Reseña: Horlemonde Integral, de Galliano, Peyravernay y Bazal

horlemondeLo bueno-bueno de la Ciencia Ficción es que aunque tu nivel de imaginación ande corto y aspire a más, siempre quedará el cine para vivir visualmente grandes escenarios, maravillosos paisajes de otros mundos y una galaxia infinita. Visualmente espectacular con lo que se puede desarrollar hoy en día en casi cualquier medio cultural, un estilo de arte muy a considerar es el mundo del cómic.

Un buen cómic de CF, si está bien elaborado, el dibujo no desmerece y con un guión curioso; se vuelve una experiencia trepidante. Las space-operas para esto se vuelven más ligeras que en formato novela, no tan concentradas, pues los autores ahorran mucha descripción con tan sólo una sola viñeta. Es por ello que Horlemonde se presenta como una obra clásica, a la vez que aporta datos innovadores, cuya esencia se esconde a través de su opulencia gráfica, el mundo animado, reflexivo y cuidadosamente diseñado que tira bajo el hechizo que provoca visualizar por primera vez los planetas distantes como Almagiel.

Emocionante saga desconocida por estos lares que ya prometía mucho en sus tiempos. El guion de Galliano hace que te preguntes si el planeta Almagiel renunciará a la esclavitud a la que sus habitantes son sometidos. La decisión de incorporarse a la Federación esta vez no está muy lejos. Horlemonde nos mete de lleno en ese horlemonde01tiempo que algunos ojos verán donde la especie humana se lanza a la conquista de mundos inimaginables. En el el Espacio, se ha conformado una fraternidad que une a gran parte de los planetas conocidos bajo una bandera común de igualdad y democracia. Eso dicen… Y en un esfuerzo por suministrar cada vez más planetas a la Hermandad, envían el Embajador Marce a Almagiel, un mundo donde persiste una cruel y arcaica política que obliga a grandes sectores de la población a vivir como esclavos y trabajar en los pantanos para ganarse el pan. Mientras que los llamados Maestros, viven en esa vida próspera que se han autoconstruido.

horlemonde02En consecuencia, estos escépticos dueños, ante la llegada de Marcé, pondrán en pie todas las “alegaciones” posibles para que nada de ello desaparezca. Y si para ello tienen que impedir que Marcé, el mejor agente de la CMR, ayude al mundo retro Almagiel a dejar atrás el sistema esclavista y así tomar el control del “bajimonte”, un cereal con propiedades extraordinarias; lo impedirán. La intención de “ese tipo nuevo” no es otra que negociar la abolición de la esclavitud. A cambio, Marcé propone sustituir los esclavos, por máquinas. Para ello, el planeta Almagiel comprometerá su cosecha de cereales de la planta acuática llamada Montbassie. Pero Orval, uno de los Maestros demasiado conservador, no está muy al quite de que eso suceda.

Galliano, Peyravernay y Bazal nos ofrecen una historia de doble filo situada en un escenario futurista, donde los deseos de libertad y la codicia humana se reúnen para confundirse, aparte de provocar en el lector una horlemonde03chispa de inquietud por lo que a evocaciones con nuestro mundo actual se refiere. Los denominados «mundos retro» no es más que nuestra civilización actual dividida en la riqueza y pobreza por continentes que ahora vemos. Podrás verlo reflejado incluso en personajes como Orval o Jatred, ideales que nuestro mundo actual tiene o ha tenido. Contra insurgentes, rebeldes, sueños rotos…

Horlemonde Integral está basada o inspirada en las novelas de CF francesa Les Voies d’Almagiel (1978) y Horlemonde (1980), de Thomas Guilles. De hecho, podréis encontrar un guiño tras el personaje de Éliane Taïeb. Pertenecieron a las entretenidas y curiosas novelas llamadas por entonces de Anticipación. La adaptación a un cómic de una saga de Ciencia Ficción es siempre una considerable apuesta, el resultado es obritas indispensables para el amante de este grandioso género. Norma Editorial nos hace felices una vez más con este integral en cartoné tan asequible. Cómics o novelas gráficas, con la innegable ventaja de tener una joyita 425del género dentro de casa en forma de imágenes y mundos distópicos que teletransportan al lector a otras realidades.

Una entretenida amalgama de acción, aventuras y space-opera. Contando historias sobre un cosmos distante en el que a muchos nos gustaría perdernos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *