Reseña: El Rock y Yo, de Joe Sacco

elrockyyoDe un modo no muy directo, me enseñaron a ser agradecido. Y ese ramal educativo sirve para mucho más de lo que significa en un principio pues no deja de ser un fiel reflejo de lo que sería no descartar nada en la vida. ¿Por ejemplo? El cine independiente o el cómic indie (que aquí lo llaman independiente) y que a primera vista echa para atrás a las mentes cerradas y conservadoras. En definitiva, ser “abierto de miras”, virtud que te hará sabio y apuntador concreto y objetivo cuando la situación lo requiera.

Así es como llego a leer grandes joyitas que no tienen todo el alcance o la repercusión que debieran. Obras de Charles Burns, Robert Crumb o al que hoy me debo, el siempre recomendable Joe Sacco. Títulos que debemos dar gracias a Ediciones La Cúpula por ponérnoslas en el mercado. La cadena de los gustos exquisitos es fina…, pero vigorosa.

Joe Sacco (1960) es un dibujante y periodista maltés que se gradua en Periodismo por la Universidad de Oregon y en 1983 obtiene su primer trabajo profesional como dibujante. En 1986 se traslada a Los Ángeles, donde trabaja en la editorial independiente Fantagraphics Press y entre 1988 y 1992 viaja por todo el mundo y publica seis números de su propio comic-book, Yahoo. De su estancia en Israel nace Palestina, una obra que sentó los nuevos estándares del cómic como medio documental, pero también es autor de Gorazde: Zona segura o Historias de Bosnia, donde pasa revista a la guerra de guerrillas y su política elrockyyo02sarcástica.

Ya lo conocemos. El Rock y Yo no es la primera obra de este interesante autor que hoy reseñamos, aunque aquí nos demuestre una faceta muy distinta. Es más, El Rock y Yo parece ser una confesión muy íntima hecha cómic. Tal vez, a modo expiar sus pecados. Sacco siempre quiso ser estrella del rock, soñaba con dinero, glamour y chicas. Sobre todo, chicas. Todo esto y más manifiesta en el prólogo. Así descubrimos que trabajó como corresponsal gráfico en la gira de unos amigos rockeros por algunas ciudades europeas en los 90s. Ciudades entre las que destaca por encima de todo, la por entonces emergente, medio hippie-medio punk-medio mod, la multicolor Berlín. Pero también Amsterdam, París, Barcelona, Roma o Madrid. De todas esas vivencias surge una idea, un compendio de historias vividas durante la gira, todo cubierto con viñetas, guiños al lector que vivió aquellos años y personajes muy característicos.

En busca de la credibilidad, es la primera historia donde se nos presenta a su amigo Gerry, lider de la banda y protagonista de la principal trama del cómic. Un tipo que necesita asesoramiento pues en el mundo del rock elrockyyo03como en otros muchos, aunque la mona se vista de seda…, mona debe parecer. Un relato con la juventud como trasfondo en el que el propio Sacco actúa de protagonista. Me tocó la patata esta historia por haber vivido casi lo mismo durante una época de mi vida…

La siguiente historia, Así que quieres conocer a una rock’n’roll star libera tensiones a cascoporro por encontrarnos con viñetas rebeldes por doquier cargadas de crítica pura sobre la gente que ha decidido dedicar su vida al mundo del espectáculo. Retrato de un hombre joven como tal es algo parecido pero mucho más corto. Los Stones y yoSufriendo por los Stones es lo que más me ha gustado de esta antología ilustrada. Diría que es la raíz de donde partió llevar esta idea al papel. Trata los verdaderos sentimientos que tiene Sacco por este mundillo, hecho que se refleja en comportamiento y éxito de sus añorados Rollings Stones.

Cierra este curioso tomito El blues chungo, donde Sacco da lo mejor de sí como cronista de una historia en los pueblos de la América profunda.

elrockyyo05El Rock y Yo es diferente. La típica “ida de olla” de un autor que se sale aquí de los patrones por los que se le conoce. La diferencia es grande. Aquí predomina el humor y las obras de Sacco no se caracterizan precisamente por eso. Sacco es un autor que trata de manera muy profesional todo lo que hace, de forma imparcial los conflictos internacionales que nos rodean actualmente.

Con El Rock y Yo tuve la sensación de estar sentado frente al autor en una cafetería. Y después de un buen rato de soltar politiqueo (y tal vez tras tomarnos un gin tonic), oírlo hablar y sincerarse de lo que pudo ser para él quizás el mejor camino a tomar en su vida.

Joyita de Ediciones La Cúpula.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *