Reseña: Frankenstein Underground, de Mike Mignola, Ben Stenbeck y Dave Stewart

frankestein_undergroundComo agua de mayo son esperadas las nuevas obras del gran Mike Mignola. Estas especies de spin-offs que se marca dentro del mundo de Hellboy, en especial. Es sencillamente maravilloso ver como Norma Editorial nos trae desde el otro lado del charco algo nuevo y correr a por él, como niño de los 80s al kiosco.

Mignola, como de costumbre, hace un trabajo fantástico de estimulación y ambientación de guion. Crea tensión, perfecciona una historia que avanza lenta pero se mueve a lo largo de una trama dejando el poso necesario en el lector para no tener que explicar todos los detalles. A pesar de que no ilustra este cómic, después de haber dibujado sus propios títulos durante años, ese hecho le permite apreciar el medio visual en el que mover el personaje. Dotando a obras como Frankenstein Underground de un poder tan fuerte que son capaces de hablar por sí misma con tan solo una viñeta.

Pienso que como todo buen autor de Terror, Mignola necesita explotar cada uno de los monstruos que parecen haber sido creados para el disfrute del ser humano. Busca con frankestein_underground02Frankenstein que exista una razón para darnos otro paseo por los rincones oscuros de sus terribles sueños. Combinando el cuento con la sensación de ver en el papel al Boris Karloff de las películas clásicas universales, y reflejando toda una trama oculta para con el personaje creado por Mary Shelley. Aunque también con aquel ya inventado por él, que se enfrentó al propio Hellboy en México.

Este tomo en rústica de Frankenstein Underground recién publicado por Norma Editorial, recoge los cinco números de la colección. Se abre con el monstruo de Frankenstein a la carrera, al igual que con el cuento clásico, donde el monstruo huye de la sociedad y es despreciado allá por donde pasa debido a sus características horribles. En frankestein_underground01un guiño al clásico de Shelley, este monstruo tiene una sed de conocimiento y comprensión, un ardiente deseo de comprender “por qué está vivo”. Y también en: cómo debe utilizar la vida que le ha sido otorgada.

Pero el Frankenstein de Mignola se desdibuja rápidamente de la obra clásica para dar paso a toda una serie de intrigas con sectas, fantasmas, dioses y seres de otro mundo y el trasfondo de la Teoría de la Tierra Hueca. Después de una frankestein_underground03pelea con Hellboy, el monstruo de Frankenstein se escapa del laboratorio donde fue encarcelado y descubre extrañas criaturas bajo el desierto, las cuales le van a enseñar algunos de los secretos más grandes del mundo místico. Sin embargo, la criatura parece derrotada. Cae en una cueva. Hay una bruja. Ella cura sus heridas. La criatura dice que no es nada, que no es nadie, que no vale nada. Él le cuenta a la bruja su historia, su persecución eterna para ser cazado… Ella le presenta entonces a algunos de los Dioses Antiguos.

Mientras tanto, en Francia, un conciliábulo de las artes mágicas liderado por el Marqués Addet de Fabre, el cual ya trae una historia de fondo, decide enviar un espíritu para capturar al Moderno Prometeo. ¿Resultado? Muerte y destrucción. Un antihéroe resurgiendo del Infierno, criaturas demoníacas al acecho y abundantes visiones de pesadilla. Una vez bajo tierra, se revela que los humanos han colonizado una ciudad. Pero, ¿han despertado también algo antiguo y terrible? ¿Mike Mignola? ¿Frankenstein? Sí, por favor. Y así continúa la historia del monstruo más famoso de la ficción dentro del universo de Hellboy. Ahí es nada.

frankestein_underground04El arte corre a cargo de Ben Stenbeck. En mi opinión, un tío ideal para acompañar la obra de Mignola. Desde su trabajo en Baltimore, parece haber nacido para este tándem, pues Stenbeck añade muy bien a la historia visiones panorámicas de monstruos nocturnos pero también la tranquilidad de lo diurno. A eso hay que sumar el coloreado de Dave Stewart que siempre hace despegar la obra hasta lo más alto.

Con estos tres a la cabeza, no me extrañaría nada que Frankenstein Underground se extendiese en breve a serie continuada. Un deseo hecho realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *