Archive for mayo 2016

Reseña: Providence. El Miedo Que Acecha, de Alan Moore y Jacen Burrows

providenceFiel a su estilo cada vez más compacto, Alan Moore, de vez en cuando, nos hace sentir vivos con una nueva obra. Y muchos damos gracias por que su afán por lo esoterico, lo mágico, pero en definitiva su amor por Lovecraft o Los Mitos…, nunca decaiga. De ese modo, los aficionados al cómic de Terror y seguidores de Alan Moore (pues aunque no lo endioses, los hechos son los hechos), nos viene perfecto que se siga abogando por él y nos publiquen por estos lares joyitas como Providence. Aparte, es muy listo en otros aspectos, sabe buscar un dibujante ideal para lo que crea. Su pareja artística Jacen Burrows, aquí hace una labor encomiable para dar mayor empuje al maestro. Providence se presenta entonces como una obra cuidada donde Moore deconstruye todos los conceptos de Lovecraft, para reinventarlo dentro de un marco minuciosamente investigado dentro de la corta pero intensa historia norteamericana. Usando obras anteriores como The Courtyard y Neonomicón, para completarla.

Providence: El miedo que acecha comienza en 1919 combinando las visiones del momento sobre la intolerancia racial y sexual que define la época en la costa este de los Estados Unidos. Pronto encuentras relación a personajes de Los Mitos… como de otros personajes que han protagonizado relatos del famoso Círculo de Lovecraft. El propio protagonista de la historia, el tal Robert Black, que sin duda es un homenaje a Robert Blake, que a su vez Lovecraft lo providence05creara en base a su amigo, el escritor de Terror, Robert Bloch.

Robert Black ha visto las grietas de la realidad y sentido el tacto frío de lo sobrenatural. Los horrores que se encuentran bajo la superficie de nuestro mundo material comienzan a inundar su conciencia y su control mental. Su cordura pierde fuerza cuando… Moore, desde muy pronto, empieza a profundizar con este guion en las obras de Lovecraft. Páginas repletas de referencias, comenzando con el homenaje a la trama del relato Aire Frío, de Lovecraft, donde un hombre visita a un médico cuyo apartamento se mantiene a altas temperaturas de congelación.

Robert, trabaja en el periódico Herald y necesita encontrar una historia para escribir con el fin de llenar página y media. Recordando la leyenda de cómo el libro Sous Le Monde supuestamente volvió loco a sus lectores, calcula que sería una buenísima historia en la que hacer hincapié. Para más inri, se dice que Sous Le Monde inspiró a Robert W. Chambers para escribir El Rey de Amarillo, otro texto de resultados catastróficos. Es entonces cuando Robert decide entrevistar a un médico que escribió un ensayo sobre Sous Le Monde y aquí comienzan a desvelarse los misterios insanos.

La forma en que Alan Moore lleva la trama está extremadamente bien elaborada. Es cierto que sigue los mismo patrones que en From Hell, es decir, narración escrita+cómic y viceversa. Y que también acude a su ya característica forma de contar sucesos anexos al guion con noticias de diarios o titulares periodísticos. Pero providence04mientras esta formula funcione para asemejar un caso sobrenatural a uno real, yo aplaudo. Ya se le vieron estos comienzos con Watchmen, aunque dado los años y que en ciertas obras siguió elaborándolo, en Providence parece un poco más refinado; tal como exige una obra basada en una ambientación victoriana.

Mi gusto por el trabajo de Moore varía mucho y quizás lo que algunos alaban yo lo detesto. Y viceversa (vaya, hoy tengo día de “viceversas”). Para mí Alan Moore es un escritor de fantástico frustrado. Tomó el rumbo del cómic cuando en realidad su «psí» interior siempre deseó ser literato. Dicen que todos tenemos una profesión para la que hemos nacido pero que un porcentaje muy alto ni se acerca a lo que quiere, y que lo busca en forma de hobby. Una teoría muy válida para mí. En definitiva, me encontré disfrutando bastante de este tomo que acaba de publicar Panini Cómics por contener todo lo que pido. Personajes originales, Moore haciendo un trabajo original que parte de algunas de las mejores historias leídas del género de Terror, un trabajo fácil de digerir y menos impulsado por ese ego suyo del que hace alegato durante estos últimos años…

La respiración del protagonista de la providence02historia casi se puede sentir.

Providence. El miedo acecha comprende los números de #1 al #4 de la serie que viera la luz en USA en mayo de 2015 hasta el día de hoy. O sea, un obra calentita-calentita que llega a nuestras manos, un tomo de enorme calidad en cartoné y precio genial, por lo que supone y engloba. Historia de la  que se espera de todo por el “in crecendo” que propone.

Teniendo en cuenta que lo mío por encima de todo es el género de Terror (de lo que más he bebido desde que tengo uso de razón), Providence es para mí es uno de los mejores trabajos que he leído de Moore desde hace mucho. Los aficionados de ese estilo envolvente y minucioso que es capaz de crear el chamán de largo pelazo, están de enhorabuena.

Reseña: Media Guerra (El Mar Quebrado 3), de Joe Abercrombie

mediaguerraAbercrombie es un escritor engañoso. Después de haber escrito media docena de novelas de Fantasía, se maneja entre una categoría nueva…, ¿cómo decirlo? Tiene que haber una palabra… Moderna o antigua… Antigua o moderna… ¡Sí! ¡Eso es!. ¡Abercrombie escribe para viejóvenes! Su prosa camina entre paisajes y letanías montañosas sin complejos masivos, narrativa para jóvenes y adultos, todo en conjunto, en un mismo bloque. Con el objetivo de una experiencia mucho más estricta, menos irregular y más accesible para todo aquel que decida darle una oportunidad para opinar por si mismo.

Sus dos primeros libros de la Trilogía del Mar Quebrado me parecen una excelente elección para descubrir esta teoría que propongo. Medio Rey (http://cronicasliterarias.com/2016/04/17/resena-medio-rey-de-joe-abercrombie/), una aventura rolera por encima de todo, con un grupo de personajes con un fin en común donde a priori, Yarvi, el hijo menor del rey y lisiado, se ha comprometido a recuperar el trono que nunca quiso. O Medio Mundo (http://cronicasliterarias.com/2015/10/26/resena-medio-mundo-el-mar-quebrado-2-de-joe-abercrombie/) donde se cambian las tornas y uno de los personajes principales del nuevo grupo, Thorn Bathu, una joven prefiere aprender el arte de la espada antes que meterse en el mundillo de las féminas, y se ve en un lío después de haber matado a un alumno en un trágico accidente y es condenada a muerte…

Ambos grandes títulos que completan, sin duda, esta novela que proponemos hoy. Una idea a priori simple pero que ha dado para mucho en el mundo de la Fantasía. Joe Abercrombie lanza la propuesta de nuevo y yo, como muchos a estas alturas, estoy ahí para leerla. Los que venimos gustosos de su anterior obra, los que necesitamos cada poco de un pelotazo de Fantasía para nuestro pecho vacío ante tanta mediocridad, ESTAMOS AHÍ PARA LEERLA. En mi opinión, un titulo que se diferencia enormemente de sus dos novelas anteriores, ya que en las pasadas notabas claramente la construcción, la toma de impulso, apilando cajas, preparando un sendero curvilíneo para llegar a toda velocidad a este punto y deparar en…

En una guerra que no tiene desperdicio. Una guerra sin límites. Ya en Medio Mundo, la novela nos abandonaba en un inminente estado de guerra. La abuela Wexen tratando de quemar a todos los traidores, convertirlos en cenizas y criar a un ejército lo suficientemente grande como para hacer frente a lo que se le viene encima. El mayor ejercito que se ha visto desde que los elfos se enfrentaran a Dios. Y encabezando esta campaña el brillante Yilling, un hombre que solo adora la muerte. En Media Guerra volvemos a tener un gran elenco de personajes. La princesa Skara, el ministro Koll y la dura guerrera Raith. La primera novela tenía a Yarvi como único punto de vista, la segunda saltaba de alma en alma, ahora ya no vemos a través de esas perspectivas y se agradece pues le hubiera quedado a Abercrombie un fin de trilogía demasiado extenso. Aquí el personaje más notable es la princesa Skara que ha perdido a su hogar y a su familia pero cuyos feroces guerreros Yilling y Raith, han sido asignados para protegerla, crecer y adaptarse junto a ella a lo que está por venir.

Obviamente, al ser Media Guerra el fin de una trilogía fantástica, una buena parte de la trama consiste en secuencias de batalla (para mí, la mejor virtud de Abercrombie), escaramuzas y “operaciones tormenta”. Las escenas de acción son fluidas, tan afiladas y bien descritas que tienes la sensación de estar viviendo una épica película con Dolby Surround. Es fácil quedar atrapado en una repetición de escenas de lucha, y no querer soltar el libro aunque te estén llamando al móvil. Se emplea una amplia gama de armas aquí. Abercrombie siempre utiliza el terreno para ganar ventaja, y al borde de almenas desmoronadas, vais a vivir grandes enfrentamientos, duelos dignos de recuerdo.

El movimiento… Wow! Como usa este hombre “el movimiento”. Además, es directo, ameno, no hay un lenguaje pseudo-complicado en el argumento del que abusan en demasía otras novelas fantásticas que te sacan a veces de lo verdaderamente importante. Y otra, esta trilogía mantiene un fuerte sentido de la ambigüedad moral. Incluso este colofón es tremendamente poderoso en ese sentido. Abercrombie pinta un escenario rico, detallado e inolvidable.

Con estas premisas, ¿quién no quiere vivir una aventura y quitarse ese ansia inusitada de leer un buena trilogía fantástica en la que perderte con grandes personajes y alejarte de la triste realidad, nada épica, que vivimos?

Reseña: Spiderman. La Saga del Clon y otras grandes historias, de Gerry Conway, Andru, Kane y John Romita

lasagadelclonSecuelas. ¿Quién no está interesado siempre en secuelas? Quién no hace la típica pregunta: «Bueno, ¿y qué pasó después?». Ese “después” sin duda se suele referir a un acontecimiuento importante. Y en este caso, ¿qué momentazo de los 80s dejó a más lectores con el culo torcido que no fuera la muerte de Gwen Stacy? Bien, pues lo que venía justo a continuación eran estos numeritos de Spiderman, recopilados ahora en este genial tomo Marvel Gold.

Una serie de aventuras que deparan en la que es para mí una de las mejores sagas de nuestro vecino favorito. La primera saga del clon. El fin de la mítica etapa del siempre maravilloso Gerry Conway, donde el guionista recibió el encargo de traerla de vuelta y lo hizo de la más inusual manera posible: a través de un clon, capaz de volver loco a un denostado Peter Parker. Un numeraco inolvidable como es Gwen Stacy está viva y… ¿bien?

Un pequeño experimento que se volvía interesante con cada número, aventuras con premisas básicas setenteras que los más fanáticos aceptaron sin problemas ya que el guionista tuvo buena mano izquierda y fue introduciendo ese trasfondo de clones inusitados en diversos ejemplares de forma que no alertaba/asustaba/insultaba en demasía a los seguidores de toda la vida del trepamuros.

Gente muy conservadora en lasagadelclon02ocasiones, con la que hay que tener mucho cuidado a la hora de hacer cambios drásticos.

Pero vamos al turrón. En este gran tomaco que es Spiderman: La Saga del Clon y otras grandes historias, encontrarás los más diversos guiones pues lo comprendido es extenso ya que contiene The Amazing Spider-Man desde el #124 al #150, pero también ¡Hombre Lobo a Medianoche! (es decir, el Giant-Size Super-Heroes #1) y como se suele hacer en estas ediciones, como colofón un What If, referente a la obra. En este caso, ¿Y si… el clon de Spiderman hubiera sobrevivido?

Peter se siente frustrado por el trato injusto a Spiderman en la prensa. Sobre todo, en relación a la muerte de Norman Osborn. Pero con Conway nunca hubo tiempo para pensar demasiado así que cuando menos te lo esperas ya vemos al trepamuros enfrascado en un pelea con un hombre lobo, que es nada más y nada menos que…, (tendrás que averiguarlo) Sólo os susurraré al oído que es un pequeño arco que se extiende a varios números y que sitúa en el epicentro a un conocido de Jonas J. Jameson que es astronauta y que en una misión para la NASA encuentra una misteriosa roca en la lasagadelclon04luna.

Spiderman da poco después con unas pocas figuras en las sombras que dicen ser quien no son, y se entera de algo curioso: ¡El Canguro busca a Spiderman! Un hecho normal en principio después del último encuentro pero que araña la tranquilidad de Parker ya que parece ser que también está por ahí su amigo Harry, el cual piensa que él mismo debe suceder a su padre y retomar el traje del Duende Verde…

El Buitre, El Castigador, grandes villanos de mi infancia como Cabeza de Martillo…, momentazos en mayúsculas con la aparición del Spidermóvil y la a-toda-costa-a-evitar-boda-de-Tía May-con-Octopus. Problemas tanto para Peter Parker como para Ned Leeds, cuando el Hombre Ígneo decide reinstaurar su reino de terror. Mary Jane descubriendo un terrible secreto que la pone en peligro a través de su amiga Liz Allan cuando indagan en la vida de un tal Mark Raxton… La primera aparición de Tarántula, el retorno del Duende Verde cuando (insisto) Harry Osborn toma el lugar de su padre y se convierte en el nuevo Duende Verde, lo que provoca que Spiderman tenga que luchar contra lasagadelclon05su mejor amigo.

Momento de “desconexión” cuando Peter encuentra un nuevo apartamento en Chelsea, pero rápidamente percibe que necesita impulsar sus ingresos de renta o lo pasará mal. Ni siquiera tiene tiempo de asumir su nuevo puesto de trabajo en el Bugle, cuando en la oficina es atacado por un luchador disfrazado que se hace llamar El Grizzly. Y más. mucho más. regresa Mysterio, El Lagarto, El Chacal, de nuevo Octopus, encuentros y desencuentros hasta deparar en lo que más le puede doler a un hombre en el fondo de su corazón que es volver a ver de nuevo los ojos de su novia muerta y desaparecida.

Qué os voy a decir que no hayáis supuesto ya. Imprescindible para fans de Spidey, imprescindible esta época para los amantes del mejor cómic setentero allí, ochentero aquí. Joyita de historias hechas papel.

Estoy de acuerdo, como dice el artículo del comienzo del tomo de que grandes autores como Mark Bagley o Ross Andru nunca debieron ser olvidados. Es imposible explicar el éxito de Spiderman a lo largo de la historia, en mi opinión. Son muchos los detalles pero también muchos los artistas y maestros que lasagadelclon06han puesto su granazo de arena en el personaje para hacer que nunca cayera.

Un conjunto de sucesos digno de debate. Y con ello de la mano me voy a un pensamiento ya cavilado, pues creo que Panini Cómics con estas ediciones pretende hacernos llorar. Con tanto bueno, no paro de rememorar lo bien que lo pasaba con estas historias en mi infancia.

Algunos insisten en decir que ciertos cómics no han soportado el paso de tiempo. Depende de los ojos, friends. Ojos que admiran detalles que antes pasabas por alto pues sí, pensabas más en el disfrute que en la crítica. Sin embargo, si uno es consciente y sabe “separar” los hechos, saber a lo que se enfrenta, el valor de estas joyas se volverá enorme. Y etapas tan míticas volverán a ser disfrutables por muy viejóvenes que queráis o pretendáis ser.

Reseña: El tiempo de la noche, de William Sloane

eltiempodelanoche0Cuando eres muy aficionado a un tipo de lectura (y si sumas “coleccionista” al nominativo podría suponerte un gran quebradero de cabeza) puedes toparte con dos vertientes: títulos descatalogados o titulos dificiles de encontrar o inexistentes en tu idioma natal. El género de Terror sufre bastante de esto. De hecho, le ha pasado siempre, aunque cada vez parece que menos. La palabra «Terror» ya daba terror a las editoriales o incluso a los que alguna vez sintieron “la llamada”. Pero el caso es, que algunos nos convertimos por culpa de ello en detective-coleccionista-buscador y una vez encontrado el tesoro, sonreímos con una boca tan grande como la del Joker… Y cuando lees que una editorial con criterio acaba de apostar por uno de esos titulos ansiados, que te lo va a poner fácil pues lo saca como novedad; la alegría insufla tus pulmones. Ésta, nada más y nada menos, es la sensación que tuve cuando vi que Clásicos Minotauro publicaba El tiempo de la noche, de William Sloane.

William Sloane (1906-1974) nació en Plymouth, Massachusetts. Después de graduarse de la Universidad de Princeton en 1929 disfrutó de un éxito modesto al escribir dramas sobrenaturales y fantasía épica. A finales de los 30s, ya había publicado sus dos únicas novelas, El tiempo de la noche (1937) y The edge of running water (1939). Durante la década de los 50s editó dos antologías de Ciencia Ficción, Space, Space, Space: Stories About the Time When Men Will Be Adventuring to the Stars (1953) and Stories for Tomorrow (1954). Novelas que por supuesto animo muy mucho a que sean publicadas.

Éxito asegurado.

Hacía bastante tiempo que una novela no me enganchaba tanto. Una historia clásica de Terror sutil que me recuerda a posteriores o contemporáneos de Sloane como Charles Beaumont, Ray Russell o Thomas Ligotti. Sin embargo, Sloane se diferencia de ellos en la creación de un estilo que me resulta del todo singular. La trama es directamente lovecraftiana pero nada bizarra y amena, o sea, no existe lo espeso, de lo que suelen sufrir las historias del de Providence. Estamos ante una nueva interpretación del mito de la diosa de las tinieblas a través de una mujer que tuvo encandilados a dos íntimos amigos. Bark Jones regresa a la casa en la que se crió. Su amigo acaba de perder a su hijo. En la lúgubre casona todo sigue igual. El tiempo no pasa por el sitio en el que corretearon y jugaron con el señor mayordomo como colega sufridor de travesuras. Pero el amigo de Bark cayó en las aspas del amor. Se convirtieron ya en dos amigos universitarios cuyo eje rompió una enigmática mujer. Ambos enamorados, uno sucumbe al miedo innombrable, el otro desenreda una verdad demasiado horrible para mencionar. Jerry se casa con una mujer sin pasado y el descubrimiento de su origen lo lleva al borde del suicidio…

Es una historia demasiado controvertida como para hablar de ella sin soltar un enorme spoiler.

Minotauro recupera este clásico del Terror que se publicó originalmente en 1960 y que contiene elementos de la Ciencia Ficción e incluso de novela policíaca. «Una de las mejores novelas de terror del siglo XX», según Stephen King. Pero quiero aclararos que no es la típica novela en la que se ha dispuesto una frase suya para ganar ventas. Os aseguro que no es la primera vez que veo El tiempo de la noche mencionada varias veces por el de Maine en sus escritos. De hecho, el prólogo de esta edición está escrito por él mismo.

La historia se desarrolla de un modo soberbio. Te atrapa y no te deja. Influye que en este mundo de los “sin tiempo” que vivimos, nos encontremos con una historia tan interesante en apenas 237 páginas. Gusta ver también un protagonista volviendo a casa (nunca es tarde) con la excusa de una muerte, para afrontar la verdad de una vez. Desde las primeras frases, que son inculcadas de forma brillante por el autor con un terrible sentido eltiempodelanochede la tragedia; ya estás enganchado. El temor está en el aire. Sloane infunde un terror pocas veces comentado. La tristeza humana. Se las arregla para atraerte desde la primera página, y cuando el miedo entra en juego, ya eres vulnerable. Aun así, siendo sincero, tengo que advertir que debido a su ritmo acompasado, no complacerá a los nerviosos si no son capaces de permanecer hasta el final. Ser paciente aquí importa mucho.

La liberación de derechos de las novelas de Sloane, no es más que una buenísima noticia para todos. Pues sé de buena mano que son un regalo caído del cielo para los fans, esos detectives-coleccionistas-buscadores que necesitamos “comer” de vez en cuando, para no morir en la letanía de otros géneros.

Reseña: Capitán América Blanco, de Jeph Loeb y Tim Sale

capitanamerica_blancoA pesar de sus enormes carreras, el tandem Jeph Loeb/Tim Sale suelen ser recordados por su contribución alternativa al mundo del cómic con unas curiosas obras que ponían a un icono Marvel junto a un color y en ello desarrollaban sus guiones.

Interesantes todos estos títulos de los cuales disfrutamos en su día. Spiderman: Blue, Daredevil: Amarillo, Hulk: Gris y ahora por fin, el que nos quedaba, el recién publicado y añorado cierre de Capitán América: Blanco.

¿Y por qué esos colores? He leído por ahí que muchos no tienen ni idea del porqué. My friends, todo en esta vida tiene un porqué. Os cuento. No es cosa que se estile mucho por aquí pero en mi querida USA ciertos colores tienen una connotación poética o evocadora de sensaciones. Y con ello ahora nos vamos a los títulos: Spider-man: Blue, una obra que nos habla de la pérdida y el dolor y los recuerdos de la muerte de Gwen; todo escrito en una carta de amor. Por lo que el azul representa aquí una historia de melancolía.

Daredevil: Amarillo narra una referencia constante a la muerte de Karen Page. Mas, aunque Daredevil es el “Hombre sin Miedo”, su alter ego si que es azotado por un agobio constante y es entonces cuando la obra se convierte en un viaje emocional para intentar desprenderse de ese mal interno. El amarillo representa el miedo.

capitanamerica_blanco04Hulk:Gris no se centra como las anteriores en recuerdos del pasado. Es una historia centrada en una sola noche y se desarrolla en un monólogo de Banner en una serie de conversaciones con el Doctor Sampson en sesiones de psicoterapia. Al ser el gris una mezcla de colores (blanco y negro) aquí denotaría conformismo y pasividad.

Capitán América: Blanco es obvio a que va destinado, ¿no? Bondad, inocencia, pureza y virginidad. Y con todo ello, y con el genial dibujo y entintado como siempre de Tim Sale, y un guion atractivo como siempre de Loeb, nos vamos a una serie que en aquellos años sólo vio la luz el número 0. Pero la cual ha sido recuperada después de ocho años para cerrarse en una miniserie de cinco números, o mejor dicho en un tomito indispensable que Panini Cómics acaba de poner en la calle para el ansiado gusto marvelita.

Como os decía un párrafo atrás, Capitán América: Blanco viene marcada por un sentido de inocencia, ingenuidad, juventud, y el heroísmo inefable reservado exclusivamente a historias de la Segunda Guerra Mundial. Se abre el tomo con un curioso homenaje al Avengers #4, cuando el súper grupo descongelara a Rogers de su letargo. Además de una conversación posterior con capitanamerica_blanco05Nick Furia revelando el remordimiento, dolor y culpa que siente Steve, no por conseguir el final de la guerra, sino por la pérdida de su compañero y mejor amigo Bucky.

Entre tanto, se emiten destellos de una misión que cuenta con el primer Team-Up que lanzan a la lucha a los novatos Capi y Bucky junto al Comando de los Aulladores. Una trama que rebosa amistad por los cuatro costados, tanto que duele y que puede provocar una lagrimita a más de uno. A corazones sensibles que ven en la hermandad que puede haber entre dos amigos…, esa misma que se destruye igual de fácil que se crea.

Estos títulos, pese a no contar con mucha acción, me parecen una clase magistral de minimalismo, narración dramática y dinámica eficaz. Capitán américa: Blanco consigue por ejemplo que los “azules” de la historia presente escenas tristes a la vez que poderosas cuando Rogers hace presencia. Quizás sea en este titulo donde los autores han pretendido que el simbolismo de los colores se mezclen, y así hacer uso de todos los anteriores para demostrarnos una vez más el poder y la importancia de lo que a través de unas viñetas coloreadas se puede hacer con nuestro estado de ánimo.

capitanamerica_blanco02Unos ocho años…, pero ha merecido la espera. En mi opinión, no es solo un tomo para completistas. Ya os aviso que aquí se ha cogido a un personaje y se ha puesto como fondo un color, un sentimiento, se ha pretendido desarrollar una escena del pasado. La inocencia y la diversión de la juventud se yuxtaponen con las realidades de la Segunda Guerra Mundial. Todo ello en un genial tomo en cartoné con la misma calidad atrayente que está gozando las nuevas ediciones del sello Marvel Saga.

Una edición que por supuesto incluye el Capitán América: Blanco #0 de 2008, además de una chula entrevista con los creadores.

Reseña: El Dios Rata, de Richard Corben

diosrataUna definición rápida y casi insana del maestro Richard Corben sería, dibujante y guionista de cómics estadounidense conocido sobre todo por sus contribuciones a la gloriosa revista Metal Magazine o a la inolvidable y espeluznante Creepy; así como otras publicaciones de Ciencia Ficción, Fantasía y otros títulos de Terror.

Así de insana, corta y de la que sabes que se podría decir bastante más de un consagrado como es el artista Corben. Así de insana, como su última obra publicada en nuestro país por Planeta Cómic, la aberrante trama El Dios Rata.

Cosas terribles acechan en los bosques a las afueras de Arkham. Fuera de esa impermeable y arrogante ciudad donde sólo los impunes sobreviven. Pero en esa selva hay algo que atrae, en ese valle de penumbras se esconde algo, una selva virgen a la que regresar siempre, horrores inimaginables y una combinación de mutaciones lovecraftianas mezcladas con las leyendas de las tribus indo o nativo-americanas.

De una de esas poblaciones que emergen por el Valle de la Muerte parece haber salido una chica que ha enamorado a nuestro torpe, idiota y recibe-palizas protagonista. Un pueblo escondido en la oscuridad del bosque el cual guarda secretos aterradores y donde los paisanos residentes que deambulan, tienen cierto eldiosrata01parecido a esa especie de animal tan odiado en las urbes.

Pero el amor obceca a Clark Elwood y aunque ha visto que esa chica raruna que ha bajado de las montañas para estudiar en la Universidad tiene una “afición” deleznable…; su corazón manda a marinero a buscar explicaciones cuando ella decide regresar a casa. Ese aterrador poblacho en plena selva donde terribles secretos se esconden en su cementerio.

El tantas veces galardonado, maestro creador de Den entre muchas otras historias, el mismo que tiene siempre como referente a los maestros Poe y Lovecraft, nada más y nada menos; presenta un nueva y escalofriante historia, una mini road movie a la ligera, que combina todos los ingredientes que posee mi amado género de Terror.

Lo dijo Lovecraft: «El sentimiento más antiguo para el ser humano». Y el único que activa nuestras defensas.

eldiosrata05Lo siento por ser tan poco competente, tan poco imparcial, pero es salir una obra de Richard Corben a la palestra y acudir como un zombie a tentarla. Mejor dicho, son ellas, sus titulos, los que me reclaman en la distancia e incluso en la cercanía de mi cómicteca una vez que las poseo. Y Corben también tiene idas de olla, tramas extrañas y extravagantes como El Dios Rata. Puros homenajes al cien por cien a los ya mencionados dioses del género. Sin embargo, este nuevo titulo es el claro ejemplo de “no es como lo cuenta, sino como lo cuenta”. Apenas dos o tres escenas de este guion permanecerán en tu recuerdo, pero qué escenas, madre mía…

eldiosrata04Esta serie fue publicada en USA por Dark Horse y contó de cinco numeritos. Aquí ha sido recopilada como se merece, en un tomo en cartoné digno de lo que tenemos entre manos. La trama abre con un inicio inquietante con el que le darás vueltas al coco cuando la termines. Achak y su hermana Mak-Kitito huyendo de lo que suponen que es una tribu rival, los Tlingit, mas, mientras corren por el bosque, se encuentran con horripilantes pilas de cuerpos que pueden (o no) moverse…

Hasta que Mak-Kitito consigue llegar hasta el río.

Desde el comienzo, como toda buena historia de miedo, se obtiene una sensación de malestar con este cómic. La idea omnipresente de que las cosas no van a salir bien recorren a Clark Elwood (y a ti) como una mosca puñetera. Diferentes escenas inconexas desestabilizan tu tranquilidad y la inexistente linea de lectura del hombreeldiosrata03 cuerdo. Si ya eres cinturón negro en esto de la lectura comiquera, si te paras a observar cada detalle de cada viñeta, repararás en carteles de una abandonada gasolinera, por ejemplo, y te toparás con “avisos”.

Dicen que es técnica, que marca la diferencia, que sólo la estupefacción de los personajes, sus dibujos de gente nariguda, hacen que tengas las sensación de estar enterándote de algo que le pasó a un vecino o a algún conocido…No sé. Puede ser.

O no.

Lo cierto es que Corben tiene ese no-sé-qué que muy pocos poseen. Lo llamo don pero es algo más. Aunque mi vocabulario a veces no da para más y evoco al termino fácil. Casi de la nada crea un guion inquietante y al adornarlo con sus trazos, la madera cobra vida.

Reseña: Gotham a Medianoche. Criaturas Insomnes, de Ray Fawkes y Ben Templesmith

gotham_a_medianocheSiendo como nos la proponen, y fuera de Batman, siempre me pregunté por qué en Gotham apenas se desarrollan historias de Terror. Dejando a un lado el crimen, la corrupción y las tramas de género negro, siempre me pareció el lugar ideal para desarrollar ese ramal del árbol de los guiones llamado Miedo Sobrenatural. Claro está que al oír Gotham lo primero que se te viene a la cabeza es Batman. Pero, ¿y si haces que aparezca sólo un momento y luego desarrollas otros personajes en ese escenario lleno de sombras y cuentas un buen relato de Terror?

Exactamente esto que digo es lo que han hecho Ray Fawkes y Ben Templesmith en Gotham a Medianoche. Al más puro estilo Expediente X o Fringe, es decir, un grupo, una serie de personajes algunos con dones otros no, una fuerza compacta para investigar los hechos sobrenaturales que se puedan dar en la Ciudad del Pecado.

El segundo de abordo de Gordom, el conocido por muchos Jim Corrigan, hace de conductor para que este grupo se estabilice. Tras de él, un equipo de especialistas paranormales hacia los bajos fondos de Gotham pues cosas extrañas parecen estar en marcha. No obstante, dado lo siempre dudoso de esta sección para la gente de a pie, a Corrigan deciden que le supervise el agente interno Rooks y por ello gotham_a_medianoche01realizara el turno de noche junto a él para contemplar lo que hace con la pasta destinada a ello. Y…, quizás sea lo peor que Rooks pueda haber hecho en su vida.

Sus pantalones no huelen bien después de la primera noche, cuando asisten a una vieja casa donde un matrimonio yace tremendamente asustado por sus dos hijas. Las cuales se comportan de forma extraña desde que días atrás fueran secuestradas y desde entonces se comportan de forma inusual hablando un idioma extraño…

Mas, ahí no acaba el tema, pues después de “la experiencia” de esa noche comprueban que más niños han desaparecido de Gotham, y aún no se sabe nada de ellos. Y si a eso se suma la extraña visión de una monja aterradora por el bosque, un oscuro secreto en el Hospital General de Gotham, un aterrador monstruo insecto o un ente que se alimenta de los muchos pecados de la ciudad y un bizarro monstruo llamado El Espectro al que Jim Corrigan lleva buscando demasiado tiempo… Ya me dirán si El Mal no está servido.

gotham_a_medianoche03Ray Fawkes estalló en DC Comics en 2013 con dos pequeños guiones para Batgirl. Debido a su cierta inclinación hacia el género de Terror, fue contratado de golpe y se le dio vía libre para hacerse con La Liga de la Justicia Oscura a partir del #17. Donde se hizo muy buen amigo de Jeff Lemire, de cuyo tandem salió la idea de llevar Constantine de Los Nuevos 52.

Pero fue en octubre de 2014, cuando junto a Templesmith puso en marcha Gotham a Medianoche. Si me lo permiten el que brilla aquí es Templesmith. Como siempre. También deciros que soy un enamorado de su arte desde que leyera por primera vez la saga de 30 Días de Noche, junto a otro grande del cómic de Terror como gotham_a_medianoche02es Steve Niles.

Son sus dibujos y no otros los que me gustaría que alguna vez pudieran ilustrar una de las historias que escribo de vez en cuando. Esa originalidad, esa disposición de un trazo fino mezclado con un diseño de personajes que da la sensación de haber sido dibujado por un niño poseído…, me encanta. Es el verdadero ejemplo de: si un dibujante es bueno, muy mala tiene ser para que no se haga llevadera la trama. En este caso Fawkes lo hace bien. Es interesante todo lo que cuenta y cómo lo cuenta. Pero Templesmith hace que el guion brille en la oscuridad. ¿Y eso es posible, my friends? Sí, inquietante lo es. Ben Templesmith le mete a cada viñeta esa luz central al entorno que da la sensación de estar siendo enfocada continuamente una habitación oscura, con tan solo una linterna. Unos azules, unos trazos macabros, unos dibujos tan-tan originales…

Buah, pero qué bueno es.

Reseña: Paletos Cabrones. Aquí yace un hombre, de Jason Aaron y Jason Latour

Paletos-CabronesEntre las series que muchos deseábamos ver publicada aquí, y que quizás de no estar viviendo una nueva época dorada dentro del mundo del cómic no veríamos en el idioma de Cervantes en muchos tiempo; se encuentra Paletos Cabrones (Southern Bastards) de Jason Aaron y Jason Latour.

Un cómic que desprende pura narrativa yankee. Paleta, cabrona y violencia a raudales de la que puedes o podrías encontrar si pasas por un pueblecito aislado de la América profunda si no eres bienvenido. Un lugar donde el fútbol americano está muy presente. Donde el sentimentalismo patriótico casi se reduce a ese deporte, o comer carne en el asador, beber cerveza en el bar o tener dos huevos para ir con el ejército de tu país donde te quiera mandar. Una historia del Sur, un refrito de thriller y esa venganza tarantinesca tan presente en todas las tramas que vienen de la tierra de las barras rojas y blancas y las estrellitas sobre fondo azul.

Euless Boss es un entrenador de fútbol de la escuela secundaria que carece de espacio en su oficina entre tanto trofeo…, y al que no le queda más espacio bajo las gradas para enterrar cuerpos. Y sí, los que conozcan la obra dirán: ¿por qué este tío empieza hablando del puto villano de la obra si el protagonista es…? Bueno, vale, ahora nos vemos en la calle tú y yo…

Paletos-Cabrones01Earl Tubb es ese viejo de pecho-lata aún, vigoroso y con unas manos llenas de dedos porrudos que pueden estrangular a un oso casi sin hacer mucho esfuerzo. Desde primera hora lo encontramos lleno de odio, de rencor, cagándose en todo lo que se menea y acompañado de un palo muy grande junto a… Sí, cagándose en todo frente a la tumba de su padre.

Estos do tipos los encuentras en el condado de Craw, Alabama, hogar rodeado de bosque espeso de ramas secas y marisma muerta. El hogar que el viejo Earl abandonó hace tiempo. Ese mismo sitio en el que, aún por encima del novato sheriff, el dicho Entrenador parece manejar el cotarro a su antojo junto a los niñatos del equipo de rugby. Los típicos hijos de mala madre, en los cuales la cabronía no tiene parangón, se hace grande y matan con total libertad y despecho si las cosas no son como ellos quieren.

Bienvenidos a la burrada. A los actos de los descerebrados. Gente que no tiene dos dedos de frente y sólo por esa inexistente educación, son capaces de lo peor. Pero el viejo Tubb también nació allí. Es hijo del antiguo sheriff y para huevos… Él.

Del aclamado equipo formado por el siempre recomendable guionista Jason Aaron y su tocayo Jason Latour, llega esta obraza en TPB publicada por Planeta Cómic. Los mismos que ya tocaran el reino de Paletos-Cabrones02las súper recomendables con su obra Scalped, e incluso cuando metieron mano en cierta faceta de Wolverine; ahora nos traen una serie de la que sólo vais a oír dos palabras sinceras y dichas en plata: «Píllala ya».

Una obra que sin duda recuerda a esa faceta cinematográfica de los Hermanos Coen cuando abordan un guion con tanto tonto de pueblo. Neandertales que se remiten a solucionar los problemas menos urgentes a base de palos y los más demandados con escopetas de caza. De hecho, no me extrañaría (o más bien es deseo ansioso mío) que los creadores de la genial Fargo pusieran su ojito en esta serie para llevarla a la pantalla. Merece eso y más. Buscad más opiniones por ahí y lo veréis. Las notas o veredictos sobre Paletos Cabrones no bajan del sobresaliente. Y lleva poco en cartel, como aquel que dice.

Aaron, y el dibujo lineal de trazo fino de Latour, crean una historia que probablemente haría que William Faulkner se escondiese en su armario, agarrara su medallita y lamentara la gentileza de la gente del Sur que creó en su obra. La obra de Aaron es más sincera que aquella literatura sureña tan sentimental de los viejos Southern Bastardsdías. Guiones como Paletos Cabrones “llegan” porque estás viendo viñeta tras viñeta la condición humana más básica. Y asientes mientras lees y te dices: «Todos llevamos arraigada esa violencia aunque muchos luchemos por civilizarla».

Una vida con problemas, gente que estuvo y ya no está a nuestro lado, otros que pretenden jodernos más lo que nos depara el destino. La ley del talión…

Deseando ya la continuación. Paletos Cabrones mola.  Aquí todos somos Earl Tubb.

Reseña: Los Mitos de Cthulhu, de Lovecraft. Ilustrado por Esteban Maroto

cthulhu-esteban-marotoPara esa intensa búsqueda de buenas obras de cómic de Terror que algunos profesamos, casi como último recurso ante la limitada existencia, siempre nos quedará lo inspirado en las aberrantes historias del maestro H.P. Lovecraft. O mejor dicho, seguir a autores que ellos mismos se denominan amantes del autor de Providence. ¿Lo bueno? Que no estamos hablando de autores de tres al cuarto; suelen ser artistazos que ora como guionistas, ora como ilustradores, también están en el panteón de los consagrados. Aunque obviamente, hay más de estos últimos ya que la narrativa la suele poner el maestro y la visualización hecha papel, el ilustrador.

Nacido en Madrid, Estaban Maroto comenzó su carrera en los 60s. Entró por la puerta grande, ya desde muy pronto trabajando para el entonces editor Neal Adams. Wolff, de Maroto fue publicado en el Reino Unido en la revista Drácula. Apuntaba a lo grande y las ilustraciones en base al cómic de Terror tan de moda en el época, sorprendía a muchos. Esta misma revista fue publicada en USA por mi adorada editorial Warren Publishing Company y la cubierta que llevaba ya pertenecía a Maroto. En los 70s, aquí, en la Tierra de Conejos, empezó a ser conocido cuando la revista Trinca publicó Alma de Dragón.

cthulhu-esteban-maroto03La Fantasía y el Terror tan expectante que podíamos ver/leer en aquella época era el plato fuerte de Maroto. Él diseñó por ejemplo el bikini de metal de Red Sonja en la Savage Tales #3. Y ya en el primer número de La Espada Salvaje de Conan se podía encontrar su primer cuento dibujado en solitario, firmado también por los maestros Neal Adams y Ernie Chan. También rediseñó a Satana para Marvel Comics y sacó su segunda historia en solitario en Vampire Tales #3. En el #4 de la misma revista, dibujó una adaptación excepcional del cuento La nieve a la deriva, de uno de los grandes del Círculo de Lovecraft, August Derleth.

Pero cuando Maroto ya despegó entre fuegos artificiales fue cuando se unió a la Warren Publishing en 1971 con la famosa agencia española de ilustradores Selecciones Ilustradas. Ello repercutió en que sus trabajos aparecieran constantemente en el triunvirato de las revistas de cómics de Terror como fueron Creepy, Eerie y Vampirella. Después del gran José Ortiz, se convirtió en el autor que más obras había realizado para la cadena de producción americana. Por ello, ganó el premio al Mejor cthulhu-esteban-maroto04Artista/Escritor Warren en 1972. Y su historia Un grito en el bosque ganó el premio a Mejor Arte el año siguiente. Maroto se mantuvo con Warren hasta su desaparición en 1983.

¿Y después de todo esto como se os queda el cuerpo? ¿Ya sólo ver quién fue y qué hizo hace que quieras este trabajo no? Pues a ello sumad que esta joyita que publica Planeta Cómic este mes, contiene tres relatos largos, las mismas historias con las que participara H.P Lovecraft en esa gran antología bizarra que fue Los Mitos de Cthulhu. Recopilación de grandes historias de Terror de varios autores (el llamado Círculo de Lovecraft), que hay gente que aún hoy en día piensa que sólo cthulhu-esteban-maroto01pertenece al maestro de Providence y no, es un cúmulo de cuentos que fueron carteados entre sí entre los miembros de dicha “asociación”.

Una fusión perfecta entre contenido y forma, pues el gran Esteban Maroto ilustra aquí tres de las mejores historias del creador del terror cósmico H. P. Lovecraft. Con esos detalles grotescos y de modo minucioso al cual sólo tienen acceso los que tienen el don. Obras que sólo pueden hacer los maestros que se entienden entre sí.

Un tomito con tramas casi olvidadas que reaparecen ahora más de treinta años después, en una edición muy cuidada. Y lo más importante, en formato cómic tras su tomo ideal en cartoné. Donde La Ciudad Sin Nombre (The Nameless City) cuenta como un arqueólogo, al escuchar los relatos y mitos que rodean a la Ciudad Sin Nombre decide emprender un viaje hacia la misma. Y al llegar al lugar “siente” que ese sitio es demasiado arcaico para ser obra del hombre…

Le sigue un relato que fue publicado en 1925. El Ceremonial (The Festival) está inspirado en las primeras investigaciones sobre los ritos pre-arios, cuestión que excitaba a Lovecraft más que las mujeres. «Los demonios logran que las cosas que no son, aparezcan como reales ante los hombres».

Y cierra la obra, la que da nombre al tomo y que es la esencia de todo lo que pudiera englobar la mente cthulhu-esteban-maroto02del raruno Lovecraft. Por supuesto, edulcorado como no con las maravillosas pinceladas de Maroto. Los Mitos de Chutlhu está compuesta por dos narrativas principales y se va narrando siguiendo el orden en que el protagonista fue descubriendo la verdad. El estudio de unos extraños documentos con los que trabajaba, un ataque perpetrado por una secta, una investigación, algunas pistas sobre una horrorosa criatura involucrada…

Completa y definitiva. Un lugar ideal para descubrir la faceta de Esteban Maroto como maestro del terror ilustrado. Un autor mundialmente conocido que también ha aportado su enorme gran granito de arena a joyas como Conan, Aquaman o Vampirella.

Una fusión perfecta en contenido y forma.

Reseña: Wild River, de Roger Seiter y Vincent Wagner

WildRiverWild River, de Roger Seiter y Vincent Wagner es un nuevo título a recomendar. Una historia en la que perdernos y disfrutar en esta nueva época ansiada de leer guiones del Salvaje Oeste. Un integral que nos invita desde la primera página a descubrir la dureza de la conquista de aquellos parajes por el hombre blanco, con sus matanzas, escaramuzas y tejemanejes para hacerse hueco en un bonito lugar. Tierra que cada bando, obviamente, abordaba como suya.

Ese mismo momento en el que en Europa se libraban batallas muy diferentes. Exactamente justo después de que Napoleón vendiera el estado de Luisiana a los jóvenes Estados Unidos de América. Estado que por cierto era español, y que no veo mención por ningún sitio. Era nuestro sino que al encontrarnos bajo yugo franchute pues, ¿quién ponía la manita para recaudar fondos?

Robert Frazer participó en la famosa expedición de los capitanes Lewis y Clark. Aquella subida a contracorriente que alcanzó el Pacífico después de ascender por el río Missouri, cruzar las Montañas Rocosas y atravesar toda la Columbia. Él es el protagonista principal de Wild River. Durante el agosto de 1810, Frazer llega en canoa a Saint Charles para vender sus pieles y dar la bienvenida a su hermano James. Mientras tanto, a 150 millas de distancia, en la granja Frazer, su esposa y su hijo Efraín son visitados por Virgilio Hunt, WildRiver06un trampero que pide hospitalidad…

Un lugar bello y asentado en el que Frazer se había establecido con su familia a orillas del río Osage. Y en el que al regreso de ambos, todo da un giro de ciento ochenta grados.

Él y su hermano menor no encuentran nada. Entienden que su joven esposa Elizabeth y su hijo han sido secuestrados por los indios Crow que se unieron a la revuelta del líder Shawnee Tecumseh y cuya secuencia tuvieron como encuentro en el camino. Frazer se pondrá de inmediato a la caza de esta banda india, casi sin percatarse de que para ello, tendrá que volver a realizar la hazaña de los aclamados Lewis y Clark…Pero el paisaje es ahora si cabe más salvaje. Se ha vuelto aún más peligroso, ya que los indios toman WildRiver02posiciones para una inminente guerra en ciernes.

Wild River está considerada la epopeya del tándem Wagner-Seiter. Dicen que es al mundo de la historieta lo que Las aventuras de Jeremiah Johnson al cine. O sea, todo un clasicazo que todo el mundo debiera leer. Para ello Ponent Mon edita esta elegante edición, revisada y ampliada, un tomo genial con una introducción a modo enciclopedico con las distintas tribus que encontrarás en la historia, así como un detallado articulo sobre la famosa expedición o también la denominada Gran Guerra de los Indios.

Todo ello acompañado de bellas ilustraciones firmadas por Vincent Wagner. Un integral en cartoné que es bello se mire por donde se mire. Construido sobre una base histórica, un historia coral que nos muestra la dureza de la vida en aquellos años, así como lo odioso de la cohabitación entre el nativo y el europeo invasor.

Wild River describe una galería repleta de personajes ficticios (o reales) que traen una visión pesimista de la naturaleza humana y sus oscuras inclinaciones. La mirada de la mayoría de los pioneros de la narrativa es particularmente despectivo y denigrante. Seiter describe demasiado bien al “salvaje” y al interesado. Justifica sus actuaciones tras el robo de sus tierras y la rotura de su cultura ancestral. Lo que incita al odio del hombre blanco, WildRiver03anunciando guerras mortíferas por venir…

El dibujo realista de Vincent Wagner desprende muy bien la inmensidad y la belleza de los paisajes. La portada del álbum y su patente selectiva es el efecto más hermoso. Y las mejoras de algunas ilustraciones las vuelve elegantes y da un tono evocador, casi perpetuo al guion.

Es un verdadero placer encontrar historias-western (como yo las llamo), tramas épicas con tanta calidad. Urdidas por un dúo de autores de renombre del país vecino casi al final de su etapa. Sólo os diré que de una sentada leí algo más de cien páginas. Una obra elegante, grosera, dura e implacable que ningún fan de este género debería perderse.