Reseña: Big Man Plans, de Eric Powell y Tim Wiesch

BigManPlansEn la ultima conversación que tuve con mi tito americano, en un momento dado, su rostro se oscureció y a través del Skype supe que iba a hablarme de algo chulo que había leído. Pero lo que verdaderamente me dejó con el culo torcido fue que por detrás de él apareció mi tía política, se lo arrebató de las manos, volvió a enseñarme la portada y dijo en su español particular: «¡Casi me desmayoou en esto!». Apuntado entonces Big Man Plans en mi objetivo, a la espera de una posible edición española, ni me entero que acaba de publicarse aquí cuando yo la tengo en mis manos gracias a Panini Cómics.

Hay quién no cree en señales y demás provincias. Quizás no deba creerse en ello llamándoles así. Pero que el cerebro tiene cierto poder de cobertura, de eso no me cabe duda. Quiero decir: ¿estaba escrito que tenía que leer Big Man Plans sí o sí? No lo sé. Pero realmente estoy encantado de haber tenido la oportunidad de haberlo leído tan pronto para poder recomendárosla rápidamente. De eso estoy al cien por cien seguro.

Conocí por primera vez El Bruto (The Goon) cuando trabajaba más que vivía. Oí que era un cómic de BigManPlans02monstruos con toques de humor negro, donde un tipo forzudo apenas gesticulaba mientras daba mascás-en-cara a ciertos bichos con algunas toneladas de peso. The Goon me llevó a conocer a Eric Powell. Ahora ya es un autor consagrado en mi cómicteca y en la de muchos aficionados pese a su relativa juventud. En mi opinión, muy pocos autores contemporáneos saben sacar adelante sus propias obras (dibujo y guion) al completo, con tanta originalidad. The Goon le hizo ganar varios premios Eisner, sin embargo, y no sé lo que ocurre exactamente, no es un autor que haya decidido moverse en grandes franquicias que manejan dólares a cascoporro. Será listo. O tendrá unos principios como el K2 de grande.

Big Man Plans es un desgarrador cómic, recién publicado por Panini Cómics en cartoné y a un precio genial. De esas obras que pueden pasar desapercibidas fácilmente pero que nadie debería perderse. BigManPlans05Eric Powell y su amigo Tim Weisch crean un guion brutal, un drama criminal con un desconcertante misterio, doloroso, abrumador y cientos y cientos de sinónimos de punzante, mordaz y desconcertante. Del dibujo se encarga el propio Powell, algo que me encanta, sobre todo, a la hora de recrear ambientes de la América profunda, así como gente insana, insensata, lugareños que no tienen dos dedos de frente. Y la primera pregunta es, ¿incluso los marginados de la sociedad pueden exigir venganza, no?

Big Man Plans cuenta la historia de un enano nacido para ser atormentado desde sus primeros años de vida. Comienza su camino entre insultos, con una madre que lo destierra de su cariño pronto, aunque tiene una hermana y un padre que lo tratan con cariño. Como todo lo bueno en la vida desaparece rápido, esos contados seres que le ponen la mano en el hombro desaparecen de su vida (por el medio natural está claro que no) y así se inicia un sendero de sangre, torturas BigManPlans03y…, espera, espera, ¿pensabais que la víctima de tanta calamidad iba a ser siempre el enano?

Las primeras páginas enganchan al instante. Todo aparece muy oscuro, con buen humor, dulce y triste a la vez. Tenía todo para ser un cómic con…, no, una venganza sangrienta no, lo siguiente. Las pistas y motivos aberrantes van siendo revelados de forma lenta y dolorosa con el paso de las viñetas. Un giro oscuro. Una lucha por la supervivencia que se convierte en odio eterno. Una BigManPlans10sorprendente conclusión que hará que no quieras comer en las próximas doce horas. Donde se revela el verdadero motivo de la masacre sangrienta que tenía planeada este pequeño gran hombre. El nivel de cabronía del enano es importante. Miedo no, ni terror, da pavor. Te dices, no puede existir nadie así. O espero que no exista. Y si existe, no quiero tener nada que ver con él o estar de suBigManPlans04 lado cuando todo se tuerza.

Big Man Plans es el ejemplo por excelencia de la inocencia perdida. De las secuelas de una infancia cruel, de como se convierte en un arma mortal, en una lanza bien forjada para usar en los fuegos del odio, la brutalidad y la guerra. ¿Y sabéis lo peor de todo? El guion asusta por que tiene mucho de nosotros. Que tire la primera piedra quién no ha pensado (aunque sólo sea imaginado), actuar así contra alguien que está atentando su tranquilidad…

Los autores son buenos hasta describiendo ellos mismos su obra. Tim Wiesch dice que aquí no hay súper poderes, sólo un hombre que va más allá de sus limitaciones. Powell es más sincero. Si la gente no se asusta con la lectura de Big Man Plans, toda mi carrera habrá sido una mentira, dice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *