Reseña: Ich. Naturaleza Salvaje, de Ariel Olivetti y Luciano Saracino

IchSi buscas, encuentras. Y como os digo cientos de veces, en la buenísima época del cómic que estamos viviendo, puedes encontrar argumentos para todos los gustos. Y cuando digo todos, es TODOS. No es la primera vez que mi vecino (que tiene edad para ser mi padre), un comiquero de pro, me dice:

— Ya no se hacen cómics como los de antes.

— Define “antes”.

— Aventuras como las de Tarzán, Capitán Trueno o incluso Ka-Zar, que también tenía su aquel.

— ¿Exóticas?

— Se podría decir así…

Las hay. Creedme, que casi todo lo que pide hoy en día uno, existe. Y cuando me picó con esa negativa me propuse buscar, mirar, y no muy tarde fui a parar con el recientemente publicado, Ich, de Ariel Olivetti y Luciano Saracino. Un primer volumen de la serie donde encuentras desde la primera página un guion ágil, Ich02sazonado con acción y violencia al gusto del consumidor. Slasher en estado puro, vitaminado con toda la madurez que le otorga a un cómic cierto toque histórico a la vez que fantástico.

Un buen batido de sensaciones, le declaré a mi vecino.

Como no, Yermo Ediciones es la editorial que nos trae este maravilloso cómic en formato álbum. Un titulo que en USA ha recaído nada más y nada menos que en IDW. Una obra que relata ciertas intrigas en la selva ecuatorial donde Ich, el protagonista, es un joven indígena americano que hace frente a los conquistadores españoles en el Perú de los descubrimientos. Así que no va a ser fácil. A nadie se lo pondrá. Armado con unas máscaras que le confieren los poderes de antiguos dioses, va a declarar un lucha abierta. O a modo de escaramuza Ich04(según le dé); en definitiva, combates sangrientos contra un enemigo poderoso cuyos recursos le superan. Mas, la cabeza visible para Ich (que significa Máscara), es el inquisidor Sebastian de Loup. Un déspota y consentido ser, despreciable, tan cruel como el Viejo Mundo. Se cree invencible. Por encima de los Dioses. Y aparenta estar irritado, obcecado en acabar con la resistencia de Ich. Aunque quizás no se haga una mínima idea de “lo que rodea” al chico peruano y la tribu de la que procede…

Luciano Saracino ha destacado como autor de obras destinadas al público infantil. También ha ido haciendo sus pinitos en la revista Fierro y dejando su semillita en ciertos títulos que se han publicado en Argentina, España y Francia. Sus guiones, son cortos, directos y con giros de tuerca interesantes como podemos ver aquí. Ariel Olivetti, como ilustrador ya cuenta con una larga carrera que triunfa en el mercado USA. Tanto con proyectos independientes como participaciones en ciertos cómics considerados indies. Ahora los dos se fusionan para traernos este primer volumen Ich: Naturaleza Salvaje. Una obra terror visceral, intriga y con un ambiente cada vez más oscuro a la hora de mostrarnos sangre y mutilaciones a cascoporro. Y de la que os puedo decir que todo el que ls ha leído, ya espera el segundo volumen con un ansia inusitada.

Ich03Ambos autores parecen retarse aquí para ver quien lo hace mejor. Ambos dos, son autores con una larga trayectoria profesional y una proyección internacional que os va a sonar en breve a muchos. Un dibujo hiperrealista. Un guion con todos los indicios de serlo. Un estilo poderoso, ideal para la representación de criaturas en las que se transforma el protagonista. Apariciones de monstruos con sus sangrientas consecuencias. Todo en un primer volumen que nos deja con ciertos elementos por explorar. No sabemos nada del origen de Ich y tremendo poder. Tampoco de su enemigo principal y esos secundarios conquistadores. Un final que te deja huérfano muy pronto, con el que te pones nervioso y te haces preguntas. Deseas por encima de todo SABER MÁS. Sin embargo, Ich: Naturaleza Salvaje se convierte en un tomo a recomendar. Lo importante es el Ich01camino, dicen. Si deseas evadirte con un cómic de exótico a más no poder, un argumento disfrutable tan rápido como un aperitivo fresco en tiempos de bochorno, el cual se degusta con rapidez.

Lo de Yermo Ediciones es una bofetada tras otra de sorpresas. O una caricia. O un babeo. Un disfrute. Perdónenme si aún albergo en mí tanta violencia tras el cómic que no es otra cosa que cariño hacia esta editorial con la que no paro de descubrir buenísimos títulos. Álbumes de Fantasía tan destacables como Slaine, Eric o Elfos. Ciencia Ficción a tope con El Metabaron o la saga de Aquablue. La mejor tradición japo con Okko y Samurai. Y por supuesto, odas a la época de los descubrimientos como Pioneros del Nuevo Mundo o Ich. Díganme si no es una editorial con la mejor BD actual, una editorial de títulos a seguir de todas-todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *