Reseña: Tristán e Isolda, de Eilhart Von Oberg y Gottfried Von Strassbrurg

tristneisoldaEilhart Von Oberg fue un poeta alemán de finales del Siglo XII. Se le conoce exclusivamente por su glorioso romance escrito, la fabulosa Tristán e Isolda. De todos los escritos, el más antiguo que sobrevive en su versión original y completa, y en cualquier idioma. El nombre de Tristán procede de la rama común o primitiva de la leyenda. Más conocido a través de su original lengua normanda como Béroul Tristán. Por ello, se cree que el autor consiguió una fuerte inspiración o adaptó parte de su trabajo de alguna fuente francesa, ya que la utilización de Béroul como nombre y otros fragmentos de su versión así lo dan a comprender.

Tristán e Isolda es un relato muy popular. Una bellísima historia de amor al nivel de Romeo y Julieta, de Shakesperare, aunque se podría decir que al no contar con un creativo de renombre mundial, el relato no ha tenido la misma repercusión que la obra del inglés. Sin embargo, cuenta como una de los máximos estandartes de la poesía medieval francesa. Y como todo lo medieval, y todo lo bueno y atractivo, se le atribuyen cientos de comparaciones y fuentes inspiradoras. La más acérrima, se piensa que proviene de una leyenda celta aunque le sigue de cerca también la historia persa del Siglo XI, de Vis y Ramin.

A su vez, Tristán e Isolda se ha convertido en un romance de influencia para obras posteriores. Como buena historia de amor cuenta con el trasfondo de tragedia y con cantidad de numerosas fuentes y variaciones. El argumento en sí, se centra en el amor adúltero entre el caballero Tristán Cornish (Tristram) y la princesa irlandesa Isolda. Siendo anterior, el reflejo y la comparación con el romance artúrico de Lancelot y Ginebra, está servido. Se hace inevitable, pues dicha trama tuvo un impacto sustancial en el arte occidental. La idea del amor romántico y la literatura publicada desde que apareció por primera vez en el Siglo XII (si bien los detalles de la historia difieren de un autor a otro), refleja una estructura general de la trama casi idéntica.

A Gottfried Von Strassburg le pertenece también una versión de Tristán e Isolda. La que más me gusta a mí con diferencia. La obra de Gottfried es considerada, junto a Parzival de Wolfram Von Eschenbach y el mundialmente conocido Cantar de los Nibelungos, como una de las grandes obras maestras de la narrativa altomedieval alemana.

Su trabajo y no otro es el que tomó como inspiración Richard Wagner para realizar su ópera de Tristán e Isolda.

Algunos episodios y detalles que aparecen en algunas versiones, Oberg las altera o las omite por completo. Como soy un lector que ama los detalles y si alguien hace un juramento, no sólo quiero saber qué está haciendo sino por qué lo hace…, me decanto más por la versión de Von Strassburg. Además que mola descubrir escenas de Tristán que no han sobrevivido a los fragmentos conocidos franceses, y que te llevan a una notable conclusión sobre el personaje.

Indispensable se hace entonces (si no lo era ya) hacerse con este titulazo que todo el mundo debiera leer al menos una vez en la vida. Ediciones Siruela saca esta nueva edición que contiene las vesiones de Eilhart Von Oberg así como la de Gottfried Von Strassburg, todo en un buen tomito con el que podrás sacar conclusiones por ti mismo. El volumen incluye además una sección de Notas al final, maravillosamente documentadas, que abrirán tus ojos a todo lo que en un principio parece una historia llana pero que rápido se observa que había mucho tras ella.

No obstante, la versión de Eilhart von Oberg resulta una pieza clave para reconstruir fielmente una de las novelas de amor más originales y complejas de la literatura universal. La de Gottfried Von Strassburg constituye una visión del mundo global, codificada en sus aspectos filosóficos y teológicos, y a través del culto y la pasión erótica desarrolla diversas concepciones místicas medievales. Donde al tratarse estos temas de forma tan natural (sí, lo son, no se os olvide) más de cerca; obviamente gozó de numerosas polémicas y necias interpretaciones que, lejos de producir un consenso entre los estudiosos, no hacen sino sugerir la inagotable vigencia que anima a esta historia de extraña e intensa belleza, a plantear un buen debate o discusión a media tarde, con té o café en mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *