Reseña: Hellstar Remina, de Junji Ito

hellstar_reminaNo sé si es la mejor, pero Hellstar Remina es fácilmente el trabajo más loco y terrorífico de Junji Ito publicado en España hasta la fecha. Junji Ito tiene algunas de las mejores historias de Terror que he visto en un manga. Me atrevería a decir que las mejores del género publicadas actualmente. Recordad que Humor y Terror son los géneros más difíciles de transmitir al lector. En mi opinión, esto se agrava bastante si es en formato cómic o manga; es decir, mucho más difícil que el lector se lo trague.

Pero Ito lo consigue. Sus aberraciones traspasan las viñetas. En ocasiones, tienes ese encuentro inesperado con el monstruo, hombre o drama, cada vez que pasas la página.

Y sorprende.

Su Gyo me atrajo y me pareció original y de film ochentero. De los que te mantienen en vilo en el sofá (http://cronicasliterarias.com/2014/12/26/resena-gyo-de-junji-ito/). Su Black Paradox me encantó, y en ella descubrí su originalidad para una trama larga. Su Fragmentos del Mal me moló lo más grande y la considero la mejor antología de relatos de horror leída últimamente (http://cronicasliterarias.com/2015/05/26/resena-fragmentos-del-mal-de-junji-ito/).

Grande Junji Ito. Jamás pensé que el mejor Terror actual lo iba a leer en formato hellstar_remina_01manga. Hace unos cuantos años, muchos quedamos huérfanos de tan buen Terror japonés. Después de grandes películas que asombraron al mundo como The Ring, Dark Water, Ju-On o The Eye, muchos de nosotros queríamos más. Mucho más. Pero apenas llegó. Ahora tenemos a Ito y a ECC Ediciones confiando en sus títulos y trayéndonos estas joyitas para los amantes del miedo escrito.

Cuando la analizas fríamente, te percatas de que Hellstar Remina funciona en todos los niveles. Pese a que en un principio te pueda parecer una lectura loca e increíble de entender, Hellstar Remina no tiene ninguna inconsistencia y va como un tiro directo al corazón. Un corazón abierto ya que Ito va pisando el acelerador desde el principio, tocado fondo muy pronto, y no te pone remiendo hasta el final.

La historia comienza con una escena aterradora y avanzada en el tiempo. Una joven va a ser crucificada y asesinada en la actualidad por el populacho furioso. Página a página, viñeta a viñeta, te cuentan que ese linchamiento se lleva a cabo hellstar_remina_03debido a que esta joven, Remina, comparte nombre con una forma estelar extraña que se dirige a la Tierra a una velocidad endiablada con intención de destruirla. Se come todo a su paso por el Universo conocido y llega a devorar medio Sistema Solar ante la visión de todos. El bólido que se dirige a la Tierra fue llamado Remina por el primer científico que lo avistó, el padre de la chica, que le puso ese nombre en su honor. Bien, pues desde su localización, todo ha ido a peor y la muchedumbre (y unos tipos enmascarados) han decidido que la culpa de todo ese Mal, de que vayan hacia un Apocalipsis inmediato, es culpa del científico y su hija. La cual guarda extrañas coincidencias con el devoramundos, noticias que ha expandido la televisión…

Unos astronautas son enviados a explorar la superficie del “planeta”. El horror está servido, así en el Cielo como en la Tierra.

Una cosa que hace muy bien Junji Ito y que aún no he comentado, es la creación de personajes jóvenes. Muy creíbles en su comportamiento. Tan idiotas como una historia de Terror requiere, tan maduros cuando la situación necesita de cordura. En Hellstar Remina este dato brilla: la historia juega muy bien con la impaciencia de descubrir como acabará una trama tan terrorífica. De hecho, se menciona a un hellstar_remina_05personaje en el guión y no se muestra hasta la resolución final. Esa incertidumbre la arrastras. Y tienes la esperanza de que juegue un papel importante…

O eso esperas.

Y la genialidad, la guinda de estos tomitos que está publicando ECC Ediciones es que siempre aportan uno o más relatos independientes como colofón. Aquí Cien millones de solitarios, te dejará con la boca abierta, pero siempre repitiendo al vacío:

«Quieroo maaas…, dameee maaaaaaaaasss».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *