Reseña: Makinavaja, el último chorizo. 1986-1987, de Ivá

makinavaja-el-ultimo-chorizoRamón Tosas Fuentes, conocido artísticamente como Ivà, (1941-1993) fue otro de las grandes de este país. Un historietista español que trabajó en revistas como El Papus (de la que llegó a ser director), Barrabás o El Jueves, donde creó sus dos obras más potentes: Historias de la Puta Mili o Makinavaja; que reseñamos hoy. Dos obrazas dentro del cómic nacional, objeto de adaptaciones a otros medios.

Delincuentes menores hubo y habrá, en todos los momentos de la historia, pero pocos le robarán a uno la gracia de Makinavaja. Cuentan que Ivá vivió muy de cerca todo el ambiente de la delincuencia de bajo nivel, de carteristas y de este tipo de personajes de la época, estereotipos que aún hoy en día se pueden vislumbrar en cualquier barrio-chungo de cualquier ciudad. Makinavaja nació en la mente del autor mientras residía en un Hostal, donde por sus pasillos deambulaban putas, macarras, camellos y mucha policía secreta recién salida de la academia. Dicen que Ivá y el director de El Jueves en aquel momento, hicieron amistad con la policía y los llevaban a las redadas, e incluso a veces, terminaban tomando copas con los “chorizos”…

makinavaja-el-ultimo-chorizo03La década de los 70s en este país fue buena para el aumento de la cultura popular, pero fatal para la juventud sedienta de probar todo lo nuevo, sin importar las consecuencias. Ivá regresó en 1986 de una larga estancia en Venezuela, con dos propuestas geniales bajo el brazo: Historias de la puta mili, con el sargento Arensivia, y Makinavaja, el último chorizo. El éxito fue rotundo a nivel lector. La primera estaba basada en sus anécdotas sobre el servicio militar, esas historias que a los hombres tanto nos gusta narrar. Y la otra en un personaje del entorno narrado antes.

Makinavaja, el último chorizo, es un claro ejemplo del costumbrismo del momento fresco, hortera y casposo de la España de la época. Bastantes entendidos dicen que Ivá podría haber hecho cualquier cosa en ese momento y makinavaja-el-ultimo-chorizo02explicarlas de forma genial.

Makinavaja, el último chorizo, cuenta historias cortas de un vulgar atracador del mismo nombre (aunque abreviado a veces como “Maki”) y chapado a la antigua, que lleva tupé rockanrolero y que junto a sus inseparables compañeros, Popeye (“Popi”) y Mustafá (también conocido como “Mojamé” o “Moromielda”), deambula por las calles de Barcelona cometiendo todo tipo de fechorías.

Maki tiene una peculiar forma de vivir la vida, ora filósofo, ora poeta y de marcada tendencia anarquista. Su “cuartel general” se encuentra situado en una tasca del Barrio Chino llamado El Pirata, donde gracias al dueño suelen guardar todo tipo de armas, alijos de droga y…, algún que otro cadáver enterrado en la bodega.

El lenguaje fue otra de las grandes armas de Ivá. Expresiones como ‘cagontó’ o ‘po fueno, po fale, po malegro’, se hicieron de difusión popular gracias al cómic. Hay muy pocos humoristas que hayan conseguido repercutir en nuestro lenguaje y convertirlo en fenomeno social como hiciera Chiquito de la Calzada con sus chistes o Ivá con sus creaciones. No obstante, Popeye, Mustafá, El Pirata, El Pitufo…, los personajes que aquí se descubren tienen su cierta profundidad, como se demuestran en algunas historietas. Guiones que por su solidez, en ocasiones, permitieron adaptaciones al teatro, cine o televisión.

makinavaja-el-ultimo-chorizo04En esta época de los Integrales, Dolmen Editorial se apunta al momentazo comiquero que estamos viviendo, trayendonos joyitas como Makinavaja, el último chorizo, con todo lo publicado entre 1986 y 1987. El personaje toma el nombre de la canción Mackie el Navaja popularizada por José Guardiola, adaptación al español del éxito Mack the Knife (Mack el Cuchillo en inglés).

De esta idea sacó Ivá uno de los personajes más carismáticos y evocadores de nuestra sociedad, de nuestra vuelta a la actualidad en nuestros queridos años 80s. Aún tras la temprana muerte del autor en 1994 del autor, la serie siguió reponiéndose una y otra vez. Pero recopilada en tomos, ahora mismo, casi imposibles de conseguir.

De ahí lo necesario de tener este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *