Reseña: La Patrulla del Tiempo, de Poul Anderson

LapatruladeltiempoEn un universo ficticio imaginado de ocho cuentos largos y una novela corta, el espacio tiempo creado por Poul Anderson para su saga conocida como La Patrulla del Tiempo, casi que se queda corta. Una serie de historias interconectadas, joyitas de la mejor Ciencia Ficción USA que durante unas cuantas décadas manaba del otro lado del charco. La construcción de un universo de tramas que utilizan los viajes en el tiempo como eje y cuyos antepasados, descendientes remotos de la humanidad, danelianos, y la configuración de un programa llamado La Patrulla del Tiempo donde tienen cabida jóvenes entre 21 y 40 años, desempleados, con experiencia militar. Aquí, en un genial tomo en tapa dura publicado por Ediciones B, sin duda, (sí, estamos en marzo), se presenta una de las mejores publicaciones editoriales del año en nuestro país.

¿El objetivo? Asegurarse que no haya cambios en el pasado para que nada cambie en el propio presente. Una gloriosa idea que Anderson presentara a sus lectores en forma de relatos entre los años 70s y 80s, formando tramas en las que explayarse con gracia, obritas donde Anderson muestra su poderío creativo.

Manse Everard, cuya presencia unifica esta colección, es reclutado por la Patrulla y rápidamente asciende al rango de “solucionador de problemas”. Everard, con frecuencia, encuentra que para preservar su propio futuro debe destruir, aniquilar o «cambiar de sitio» ciertos ramales del destino que tienden a descarriarse. Mas, un éxito agridulce entonces, pues se da el caso de llegar a sentir empatía por personas que ya después nunca existirán. Sólo en su propia memoria.

Como os decía, la premisa parece sencilla: como el tiempo es mutable, cualquiera que posea una máquina del tiempo puede cambiar la historia, por accidente o intencionadamente. Por lo que los danelianos, que tienen un millón de años de evolución, crean La Patrulla del Tiempo con el fin de asegurarse de que el pasado que les conduce hasta su día de hoy, ocurra realmente. Por lo que, sin ataduras, el Agente Manse Everard es libre para vagar a través del tiempo, y hacer frente a lo que quiera que provoque problemas, y así enderezar esas “torceduras” del registro histórico. ¿Y qué encontrarás? Pues viajes al 464 d.C. con el fin de mejorar lo que ocurre ya que un conocido de Everard se convierte accidentalmente en Ciro el Grande de Persia. ¿Más? Evitar argumentos que querían imponerse a la Historia con fuerza: los mongoles invadiendo América. Cartago derrotando a Roma, el cambio siglos para unas obras demasiado adelantadas a su tiempo, una tal Gloria Mera Varagan del siglo XXXI intentando destruir lo ocurrido en el siglo IX a.C. con los fenicios, para luego intervenir en la constantes guerras de las tribus germánicas contra los romanos en el 70 d.C.…

…, telones de fondo histórico precisos, profundos y una convicción de hilos rigurosamente elaborada. En esta línea se desarrollan las novelas y relatos protagonizados por Manse Everard, miembro de la Patrulla del Tiempo. Pero aún hay más. Le vemos intrigando entre los persas en su guerra con Grecia, con los conquistadores españoles y el Imperio Inca, con los vikingos y godos en la Escandinavia regida por Odín, en la Jerusalén de David y Salomón… Pero Everard no es el único personaje de Anderson que vive emocionantes aventuras a través del tiempo y el espacio: Malcom Lockridge, un ex-marine que cumple condena, recibe la visita de una misteriosa mujer de rasgos y acento indeterminados, la cual, a cambio de su libertad, deberá embarcarse con ella como soldado en una aventura que le llevará hasta la Edad del Bronce, la Edad Media y el futuro más lejano, atrapado en una guerra entre dos organizaciones.

Anderson fue un escritor tremendamente prolífico, autor de un extenso catálogo de novelas y antologías de muy variado contenido. Me pareció desconcertante saber que estos relatos (entre los que destaco ya como favoritos la historia de amor de Las cascadas de Gibraltar y Delenda Est, cuento escrito cuyo título alude a la frase latina Delenda est Carthago (Cartago debe ser destruida) y con el que me dejé llevar por la épica tercera guerra púnica…); una prosa relativamente moderna pese a tener la sensación de estar leyendo relatos de la Época de Oro de la Ciencia Ficción. Es decir, años 50s y 60s.

Poul Anderson (1926-2001) fue un escritor estadounidense de CF pero también fue autor de varias obras de Fantasía, novelas históricas, y un número prodigioso de cuentos. Recibió numerosos premios por su escritura, incluyendo siete Premios Hugo y tres Premios Nébula. Ahí es nada.

Nova es un sello de Ediciones B con titulos muy recomendables por su señor formato y titulos de calidad. La Patrulla del Tiempo es un volumen genial que por mucho que diga yo, se recomienda sólo.

2 comments

  1. Luis dice:

    Gracias, me saqué las dudas, lo compraré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *