Reseña: ¡Es la Guerra! Las Mejores Historias de Guerra Militar, de Jesús Hernández

eslaguerraSiguiendo una tónica bastante similar a la de la divertida Las mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial, anteriormente reseñada en esta misma web, Roca Editorial rescata del olvido ¡Es la guerra! Las mejores anécdotas de la historia militar, escrita también por el autor barcelonés Jesús Hernández y, como digo, reeditada para deleite de todo amante del género bélico e histórico.

Como bien acierta a decir el propio autor en la introducción de esta novela, los conflictos bélicos tienen dos caras inseparables en una misma moneda: el drama y la comedia, algo que, por otra parte, resulta bastante paradójico. Es en este último aspecto, en la comedia, donde el autor decide, acertadamente en cualquier caso, hacer hincapié en la confección de esta obra, si bien el lector encontrará diversos acontecimientos dramáticos a lo largo de la lectura; desde el comienzo de las primeras disputas hasta casi la actualidad, la Segunda Guerra Mundial, o lo que es lo mismo, desde las primeras armas mortíferas de uso primitivo, pasando por utensilios de hierro forjados durante el dominio griego, romano y otros pueblos de la Edad Media, y finalizando por el conocido armamento de fuego, en la Edad Moderna.

Esta obra está dividida en catorce capítulos y en cada uno de los mismos usted podrá encontrar anécdotas tanto divertidas como trágicas, todas ellas curiosas. ¡Hasta un total de doscientas veintisiete!

Descubra la procedencia del adjetivo “espartano”, cuyo origen se remonta a una dura prueba conocida como Oktonyktia, que significa ocho noches. Sepa un poco más de la historia de El caballo de Troya y de un ejército conocido como Los Inmortales.

Averigüe los motivos que llevaron a incumplir las obligaciones militares a Maximiliano, el primer objetor de conciencia de la historia, el hijo de un veterano soldado romano encargado del reclutamiento de soldados. Conozca por qué se celebra el día de San Valentín, una festividad que tiene sus orígenes en la era romana.

Conozca, de primera mano, por qué los habitantes de Rávena no pudieron consumir pescado de las aguas del río Po durante seis largos años o por qué la flor del cardo es un símbolo nacional en Escocia, o explore un poco más sobre el apasionante modo de vida de los vikingos.

Sepa cómo el líder del pueblo mongol, el célebre Gengis Khan, logró cruzar la muralla china situada en la ciudad de Wolohai gracias a un curioso tributo a cambio de la libertad: el regalo de mil gatos y diez mil golondrinas.

Lea cómo algunas de estas anécdotas fueron fuente de inspiración para clásicos como La flecha negra de Robert Louis Stevenson o Drácula de Bram Stoker.

Alejandro Magno, Julio César, Carlomagno, Aníbal, Gengis Khan, Napoleón Bonaparte, el General Patton y un largo etcétera, todos ellos personajes considerados como grandes estrategas durante la contienda, cometieron errores que por astucia o por suerte cambiaron el rumbo de la historia. Hechos insólitos, divertidos y la mayoría de ellos desconocidos para el público están aquí recopilados, en un solo volumen que, mediante una exhaustiva búsqueda, Jesús Hernández nos los sirve en bandeja, embelesándonos, como hiciera aquella bella ciudad romana de nombre Capua al caudillo cartaginés Aníbal, justo al concluir la victoria contra sus habitantes en la conocida batalla de Cannas.

No busque en grandes enciclopedias, en ¡Es la guerra! Las mejores anécdotas de la historia militar están todas esas anécdotas, resumidas y contadas tal cual sucedieron.

Más de doscientas anécdotas similares a las narradas en el anterior párrafo se dan cita en una pieza imprescindible en su biblioteca, directa al grano y sin rodeos. Aquí encontrarás todo aquello que no te contaron en el colegio, así es esta obra que usted no solo no debería perderse, sino que, además, no debería dejar de recomendar. ¡Es la guerra! Las mejores anécdotas de la historia militar es una enciclopedia en tamaño mini, para llevar a cualquier parte y consultar aquel dato que le llamó la atención o para volver a leer todos ellos. El drama y el humor están en su bolsillo, en la misma moneda.

Si disfrutó con Las mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial, no debería alargar la lectura de esta. Imprescindible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *