el Viejo Mundo.

Lo cierto es que gracias a los wargames (otra de mis debilidades), sé bastante de batallas napoleónicas; lo que el enano de la mano en el pecho provocó, ganó, perdió y algo de lo que la historia de todo aquello nunca se contó. Así que menuda sorpresa para mí cuando me enteré de este tochal editado en nuestro país. Una lectura, un titulo, que se presentaba como una bofetada. Nunca tuve la oportunidad de leer la novela de Rambaud, así que, ¿qué mejor forma de acceder a labatalla03ella que con un cómic?

Fue en 2012 cuando La Batalla (La Bataille) vio la luz. Una edición que contaba con el respaldo del autor de la novela, para dar rienda suelta a la adaptación de la mano de Frédéric Richaud, aderezado con el gran dibujo de Iván Gil. Así que en nada he devorado la historia que muy pronto te transporta a la Austria de 1809, en plena batalla, pleno asalto y marchas forzadas de tropas para romper la líneas del frente. Debo decir que la obra no se mantiene a flote con personajes que realmente existieron: aunque por labatalla04ahí se cruza un famoso escritor conocido como Stendhal… Pero es maravillosamente inspirador empezar cada capítulo, cada álbum, con una cita. O saber de toda una serie de personajes de los que molan por su valentía o su desfachatez en batalla como el propio coronel Lejeune. Disfrutar y contemplar en tiempo real de los preparativos para la batalla y vivir en primera persona casi todos los frentes.

Como os decía, comenzamos así en mayo de 1809 con el ejército de Napoleón tomando Viena y estableciéndose allí. Pero la campaña está lejos de terminar y las tropas austriacas bastante lejos de ser borradas del mapa aún. Mientras que el Archiduque planea desalojar a los franceses, el Emperador se prepara para conducir a sus hombres en la otra orilla del Danubio para flanquear a su rival. El 16 de mayo, el coronel Lejeune ordena la construcción de un puente a través de la isla de Lobau. El 20 de mayo, gracias al trabajo de ingenieros y zapadores, el camino flotante está listo. Se envían así a exploradores para verificar que la ruta es viable y que las divisiones y los oficiales pueden tomar posiciones. La espera sigue. Demasiado tiempo tardan los veteranos de los azules. Entre ellos, el joven labatalla07Paradis tenía comprado asiento en primera fila para participar en la feroz batalla… Y descubres, entras en barrena de lo fascinante y aterradora, de la magnitud de las fuerzas participantes, sus brillantes victorias y derrotas contundentes, que tuvieron los ejércitos implicados en La Batalla de Essling. La primera gran masacre de la era moderna. Dos días de avalancha de hierro y fuego que dejaron a 45.000 almas yaciendo en el maíz. Bayonetas, mosquetes, picas, afilar cuchillas dejando atrás toda esperanza.

Frédéric Richaud e Iván Gil firmaron aquí una adaptación magistral de la novela de Rambaud. Miles de muertos y legiones de heridos representados como pocos lienzos he podido ver sobre la era napoleónica. Un labatalla01trabajo de reconstrucción impresionante. Especialmente el lado visual, donde Gil no duda en mostrarnos la “realidad” de los soldados. Escenas de impacto como ver a un soldado violando a una mujer muerta, o los daños causados por las balas de cañón sobre el mismísimo caballo de Bonaparte.

Un integral magnífico para admirar y disfrutar de una obra histórica. Un álbum esencial con una maravillosa noticia detrás. La reedición de este tomo saldrá nuevamente en un par de semanas. Un nueva edición de la siempre recomendable editorial Ponent Mon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *