Reseña: Un cuento oscuro, de Naomi Novik

Un-cuento-oscuroCuando uno empieza a leer una novela, la mayor parte de las veces lo hace con unas expectativas sobre lo que va a leer. Bien, me atrevo a decir que Un cuento oscuro probablemente rompa con ellas.

Naomi Novik nos sitúa en Dvernik al comienzo de la historia. Lo hace dándonos las reglas del mundo en el que vivimos desde la perspectiva de una niña de dieciséis años que está convencida de que su mejor amiga será la elegida por el Dragón. Una elección que tiene poco de bueno; a fin de cuentas las chicas a las que el Dragón se lleva a su torre no vuelven a ser vistas durante los siguientes diez años y cuando regresan lo hacen solo por unos días antes de marcharse para no volver.

El Dragón, como bien se encarga de advertirnos Agnieszka desde la primera página, no se come a las niñas. Tampoco las mata. Y no es un dragón de verdad, es solo el nombre que tiene el mago y señor de esas tierras. Ahora bien, ¿qué les hace a las niñas? Eso Agnieszka no lo sabe. Puede suponer, y no le gusta lo que supone, y le gusta aún menos que su mejor amiga sea quien vaya a sufrir ese destino.

Y llega el día de la cosecha. Las niñas de su edad se ponen en fila y el Dragón aparece de la nada para examinarlas. Y, aunque resulta evidente que al Dragón le gusta Kasia, es a Agnieszka a la que elige a regañadientes. Y sin que apenas tenga tiempo de despedirse, se la lleva a su torre.

Y así comienza Un cuento oscuro, una historia de magos y poder, de la lucha eterna de un reino contra el poder oscuro y terrible que se oculta en las entrañas de un bosque malvado que tan solo espera su oportunidad para extenderse por toda la tierra. Y lo veremos todo desde la perspectiva de Agnieszka, lo que hace que la novela sea aún más fascinante, pues resulta que ella es poderosa, sí, pero es cabezota y testaruda y no resulta sencillo hacer que comprenda determinadas cosas.

Naomi Novik ha construido una historia fascinante, de esas que van creciendo en intensidad a medida que avanzas por sus páginas. Resulta además maravillosa la forma en que está contado el libro, como si fuera un cuento tal y como dice el título, pero uno cargado de oscuridad, por supuesto. Nada de “para todos los públicos”, o de “sesión familiar”. Aquí hay muerte y las cosas que se esconden en el bosque… bueno, es sencillo empezar a temer ese lugar como lo temen las gentes del reino.

Los personajes son uno de los mejores valores de esta historia. Sobre todo Agnieszka, que tiene tantas aristas que llega un momento en que resulta complicado anticipar cuál va a ser su movimiento. Pero esa es parte de la gracia. Pero los demás también. Este es un libro donde, con muchos de los personajes, te harás una imagen de ellos distorsionada por las cosas que cuenta la protagonista, y tu imagen irá cambiando a medida que ellos actúen y comprendas que la visión de Agnieszka no siempre es cercana a la realidad. Sí, el carácter y la terquedad de la niña es parte de la gracia, sin duda.

Y en cuanto al estilo, a mí me ha parecido un libro muy sencillo de leer. La historia te atrapa y te arrastra como si fueras empujado por un río. Y lo cierto es que no es la típica novela de acción en la que pasan cosas en todo momento. Un cuento oscuro está narrado sin prisa pero sin pausa. Y sin embargo, el haber escogido el punto de vista de Agnieszka hace que la narración sea ágil en todo momento.

La edición que ha realizado Planeta, por cierto, es preciosa, con el mapa del reino ilustrado en la parte interior de la tapa.

Un muy buen libro. Y si es cierto que en Estados Unidos están vendidos los derechos para la adaptación cinematográficas, de aquí saldrá una muy interesante película. Dadlo por seguro.

One comment

  1. La chica Weasley de chicasdepapel.com dice:

    ¡me ha encantado tu reseña! Describes a la perfección el libro. ¡Enhorabuena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *