Reseña: El tiempo de la noche, de William Sloane

eltiempodelanoche0Cuando eres muy aficionado a un tipo de lectura (y si sumas “coleccionista” al nominativo podría suponerte un gran quebradero de cabeza) puedes toparte con dos vertientes: títulos descatalogados o titulos dificiles de encontrar o inexistentes en tu idioma natal. El género de Terror sufre bastante de esto. De hecho, le ha pasado siempre, aunque cada vez parece que menos. La palabra «Terror» ya daba terror a las editoriales o incluso a los que alguna vez sintieron “la llamada”. Pero el caso es, que algunos nos convertimos por culpa de ello en detective-coleccionista-buscador y una vez encontrado el tesoro, sonreímos con una boca tan grande como la del Joker… Y cuando lees que una editorial con criterio acaba de apostar por uno de esos titulos ansiados, que te lo va a poner fácil pues lo saca como novedad; la alegría insufla tus pulmones. Ésta, nada más y nada menos, es la sensación que tuve cuando vi que Clásicos Minotauro publicaba El tiempo de la noche, de William Sloane.

William Sloane (1906-1974) nació en Plymouth, Massachusetts. Después de graduarse de la Universidad de Princeton en 1929 disfrutó de un éxito modesto al escribir dramas sobrenaturales y fantasía épica. A finales de los 30s, ya había publicado sus dos únicas novelas, El tiempo de la noche (1937) y The edge of running water (1939). Durante la década de los 50s editó dos antologías de Ciencia Ficción, Space, Space, Space: Stories About the Time When Men Will Be Adventuring to the Stars (1953) and Stories for Tomorrow (1954). Novelas que por supuesto animo muy mucho a que sean publicadas.

Éxito asegurado.

Hacía bastante tiempo que una novela no me enganchaba tanto. Una historia clásica de Terror sutil que me recuerda a posteriores o contemporáneos de Sloane como Charles Beaumont, Ray Russell o Thomas Ligotti. Sin embargo, Sloane se diferencia de ellos en la creación de un estilo que me resulta del todo singular. La trama es directamente lovecraftiana pero nada bizarra y amena, o sea, no existe lo espeso, de lo que suelen sufrir las historias del de Providence. Estamos ante una nueva interpretación del mito de la diosa de las tinieblas a través de una mujer que tuvo encandilados a dos íntimos amigos. Bark Jones regresa a la casa en la que se crió. Su amigo acaba de perder a su hijo. En la lúgubre casona todo sigue igual. El tiempo no pasa por el sitio en el que corretearon y jugaron con el señor mayordomo como colega sufridor de travesuras. Pero el amigo de Bark cayó en las aspas del amor. Se convirtieron ya en dos amigos universitarios cuyo eje rompió una enigmática mujer. Ambos enamorados, uno sucumbe al miedo innombrable, el otro desenreda una verdad demasiado horrible para mencionar. Jerry se casa con una mujer sin pasado y el descubrimiento de su origen lo lleva al borde del suicidio…

Es una historia demasiado controvertida como para hablar de ella sin soltar un enorme spoiler.

Minotauro recupera este clásico del Terror que se publicó originalmente en 1960 y que contiene elementos de la Ciencia Ficción e incluso de novela policíaca. «Una de las mejores novelas de terror del siglo XX», según Stephen King. Pero quiero aclararos que no es la típica novela en la que se ha dispuesto una frase suya para ganar ventas. Os aseguro que no es la primera vez que veo El tiempo de la noche mencionada varias veces por el de Maine en sus escritos. De hecho, el prólogo de esta edición está escrito por él mismo.

La historia se desarrolla de un modo soberbio. Te atrapa y no te deja. Influye que en este mundo de los “sin tiempo” que vivimos, nos encontremos con una historia tan interesante en apenas 237 páginas. Gusta ver también un protagonista volviendo a casa (nunca es tarde) con la excusa de una muerte, para afrontar la verdad de una vez. Desde las primeras frases, que son inculcadas de forma brillante por el autor con un terrible sentido eltiempodelanochede la tragedia; ya estás enganchado. El temor está en el aire. Sloane infunde un terror pocas veces comentado. La tristeza humana. Se las arregla para atraerte desde la primera página, y cuando el miedo entra en juego, ya eres vulnerable. Aun así, siendo sincero, tengo que advertir que debido a su ritmo acompasado, no complacerá a los nerviosos si no son capaces de permanecer hasta el final. Ser paciente aquí importa mucho.

La liberación de derechos de las novelas de Sloane, no es más que una buenísima noticia para todos. Pues sé de buena mano que son un regalo caído del cielo para los fans, esos detectives-coleccionistas-buscadores que necesitamos “comer” de vez en cuando, para no morir en la letanía de otros géneros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *