Reseña: La Balada de la Magdalena (Integral), de Christophe Dubois

labaladadelamagdalena00Me vuelve a pasar. Acabo de volver a leer un cómic europeo que me deja sin palabras. Una obra, un díptico que resume la enorme calidad que se elabora al otro lado de los Pirineos. La fuerza de su dibujo, los colores ideales a los ojos de la tempera y una gran diversidad de personajes conforman un buen plantel para una trama excelente BD que destaca por su originalidad.

La Balada de la Magdalena es el tipo de cómic que te preguntas si de verdad lo es y no se ideó para ser un libro y conformar una gran historia con derecho a película. Grandes cuestiones me asaltan pues, ¿cómo se consigue una historia inicial tan atrayente, dibujando con elegancia y manteniendo a su vez un guion sólido? En él cada situación se precipita y caes en barrena hacia el final de la historia. Emociones, respiración y dinamismo brillan por su ausencia aquí pero en mi opinión está hecho adrede para mostrar de forma más fiel los que los protagonistas van sufriendo con el paso de las viñetas.

Nacido en 1969 en La Chaux-de-Fonds (Suiza), Christophe Dubois muy pronto mostró interés en los cómics, pero finalmente optó por recurrir a las artes aplicadas. En consecuencia, muy rápido se convirtió en diseñador labaladadelamagdalenagráfico de función y de posición durante años y con la misma agencia. Pero como el primer amor no se olvida fácilmente, vuelve a él tras los años. De su encuentro con el escritor Nicolás Pona nace Le Cycle d’Ostruce, un titulo con gran acogida que le mete de nuevo en el mundillo con gran aceptación.

La Balada de la Magdalena le confirma. Norma Editorial reúne los dos volúmenes en este integral que nadie debería perderse. En especial, el buen amante del cómic europeo. Los secretos más turbulentos de una guerra dan de lleno en ti cuando abres el tomo y ves como siguiendo el rastro de su padre desaparecido, Léonie de Sars conoce al capitán Lukian Bruckner y a su sobrina Magdalena en pleno corazón del océano labaladadelamagdalena02Pacífico.

La Balada de la Magdalena nos lleva a vivir una aventura marítima por estrechos, islas y atolones en regiones exóticas y refrescantes. Los personajes están muy marcados, con escenas que dan lugar a escenas de júbilo y al carácter brutal del capitán enfrentándose regularmente a la dulzura de Léonie o la calma meditativa de Magdalena. Sin embargo, la verdadera estrella de este cómic es el mar…, de eso no me cabe duda.

Dubois sobresale en ofrecer espacios espléndidos e inconmensurables hasta donde la vista se pierde. Donde muere el río, donde nace el pez, muestra los peligros del lado suave del mar abierto así como la fácil llegada de tormentas de modo impresionante. Todo ello bajo el fondo de una Primera Guerra Mundial en ciernes.

Christophe Dubois, dibujante y guionista, nos presenta una historia conmovedora que tiene al océano como indiscutible protagonista. Una aventura teñida del exotismo propio de escenarios como Nueva Guinea o el cuerno de África, que nos transporta a unos tiempos tan convulsos como el alma de sus personajes. Pero la mejor parte para mí es el tramo que se desarrolla a través del corazón del Océano Índico. Lugar donde Léonie se reúne con el capitán y su sobrina Magdalena e intenta sonsacarle más y más pues el capitán, ese tipo detestable, fue el último en ver a su padre con vida… Dos mujeres, silenciosas y emancipadas, inducidas a unirse para hacer frente a ese hombre grosero, violento…, para poder sacar información.

Benditos los años en los que el cómic se valoraba por su contenido neto. Años en los que nadie se fijaba antes en el autor, al interesarse por una obra. Curiosamente, años en los que dibujante y guionista casi con labaladadelamagdalena03toda seguridad eran personas con un altísimo don, pero apenas valorado. Y digo benditos los años por que seguramente sean obras a recomendar en un muy alto porcentaje. Historias como La Balada de la Magdalena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *