Reseña: Bikini, de James Patterson

bikiniEn Bikini se enredan dos tramas de forma paralela aunque ambas parten desde el mismo punto de inicio: Kim, una espectacular modelo, desaparece en Hawai mientras trabajaba en una sesión de fotos. A partir de ahí, por un lado tenemos a sus padres, que alertados por una llamada telefónica vuelan de inmediato a Hawai, y por otro lado tenemos a Ben Hawkins, un reportero que decide llevar su propia investigación del caso.

Para los padres, lo que les espera en Hawai es el horror.

Para Ben Hawkins… bueno, su objetivo no es precisamente bueno desde el principio. Sí, investiga el caso, y sí, en parte quiere ayudar a la familia y encontrar a Kim, pero lo cierto y seguro es que investiga el caso porque quiere ideas para su próxima novela. Y entonces, cuando menos se lo espera, Ben recibe una visita que le invita a cerrar un pacto… cuando menos perverso.

Nunca he sido muy amigo de las novelas que abusan de los cliffhunger para hacerte leer pero es imposible decir que Patterson lo hace mal. La estructura del libro, narrado en pequeños capítulos que a veces duran una única página y que no suelen pasar de tres, está llena de pequeños giros y finales de capítulo (y como podéis intuir por lo que he dicho, hay muchos finales de capítulo) que terminan en suspense. Eso provoca que necesites seguir leyendo la siguiente página para ver cómo van a salir de esa los personajes, qué es lo que se esconde allí, quién es esa persona, etcétera.

Si tuviera que utilizar una palabra para definir Bikini esta sería sin duda “adictivo”.

Es un bestseller, tiene estilo de bestseller y alma de bestseller. Aquí dentro no hay alta literatura, farragosas descripciones y párrafos en los que se nos muestra algo de manera detallada. En Bikini todo es rápido, cada línea parece hacer que avance la trama.

Los personajes están bien hilados, sobre todo Ben Hawkins, que es a fin de cuentas quien se lleva el protagonismo de la historia. Claro que tampoco tienes demasiado tiempo de pensar en ello porque enseguida está pasando algo que te obliga a mirar hacia otro lado.

Es una novela negra, aunque el devenir de la trama en su segunda mitad podría considerarse como un baile de género, y lo que es sin duda, es una novela que todo amante de las lecturas rápidas y ágiles debería tener en su librería. Patterson han demostrado una vez más que es un gran escritor de thrillers, que domina el género y que sabe qué teclas tocar para mantenerte con los ojos pegados al papel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *