Reseña: Spiderman. La Saga del Clon y otras grandes historias, de Gerry Conway, Andru, Kane y John Romita

lasagadelclonSecuelas. ¿Quién no está interesado siempre en secuelas? Quién no hace la típica pregunta: «Bueno, ¿y qué pasó después?». Ese “después” sin duda se suele referir a un acontecimiuento importante. Y en este caso, ¿qué momentazo de los 80s dejó a más lectores con el culo torcido que no fuera la muerte de Gwen Stacy? Bien, pues lo que venía justo a continuación eran estos numeritos de Spiderman, recopilados ahora en este genial tomo Marvel Gold.

Una serie de aventuras que deparan en la que es para mí una de las mejores sagas de nuestro vecino favorito. La primera saga del clon. El fin de la mítica etapa del siempre maravilloso Gerry Conway, donde el guionista recibió el encargo de traerla de vuelta y lo hizo de la más inusual manera posible: a través de un clon, capaz de volver loco a un denostado Peter Parker. Un numeraco inolvidable como es Gwen Stacy está viva y… ¿bien?

Un pequeño experimento que se volvía interesante con cada número, aventuras con premisas básicas setenteras que los más fanáticos aceptaron sin problemas ya que el guionista tuvo buena mano izquierda y fue introduciendo ese trasfondo de clones inusitados en diversos ejemplares de forma que no alertaba/asustaba/insultaba en demasía a los seguidores de toda la vida del trepamuros.

Gente muy conservadora en lasagadelclon02ocasiones, con la que hay que tener mucho cuidado a la hora de hacer cambios drásticos.

Pero vamos al turrón. En este gran tomaco que es Spiderman: La Saga del Clon y otras grandes historias, encontrarás los más diversos guiones pues lo comprendido es extenso ya que contiene The Amazing Spider-Man desde el #124 al #150, pero también ¡Hombre Lobo a Medianoche! (es decir, el Giant-Size Super-Heroes #1) y como se suele hacer en estas ediciones, como colofón un What If, referente a la obra. En este caso, ¿Y si… el clon de Spiderman hubiera sobrevivido?

Peter se siente frustrado por el trato injusto a Spiderman en la prensa. Sobre todo, en relación a la muerte de Norman Osborn. Pero con Conway nunca hubo tiempo para pensar demasiado así que cuando menos te lo esperas ya vemos al trepamuros enfrascado en un pelea con un hombre lobo, que es nada más y nada menos que…, (tendrás que averiguarlo) Sólo os susurraré al oído que es un pequeño arco que se extiende a varios números y que sitúa en el epicentro a un conocido de Jonas J. Jameson que es astronauta y que en una misión para la NASA encuentra una misteriosa roca en la lasagadelclon04luna.

Spiderman da poco después con unas pocas figuras en las sombras que dicen ser quien no son, y se entera de algo curioso: ¡El Canguro busca a Spiderman! Un hecho normal en principio después del último encuentro pero que araña la tranquilidad de Parker ya que parece ser que también está por ahí su amigo Harry, el cual piensa que él mismo debe suceder a su padre y retomar el traje del Duende Verde…

El Buitre, El Castigador, grandes villanos de mi infancia como Cabeza de Martillo…, momentazos en mayúsculas con la aparición del Spidermóvil y la a-toda-costa-a-evitar-boda-de-Tía May-con-Octopus. Problemas tanto para Peter Parker como para Ned Leeds, cuando el Hombre Ígneo decide reinstaurar su reino de terror. Mary Jane descubriendo un terrible secreto que la pone en peligro a través de su amiga Liz Allan cuando indagan en la vida de un tal Mark Raxton… La primera aparición de Tarántula, el retorno del Duende Verde cuando (insisto) Harry Osborn toma el lugar de su padre y se convierte en el nuevo Duende Verde, lo que provoca que Spiderman tenga que luchar contra lasagadelclon05su mejor amigo.

Momento de “desconexión” cuando Peter encuentra un nuevo apartamento en Chelsea, pero rápidamente percibe que necesita impulsar sus ingresos de renta o lo pasará mal. Ni siquiera tiene tiempo de asumir su nuevo puesto de trabajo en el Bugle, cuando en la oficina es atacado por un luchador disfrazado que se hace llamar El Grizzly. Y más. mucho más. regresa Mysterio, El Lagarto, El Chacal, de nuevo Octopus, encuentros y desencuentros hasta deparar en lo que más le puede doler a un hombre en el fondo de su corazón que es volver a ver de nuevo los ojos de su novia muerta y desaparecida.

Qué os voy a decir que no hayáis supuesto ya. Imprescindible para fans de Spidey, imprescindible esta época para los amantes del mejor cómic setentero allí, ochentero aquí. Joyita de historias hechas papel.

Estoy de acuerdo, como dice el artículo del comienzo del tomo de que grandes autores como Mark Bagley o Ross Andru nunca debieron ser olvidados. Es imposible explicar el éxito de Spiderman a lo largo de la historia, en mi opinión. Son muchos los detalles pero también muchos los artistas y maestros que lasagadelclon06han puesto su granazo de arena en el personaje para hacer que nunca cayera.

Un conjunto de sucesos digno de debate. Y con ello de la mano me voy a un pensamiento ya cavilado, pues creo que Panini Cómics con estas ediciones pretende hacernos llorar. Con tanto bueno, no paro de rememorar lo bien que lo pasaba con estas historias en mi infancia.

Algunos insisten en decir que ciertos cómics no han soportado el paso de tiempo. Depende de los ojos, friends. Ojos que admiran detalles que antes pasabas por alto pues sí, pensabas más en el disfrute que en la crítica. Sin embargo, si uno es consciente y sabe “separar” los hechos, saber a lo que se enfrenta, el valor de estas joyas se volverá enorme. Y etapas tan míticas volverán a ser disfrutables por muy viejóvenes que queráis o pretendáis ser.

2 comments

  1. kamiokatsura dice:

    Hace poco tuve la oportunidad de leer está etapa aquí en internet. Y la verdad sólo puedo decir que es sensacional, por mucho lo mejor (Con todo respeto para Stan Lee por supuesto). Conway es un genio y un tipo osadismo, mira que matar a la novia del superhéroe y además de una forma tan trágica y traumatica. Curioso que 27 años después nuevos escritores intentaron hacer historia matando a cierta pelirroja pero los resultados fueron totalmente los opuestos. Y eso es obvio, sí Conway se atrevió a hacer lo que hizo fue porque tenía un as bajo la manga y se llamaba Mary Jane Watson. Definitivamente lo que actualmente es la pelirroja es gracias a su pluma. Él le dio los primeros pasos a convertirse en “la fuerza de la naturaleza” que Slott y Quesada no ha podido destruir y mucho menos sustituir.

    En cuanto a la saga del clon, pues es una saga alucinante, muy psicodelica la verdad, te terminas poniendo en los zapatos de Parker y empatizas con sus traumas y sufrimientos de encontrarse cara a cara con un fantasma al que parecía haber superado. El triangulo amoroso con Mary Jane, la revelación de Warren como el Chacal, el enfrentamiento entre los dos Spider y el epilogo en donde acepta sus sentimientos por Mary Jane.

    Genial este tipo, se me había olvidado mencionar el epilogo del 122 donde Mary Jane soporta agresiones verbales y permanece con Parker, un momento especial para los que como yo, adoran a la Roja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *