Reseña: En tierra de nadie, de Olalla García

entierradenadieLa historia de Aurora es una historia de descenso a la locura, de ese camino solitario y desconcertante que se recorre cuando uno pierde pie en la realidad y todo a su alrededor empieza a desmoronarse.

Tengo que decir que en los primeros compases de la historia, cuando el camaleón de Aurora se desvanece de la noche a la mañana y al parecer es ella la única que lo recuerda puesto que su pareja la mira como si estuviera loca cuando hace referencia al animal, me preocupó estar ante una versión extendida del maravilloso relato de Richard Matheson El número de la desaparición. Bueno, es cierto que por momentos es inevitable acordarse de aquel relato, pero lo cierto es que Olalla García consiguió que me sumergiera en su historia, en la vida de Aurora y en su mente con relativa facilidad.

En las primeras páginas del libro la autora hace una reflexión, en boca de la protagonista, sobre la forma en que Lovecraft retrataba la locura y la existencia de los ya míticos monstruos de su mitología como algo existente en realidad en un plano superior al que habitamos todos. La locura, dice, es un viaje que se recorre en solitario.

Así, Aurora se convierte en la protagonista casi absoluta de la historia. Hay algunos secundarios, no deben ser ni siquiera una decena, pero su relevancia en la historia es bastante escasa. Son importantes para la historia, pero su presencia es escasa. Y no es algo que perjudique la historia, en ese sentido Olalla García ha manejado muy bien la presencia de los personajes.

Pero lo verdaderamente fascinante es el viaje mental que hace la protagonista.

A mí, como escritor (de un relato con el que también se puede encontrar algún punto en común, aunque sea por el hecho de que el protagonista percibe un cambio en su vida al que le siguen otros y eso le crea una sensación cada vez mayor de desconcierto), las referencias al mundo literario me han encantado. La protagonista de la historia sueña con ser escritora (y de hecho, esto es bastante importante en el devenir de la trama) y en el momento en que la conocemos acaba de publicarse un libro escrito por ella… aunque bajo el nombre de una presentadora de televisión. Vamos, que ha hecho de negra. Y, bueno, todo lo que acontece en relación con ese tema me ha parecido interesante.

Es el primer libro que leo de la autora pero he quedado con muy buena sensación. Su estilo es agradable de leer, no se detiene en pasajes innecesarios y los diálogos son tan cercanos a la realidad que es fácil pensar que los personajes son reales. Además, sus formas de ser también son realistas.

Y la trama, bueno, lo dicho, se va desenvolviendo a un buen ritmo y contiene un par de giros que la haces, por momentos desconcertante, como todo buen thriller debe ser. De hecho, en el momento en que las piezas del puzle encajan es bastante probable que se te quede la boca abierta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *