Reseña: El Rey Mono. Colección Manara #2, de Milo Manara y Silverio Piso

elreymono_manaraMe dijo un amigo al vernos: «Los primeros trabajos de Manara, incluyendo este Rey Mono son una delicia». Y no le faltaba razón. Manara, desde luego, es un gran dibujante (diría que tal vez es el mejor en el género del erotismo), pero lo bueno es que sus dibujos siempre han ido acompañados de buenas historias y resulta estremecedor si indagas un poco (si lo conoces, claro), la de obras originales, chulas y con un trabajo detrás, que puedes encontrar.

Antes de despedirnos (era un gran amigo comiquero que llevaba tiempo sin ver y que curiosamente coincidimos en el metro…), antes de darnos la mano hasta otra vez, sentenció: «Qué casualidad, no hace mucho estaba pensando en Manara. Quizás El Rey Mono haya sido el mejor cómic que haya leído nunca. Tengo que revisitarlo». ¡Guau! Menudo hype entonces. Yo iba por la mitad. Pero, ¿era para tanto? Ahora lo sabréis.

Los dibujos inolvidables del sugerente Milo Manara, con texto de Silverio elreymono_manara_03Piso muestran una genialidad del noveno arte aquí. Todos recordarán el enorme erotismo acalorado que el maestro italiano consigue con algunos de sus cómics, en especial, el número uno de esta colección que Norma Editorial nos está publicando. Legendarios títulos como el que abre la colección. El Clic (http://cronicasliterarias.com/2015/07/30/resena-el-clic-integral-de-milo-manara/)… Ufff, ahí es nada. Calor a tope en formato cómic. Tremendamente dibujado. Detalles que dan miedo.

Del matrimonio entre una roca y el viento, nace un huevo que contiene un mono de piedra. Se trata de Sun Wu-k´ung, el Rey Mono, el personaje más famoso de la literatura fantástica china y japonesa, destinado a tener el poder absoluto como Emperador de Giada. Quien desde su palacio situado sobre las nubes controla toda la población de la Tierra. Y es allí donde aburrido de la idílica felicidad de su reino, el Rey Mono abandona su pueblo en busca de la sabiduría que le haga inmortal.

Soberbio, seductor y ambicioso, se burla de dioses y reyes, y utiliza su recién adquirida magia para oponerse heroicamente a la opresión de los poderosos… Fue en 1980 cuando vio la luz este titulo de Manara con guion de Silverio Pisu, basado en uno de los grandes elreymono_manara_04textos clásicos de la literatura china, Viaje al oeste. Las aventuras del Rey Mono es de esas obras que vas cavilando unos segundos después de leer cada página. Mucha metáfora, mucha alegoría, todo bien mezclado en un amasijo de dibujos a tinta negra con una calidad enorme.

Es este sin duda uno de esos títulos donde Manara está sublime. Situándolo todo en un entorno imaginario, y sumándole el recorrido de un viaje que no puede acabar bien; Sun Wu-k´ung, el Rey Mono, se “humaniza” con cada paso que da en el mundo. Y “humanizarse” no es otra cosa que agarrar con fuerza la idea de ser ambicioso, egoísta y descreído de todo Mal. Con todo ello, la obra se apoya en hacer elreymono_manara_06claras referencias al contexto sociopolítico chino de los 70s donde el dictador Mao tenía mucho que decir. Milo Manara (1945) es considerado maestro indiscutible del cómic erótico. Se lo ha ganado por méritos propios. Dibuja la anatomía femenina como pocos. Tres obras cumbres en su haber: HP y Giusseppe Bergman (1978), El Clic (1984), El perfume del invisible (1986) y ahora para mí, El Rey Mono (1980), que aún siendo anterior a El Clic, y que muy pocos consideran como de sus puntas de lanza, sin duda, nadie debe perderse al hablar del italiano.

Norma Editorial nos trae esta segunda entrega de la Colección Milo Manara. Recoge una de las primeras obras del célebre dibujante italiano, con un prólogo tremendamente interesante donde explica el inicio de la idea y lo que significó para él un descubrimiento de «posibilidades culturales infinitas». En El Rey Mono se mezcla mitología china con el mito de Prometeo, un ser rebelándose contra los Dioses. Un verdadero incordio para seres supremos pero también para el Emperador de Jade. elreymono_manara_05La idea en sí, vivir todo un cúmulo de personajes, de páginas en los que te ves participando junto al desafiante mono, de una joya de fábula que muy pocos conocen a fondo.

No olvidar que estamos ante una obra que fue tremendamente reveladora y profética. Cuando Manara dibujaba las últimas planchas de este cómic, se anunciaba en todo el mundo la muerte de Mao Tse-tung.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *