Reseña: Otros Reinos, de Richard Matheson

OtrosReinosHablar de Richard Matheson es hacerlo sobre uno de los principales autores de terror del siglo pasado. Fue él quien nos regaló joyas como Soy leyenda (que a pesar de sus tres versiones cinematográficas aún no ha tenido una adaptación tan buena como el libro, por más que la de Will Smith se le acerara) o El increíble hombre menguante.

Kelonia, por su parte, es una editorial pequeña, de esas que sobreviven gracias al trabajo duro y una interesante selección de títulos. Que aquí decidieron lanzarse a la piscina y traer a España una novela inédita de Matheson.

Otros reinos es peculiar, eso que vaya por delante. No por la trama, que de hecho resulta en ocasiones hasta demasiado simple (e incluso juvenil), sino por el estilo con el que Matheson decidió narrar la historia. Vamos a ver si consigo explicarlo. El protagonista de la historia narra los acontecimientos en primera persona, son los hechos que le sucedieron cuando contaba con dieciocho años, sucesos fascinantes y fantásticos, a ratos aterradores, sobre los que no se ha atrevido a hablar antes… y ahora cuenta ya con ochenta y dos años. Ocurre también que, aunque en la época en que tienen lugar los hechos no lo era, en el momento de narrarlos nuestro protagonista tiene cierto éxito como escritor de novelas de terror que publica bajo un seudónimo.

Y he aquí el dato curioso: Para contar las cosas que le ocurrieron con dieciocho años pretende hacerlo sin dejar que entre en liza el escritor de novelas de terror, pero como incapaz de evitarlo, el escritor aparece de vez en cuando para acotar mediante el uso de paréntesis, determinadas frases, momentos y detalles. Hasta el punto en que parece que en ocasiones el narrador mantiene conversaciones consigo mismo, se alaba, se critica y mete baza.

Es cuando menos extraño. Ojo, en ocasiones es capaz de arrancarte una sonrisa o una buena carcajada. En otras te hace preguntarte que se fumaba Richard Matheson cuando escribió esta novela. Lo que es cierto es que esta novela no va a dejar indiferente a nadie. Su estilo es de los que amas o detestas pero no pasa inadvertido.

Y la trama, pues lo dicho, en ocasiones resulta sencilla y hasta juvenil, pero también es interesante. Y tiene algunos tramos que consiguen que te preguntes hacia dónde va la historia. A mí, personalmente, me fascinó todo el tramo inicial, cuando el protagonista habla sobre sí mismo, sobre su padre y sobre la relación que les unía. Y después sobre la guerra y lo que ocurre en las trincheras. A partir de ahí comienza el viaje fantástico del protagonista, que le llevará a descubrir que hay más cosas de las que se ven a simple vista. Aunque él se resista a creerlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *