Reseña: Once Mil Vírgenes (virgen más, virgen menos), de Ralf König

once-mil-virgenesHay quien cataloga al autor de cómics alemán Ralf König (1960) como un autor de temática gay. Permítanme decirles que se están equivocando. Más bien, un libre pensador, que si en una de sus historias decide meter sexo (que suele ser lo habitual); pues no tiene reparos en tratar el tema desde sus más diversas facciones. Y fuera de lo cotidianamente correcto dentro del cine, la literatura y los cómics…, ¿nos vamos a asustar hoy en día de algo? Bah, ciñámonos a lo que compete. La enorme calidad de este autor con sus obras, lo mucho que te ríes y lo original que puede ser en ocasiones.

Un autor que con solo diecinueve añitos ya comenzó a publicar sus primeras historietas en la revista alemana Zomix. Pero también en una publicación orientada al público gay llamada Rosa Winkel. Al mismo tiempo, estudiaba Bellas Artes en Düsseldorf. Fue en 1987 cuando publicó su primer álbum de tiras cómicas, Der bewegte Mann (El hombre deseado), en el que ya se podía ver marcadamente el estilo que König se había labrado. Guionista y dibujante de unos alocados personajes que se ven envueltos en continuos enredos, con la sexualidad de por medio, el sarcasmo como arma, la crítica irónica a la sociedad tradicional como escudo, y el retrato frecuente a los heterosexuales como neanderthales. Un estilo basado en personajes de grandes narices.

once-mil-virgenes04En Once Mil Vírgenes (virgen más, virgen menos) se nota a leguas el trabajo de investigación de König hacia una de las leyendas eclesiásticas más conocidas de Alemania. Desde la primera página, te introduces en todo lo que engloba al misterio de Santa Úrsula. Sus famosas y ansiadas por todo turista reliquias, pero sobre todo la leyenda de esta Santa a cuya vuelta de su peregrinación encontró un fatal desenlace. Un leyenda que dice así: “Acompañada de once mil vírgenes -virgen más, virgen menos-, Úrsula decide peregrinar a Roma en el 300 d. C. en busca de la aprobación papal a su modus vivendi: es decir, una vida casta y pura hasta la sepultura. Pero la vuelta a casa se complica y el pelotón de doncellas se topa con unos temibles hunos que esperan, o mejor dicho, asedian la ciudad, los cuales en lo que se refiere al comportamiento hacia las mujeres no son precisamente unos caballeros”.

König contra la religión no es raro de ver. Como modernista y crítico hacia mucho de lo que la Iglesia propone, casi que habla por nosotros a través de las viñetas. Se mofa de sus leyendas o al menos las pone en tela de once-mil-virgenes01juicio como haría cualquier ser racional del Siglo XXI. Y todo para crear una genial producción como es Once Mil Vírgenes (virgen más, virgen menos). Los seguidores de König ya conocíamos esta faceta del autor. Lo hace con su desternillante trilogía de Prototipo, Arquetipo y Antitipo. En Once Mil Vírgenes (virgen más, virgen menos) nos presenta su particular visión sobre las miles de peregrinas que supuestamente acudieron junto a Úrsula al Vaticano para recibir allí su toque de gracia. Y si esta premisa argumental te sabe a poco, espera, porque no sólo ellas son las protagonistas, sino que encontrarás toda una serie de personajes: monjas, lacayos y pueblerinos, gente de media fe o vírgenes dudosas que deciden probar los placeres de la carne para luego reírse de las puritanas y convertirse en ninfómanas de andar por casa… Personajes con los que König va creando subtramas y va lanzándote una y otra vez dardos de ironía, sarcasmo pero sobre todo buen humor constante.

Partiendo de las múltiples leyendas que circulan en torno a la figura de la fundadora de Colonia, König realiza un cachondo relato a más no poder. En el cómic europeo, Ralf König es uno de esos autores que no necesitan presentación alguna… ¿Quién no se ha desternillado con la lectura de El Condón Asesino? ¿Quién no se ha descubierto bochornosamente identificado con las aventuras de Konrad & Paul? ¿Tú? once-mil-virgenes03Pues ya tardas.

La obra de König se podría definir como ligera y sin tabúes. Dibujos claros, en blanco y negro y con la caricatura como estandarte. Más allá del humor, el alemán evoca temas esenciales como la aceptación de lo diferente, relaciones hombre y mujer, homosexual y heterosexual, y cualquiera de todas las posibles combinaciones. En definitiva, los problemas y relaciones de pareja, o las enfermedades que nos persiguen tras el libre albedrío.

Ediciones La Cúpula ha publicado casi todas las obras de König en nuestro país. Geniales tomitos a cual más indispensable para pasar un buen rato a la vez que asientes con cada broma y encima, como ocurre en Once Mil Vírgenes (virgen más, virgen menos)…, te documentas. El Condón Asesino (http://edicioneslacupula.blogspot.com.es/2015/02/el-condon-asesino-pontelo-ponselo.html) es el cómic con el que este autor se dio a conocer en España. Un Premio a la Mejor Obra Extranjera en el Salón del Cómic de Barcelona.

Este va por el mismo camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *