Reseña: Seveneves (Siete Evas), de Neal Stephenson

sevenevesLeer Ciencia Ficción de la buena, cuidada y de calidad, es casi como asistir a una asignatura universitaria con un profesor «amable» que piensa proponerte un proyecto. Mostrarte sus teorías, que no es otra cosa que su historia creada para la ocasión. La del nuevo libro. Diría que la CF, es el único de los tres géneros fantásticos, que recomiendo al cien por cien recurrir o tirar de nombre o autor conocido. Si eres dado a leer este género, aunque no de forma muy seguida (mi caso), al menos, te aseguras pasar un buen rato y… PENSAR.

Los lectores de los trabajos anteriores de Stephenson sabrán a qué me refiero. Neal no es un escritor que haga las cosas a medias. El autor de Snow Crash, Cryptonomicon, Anatema y muchos otros libros recomendables del último par de décadas, parece saber como hacerlo bonito para que lo entiendas… y mole. Es ese profesor universitario que te cae bien a la primera y cuya trama, te la presenta de tal modo, que te integras fácil en ella. Una cosa barbara. No hay fábulas cortas o novelas nerd de Neal Stephenson. Sus visiones son épicas y requiere mundos enteros. Y en el caso de Seveneves (Siete Evas), sistemas solares completos.

Su última novela publicada la trae, como no puede ser de otra forma, Ediciones B en su glorioso sello dedicado a la CF. Nova es un sello con títulos cada vez más interesantes, actuales o clasicazos que por su contenido y señor formato, cuenta con una calidad suficiente para increpar tu ansia así como merecer un lugar visible en tu bonita estantería de tu salón. Obras recientes como La Patrulla del Tiempo, de Poul Anderson, o la tan de moda Ready Player One o Armada, de Ernest Cline…, títulos que se recomiendan solos.

Seveneves abre con una mega explosión de la Luna, sin previo aviso y sin razón aparente. Cuando la razón se vuelve evidente, y todo empieza a girar a tener que hacer algo urgentemente, ya tenemos servido a nuestro héroe de acción y gran mandíbula. El misterioso suceso que nadie espera, y que llaman el Agente, ha destruido la Luna convirtiéndola en siete gigantescos fragmentos los cuales permanecen ahora en órbita junto a la Tierra. Lo que a priori pudiera parecer una actividad digna de las mejores vistas en una buena peli de CF, se vuelve rápidamente una amenaza catastrófica para la supervivencia.

El proyecto con cada minuto que pasa, se vuelve una carrera contrarreloj con un plazo límite de dos años, o eso dicen los ingenieros, científicos y tecnólogos del planeta. Todos a una para recopilar ingenio humano, ideas, teorías, como la primera propuesta dicha que no es otra cosa que convertir la Estación Espacial Internacional en el primer refugio externo para la raza humana. Sí, y digo el primero, pues obviamente ahí solo cabrán unos pocos afortunados para un Arca que no es suficiente para albergar a la humanidad del terrible cataclismo que se cierne sobre ellos. Utilizarla como punto de partida para un nuevo destino.

El terrorífico día que pensamos que nunca iba a llegar, ha llegado. Neal Stephenson aplica sus habilidades como gran maestro del género para crear un escenario como el descrito anteriormente en el que de forma espontánea todo se va al garete. Lo que importaba, ya no importa. Todo se centra en sobrevivir, y si sobrevivir se resume a salir del planeta: ¿Cómo será eso? Una premisa intrigante, interesante que posiblemente podría ir en cualquier dirección…, piensas mientras vas página a página. ¿Cuáles serán las consecuencias? Si conoces algo a Stephenson sabrás que es un autor que lo tendrá todo en cuenta.

Debido al caos, tratará con los aspectos de la sociedad, incluyendo economía, gobierno, estado de derecho, privacidad y seguridad, por no hablar de asuntos aún más fundamentales, como los derechos de reproducción, religión y creencias. Es un autor tan completo que lo dicho: no pasa por alto ningún ramal que la teoría pudiera hacer crecer. Si sus novelas se mueven entre las seiscientas páginas es por algo. Por que lo hace bien. De forma completa. Y para ello, nos pone en la piel de diversos personajes que se enfrentan a esta catástrofe. Tanto en la Tierra como en la Estación Espacial encontramos a personajes muy conseguidos como la especialista en robots Dinah, la chica con carácter Ivy o el doctor Harris, el héroe ante el mundo que os comentaba, y cuyo encargo imposible es mostrar al mundo una visión optimista del plan de supervivencia. Dos años de disputas y desorganizaciones antes del desastre. Dos años de tensiones, enfrentamientos político-científicos, sacrificios, y demás ideales echados por tierra. La humanidad es un lobo para la humanidad y así lo demuestra. En situaciones de caos. Como siempre Stephenson utiliza como base una grandísima documentación para mostrar su historia. La enorme cantidad de datos científicos así lo refleja. Mecánica orbital, uso de propelente, energía nuclear, cometas, construcción y diseño en el Espacio. Teorías y utilización de posibles futuros prototipos con una sola misión… La supervivencia del hombre.

Stephenson mueve toda una serie de ideas casi al final del libro que a muchos dejará con la boca abierta… Y ganas de más. Ramificaciones y elaboración de detalles de premisa inventada, que sin duda muchos científicos actuales podrían proponerse por si acaso.

Pese a que quizás os haya podido asustar (aunque no lo creo, o no hubieses leído hasta aquí) Seveneves es en toda regla una aventura basada en ideas científicas muy sólidas. Además de una contrarreloj que consigue ponerte en situación muy pronto. Encender todas tus alarmas y hacerte pensar…, mucho. Algunos no saben que si la Luna algún día se desmorona casi que nos vamos a la Venta… Es una idea que alguna vez hemos escuchado. Pero que al momento se olvida. «Todo depende».

Seveneves quizás sea una buena manera de disfrutar viendo lo mal que lo pasan otros. Pasar el tiempo mientras se espera ese POSIBLE fin del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *