Reseña: El Método 15/33, de Shannon Kirk

ELMÉTODO15-33Me regalaron este libro hace cinco días. En ese momento me faltaban veinte páginas para terminar mi anterior lectura (En las montañas de la locura) y me llamó la atención esta nueva adquisición. La portada tiene un algo que me resulta fascinante (creo que son los ojos, no lo sé) y la sinopsis me picaba la curiosidad.

El método 15/33 viene de ganar un premio a mejor novela de suspense indie, sea lo que sea eso, y lo cierto es que el inicio no pudo ser peor. Me refiero a su primer párrafo. Concretamente a las primeras tres líneas. Que un libro, de una editorial potente, supuestamente avalado por premios y alabanzas varias (que llenas una solapa entera), comience con una errata me auguró un mal destino para el libro.

Me explico: Primera frase en tercera persona, resto del libro en primera. Sin que venga a cuento, sin que tenga sentido, sin que esté separado por ninguna razón.

Pero, y esto es lo importante, esa errata no fue designio de nada. De hecho, todo lo contrario. El método 15/33 se merece todas esas alabanzas que llenan la solapa izquierda. Es un viaje adrenalínico, adictivo y que mantiene el acelerador apretado hasta el fondo desde la primera hasta la última página. Tres días me ha durado.

La historia, y sin salirme de lo que se menciona en la sinopsis de la contraportada, está contada por una niña que fue secuestrada a los dieciséis años, cuando estaba embarazada de siete meses. Lejos de permitir que la situación la desbordase, la protagonista utiliza su mente, analítica y… peculiar… para enumerar todos los recursos de los que dispone en el pequeño cuarto en el que la mantienen encerrada, y empieza a maquinar su fuga y venganza con una frialdad suprema.

Reza una frase promocional encima del título: Pensaban que ella era la víctima pero son ellos los que están en peligro. Más que acertada la frase.

La protagonista de la historia es peculiar, como he mencionado. Su mente no funciona como la del común de los mortales, se encuentra en el límite de la sociopatía, capaz de apagar los interruptores de sus emociones y de actuar con precisión y frialdad hasta en la más tensa de las situaciones. Ella es la protagonista casi absoluta de la historia y su desarrollo, carácter y background están perfilados hasta el mínimo detalle con un mimo absoluto.

Se entrecruzan con su historia algunos pasajes, también narrados en primera persona, que nos ponen en la piel del agente del FBI y su compañera (un personaje secundario pero absolutamente brillante), encargados del caso.

La narración no da tregua. Es cierto que en algunos momentos parece desviarse del curso lógico de lo que está contando, pero ese es el efecto de la mente, y siempre que lo hace es con alguna clase de lógica que a veces solo resulta comprensible dada la peculiaridad de la mente de la protagonista.

En definitiva, una buena novela de suspense, de las que te mantienen atrapado en su lectura y aferrado al sillón y que, además, se reserva un muy buen giro en la trama que desvela en la recta final y que, de alguna manera, revuelve la historia y lo que queda de libro.

Un gran acierto.

2 comments

  1. Nicole Soto dice:

    Hola!! A mi me encantó el libro y coincido con todo lo que decís en tu reseña salvo que no está escrito en tercera persona la primera línea porque es ella la de la voz narrativa cuando dice “maquinaba SU muerte” no hablaba de la muerte de ella sino la de su secuestrador.
    Saludos!!

  2. Josan dice:

    Creo que ni me terminé de leer la reseña, cuando me lancé a por la novela. Shut up and take my money!

    En mi humilde opinión de lector esporádico de novelas, creo que ésta peca un poco de lo que pecan unos cuantos autores noveles (y algunos no tanto): super equipos, super pros, super familia/amigos, super talentos…

    La narrativa no es muy allá. (spoiler, pero muy light: esa insistente justificación, que más bien creo que era de la autora, creo que sobraba).

    Me sorprende que haya ganado un primer premio.

    Dicho esto… ¿no hay más como ésta? Me encanta! El nivel de frikismo es alto en esta novela, y eso a mí me vuelve loco. Cuando busco cosas así, suelo acabar decepcionado. Recuerdo hace bastantes años, compré “el salón de ámbar”, de Matilde Asensi. Temática ladrones de guante blanco. Genial. Estará repleto de detalles interesantísimos.

    Qué va.

    Pero ésta que nos ocupa, me ha dado exactamente lo que quería, y he acabado muy satisfecho. ¿No hay más novelas así? ¿Donde un genio y/o profesional, detalle de forma tan pormenorizada sus procedimientos?

    En otro comentario hablé de la saga Sicario, de Barry Eisler. Un estilo muy parecido. Y El juego de Ender, también se acerca.

    Dejando a un lado la calidad literaria, me encanta leer cosas así, y con Método 15/33 he disfrutado como un enano.

    Más, por favor! ¿Hay más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *