Reseña: Hades, de Candice Fox

HadesHades es la primera novela de su autora, Candice Fox, pero al parecer fue toda una sensación en Australia, hasta el punto de llevarse para casa el Ned Kelly Award 2014. A España nos llega de la mano de Pamies con una edición cuidada, como todas a las que nos tiene acostumbrados esta editorial.

Hades se desarrolla en torno a tres tramas que discurren, en apariencia, de manera paralela. Y digo en apariencia porque en realidad una de ellas no es temporalmente correcta respecto a las otras dos… pero eso es otra historia. Bien, en una de las tramas, la que parece llevar el peso del ritmo, Frank Bannet acaba de entrar en el departamento de Homicidios y es asignado como nuevo compañero a una detective fría, dura e indescifrable llamada Edén. En una secuencia que parece sacada de la segunda temporada de Dexter, y gracias a un yonki que ha sobrevivido a un intento de asesinato, descubren que en el fondo de la bahía hay una veintena de cajas en las que se descomponen otros tantos cuerpos de hombres y mujeres asesinados… a los que en apariencia se les ha extraído un órgano. Su investigación y la relación de Bennet con su compañera y el hermano de esta, un capullo con pintas llamado Eric, va moviéndonos poco a poco.

La segunda línea de trama que seguimos tiene que ver con el asesino, un tal Jason, un tipo para el que los demás no somos sino ganado entre el que cosechar cuando más le conviene. Un tipo metódico y cruel.

Y por último, la tercera línea de trama es la que le da título al libro. Hades es un hombre que vive en una pequeña cabaña en lo alto de un vertedero coleccionando todo tipo de deshechos y cosas extrañas. En apariencia su trabajo consiste en manejar el vertedero. Sin embargo, cuando alguien tiene un problema, uno que se ha salido de madre y ha acabado con sangre y algún cuerpo en un maletero, a quien recurre para que haga desaparecer los cadáveres es al viejo Hades. Y en la noche en que nosotros le conocemos recibe la visita de un tipo que lleva en el maletero el cuerpo de un niño y una niña. Sus padres han sido brutalmente asesinados y los niños… siguen vivos de milagro. Hades debería hacerlos desaparecer, es su trabajo y es lo que hace siempre, pero por ninguna razón en concreto, movido únicamente por el instinto, decide quedarse con ellos y curarles sus heridas. Y esos niños, hermanos, se convertirán en su familia y desarrollarán un interés casi académico por el trabajo de Hades.

Candice Fox desarrolla a unos personajes con carisma y personalidad. Desde Frank Bennet (cuya trama está escrita en primera persona frente a las otras dos tramas que están escritas en tercera) hasta el asesino, pasando por Edén y Eric y, sobre todo, Hades. Lo cierto es que en casi todo momento estás deseando que la historia vuelva a ese misterioso hombre, a su relación con los niños, al vertedero en el que viven.

Pero algo que Candice Fox logra sin aparente dificultad es atrapar con todas sus líneas argumentales. Su estilo es interesante, directo cuando debe serlo, descriptivo cuando es necesario, capaz de crear atmósferas en apenas unos párrafos, y el libro se va desarrollando con un ritmo implacable, sin esa sensación de urgencia que caracteriza a los best sellers, con gusto y con cuidado.

Una muy buena novela que no me extraña que haya sido galardonada en su país y que espero que en el nuestro funcione lo suficientemente bien como para que nos puedan ir trayendo alguna otra joya australiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *